©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

7 días sin desperdicio de alimentos





Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero después de Estados Unidos y China.


Fuente: BBC, Por Max La Manna y FAO


Alrededor de 1.600 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año, y gran parte de ellos terminan en los vertederos y contribuyen al cambio climático. El chef Max La Manna nos dice cómo podemos marcar la diferencia.


En un planeta de casi 9.000 millones de personas, nos enfrentamos a la inseguridad alimentaria a todos los niveles y más de 820 millones de personas no tienen suficiente para comer. El desperdicio de alimentos es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la humanidad hoy en día: se estima que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician.


El desperdicio de alimentos no sólo significa desperdicio de alimentos, sino también de dinero, agua, energía, tierra y transporte. Tirar tus alimentos puede incluso contribuir al cambio climático. Los alimentos desechados a menudo se envían a los vertederos donde se dejan pudrir y producen gas metano. Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero después de Estados Unidos y China".


¿Qué se puede hacer al respecto?


El desafío de 7 días para no desperdiciar comida

  • Día 1: Comprar con inteligencia

Muchas personas tienden a comprar más de lo que necesitan. Compre inteligentemente creando una lista y compre sólo lo que necesite de su lista.


*Bonus: Haga un esfuerzo por agotar todos los alimentos que compró durante el último viaje al mercado antes de comprar más comestibles.


  • Día 2: Almacene los alimentos apropiadamente

El almacenamiento inadecuado conduce a una gran cantidad de residuos de alimentos. Muchas personas no están seguras de cómo almacenar las frutas y verduras, lo que puede llevar a una maduración prematura y, finalmente, a productos podridos.


Por ejemplo, las patatas, los tomates, el ajo, los pepinos y las cebollas nunca deben refrigerarse. Estos artículos deben mantenerse a temperatura ambiente. Los tallos de las verduras de hoja y las hierbas pueden sumergirse en agua. Guarde el pan en el congelador si cree que no lo terminará a tiempo. Haga su parte eligiendo productos ligeramente imperfectos en la tienda de comestibles, o mejor aún, directamente del granjero.


  • Día 3: Guarde las sobras (y cómalas también)

Las sobras no son sólo para las fiestas. Si usted cocina mucho y tiene regularmente sobras, designe un día para agotar las que se han acumulado en la heladera. Es una buena manera de evitar tirar la comida.


Además, te ahorra tiempo y dinero.


  • Día 4: Hazte amigo de tu congelador

Congelar los alimentos es una de las formas más fáciles de conservarlos, y los tipos de alimentos que se llevan bien a la congelación son infinitos.


Por ejemplo, las verduras que son demasiado blandas para ser usadas en su ensalada favorita pueden ser puestas en bolsas o recipientes aptos para el congelador y usadas posteriormente en batidos y otras recetas.


Un exceso de hierbas se puede combinar con aceite de oliva y ajo picado, y luego se pueden congelar en bandejas de cubitos de hielo para añadirlas a mano a salteados y otros platos.


Puede congelar las sobras de las comidas, y las comidas a granel como sopas y chiles. Es una excelente manera de asegurarse de que siempre tendrá disponible una comida casera y saludable.


  • Día 5: Prepare su almuerzo

Aunque salir a almorzar con los compañeros de trabajo o tomar una comida de su restaurante favorito puede ser agradable, también es costoso y puede contribuir al desperdicio de alimentos.


Una forma útil de ahorrar dinero y reducir su huella de carbono es llevar su almuerzo al trabajo.


Si no tiene tiempo por la mañana, trate de congelar sus sobras en recipientes del tamaño de una porción. De esta manera, tendrá almuerzos preparados y abundantes listos para llevar cada mañana.


  • Día 6: Haga sopas y salteados

La preparación de un caldo casero es una forma fácil de reducir los residuos de alimentos.


Saltee los restos de verduras como las tapas, los tallos, las cáscaras y cualquier otro trozo sobrante con un poco de aceite de oliva o mantequilla, luego añada agua y déjelos hervir a fuego lento en un caldo de verduras aromáticas.


  • Día 7: Compostar si puede

El compostaje de los alimentos sobrantes es una forma beneficiosa de reutilizar los restos de comida, convirtiendo los desechos de comida en energía para las plantas.


Aunque no todo el mundo tiene espacio para un sistema de compostaje exterior, hay una amplia gama de sistemas de compostaje de mostrador que hacen que esta práctica sea fácil y accesible para todos, incluso para aquellos con espacio limitado.


Un compostador para exteriores puede funcionar bien para alguien con un jardín grande, mientras que un compostador de mostrador es mejor para los habitantes de la ciudad con plantas de interior o pequeños jardines de hierbas.


Palabras finales

La conclusión es que todos podemos reducir el desperdicio de alimentos y hay un sinfín de maneras de hacerlo. Pensando más en los alimentos que tu hogar tira todos los días, puedes ayudar a crear un cambio positivo para conservar algunos de los recursos más valiosos de la Tierra.


Incluso los cambios mínimos en la forma de comprar, cocinar y consumir alimentos ayudarán a reducir su impacto en el medio ambiente. No tiene por qué ser difícil.


Con poco esfuerzo, puedes reducir el desperdicio de alimentos drásticamente, ahorrar dinero y tiempo, y ayudar a quitarle algo de presión a la Madre Naturaleza.



Algunos datos del informe de la FAO

  • El volumen mundial de despilfarro de alimentos se calcula en 1 600 millones de toneladas en el "equivalente de productos primarios". El despilfarro total de los alimentos para la parte comestible de este volumen equivale a 1 300 millones de toneladas.

  • La huella de carbono del despilfarro de alimentos se estima en 3 300 millones de toneladas de equivalente de CO2 de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera por año.

  • El volumen total de agua que se utiliza cada año para producir los alimentos que se pierden o desperdician (250km3) equivale al caudal anual del río Volga en Rusia, o tres veces el volumen del lago de Ginebra.

  • Del mismo modo, 1 400 millones de hectáreas –el 28% por ciento de la superficie agrícola del mundo- se usan anualmente para producir alimentos que se pierden o desperdician. 

  • La agricultura es responsable de la mayoría de las amenazas a las plantas y especies animales en peligro de extinción controladas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

  • Sólo un bajo porcentaje de los alimentos desperdiciados es compostado: una gran parte termina en los vertederos, y representa un porcentaje elevado de los residuos sólidos urbanos.

  • Las emisiones de metano de los vertederos representan una de las mayores fuentes de emisiones de GEI del sector de los residuos.

  • El compostaje doméstico puede desviar potencialmente hasta 150 kg de residuos de alimentos por hogar al año y que no terminen en el sistema local de tratamiento de basuras.

  • Los países en desarrollo sufren más pérdidas de alimentos durante la etapa de producción agrícola, mientras que en las regiones de ingresos medios y altos, el desperdicio tiende a ser mayor a nivel del comercio al detalle y el consumo.

  • Las consecuencias económicas directas del despilfarro de alimentos (excluyendo el pescado y el marisco) alcanzan los 750 millones de dólares EEUU anuales.

#huelladecarbono #alimentos #CO2 #reciclaje #compostaje #reutilizacion




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram