• Homo consciens

A mis compañeros científicos del clima: Sean humanos, sean valientes, digan la verdad


Científicos para Extinction Rebellion

Fuente: Yes Magazine

POR PETER KALMUS - 7 DE FEBRERO DE 2017


Me da miedo publicar este artículo. ¿Por qué? Porque soy un científico del clima que habla sobre el cambio climático, y al hablar puedo estar arriesgando mi carrera. Pero lo hago de todos modos, por amor: amor por mis dos hijos pequeños, por los hijos de otros, por los animales salvajes, por este hermoso planeta. Todo esto es infinitamente más importante que mi carrera, y veo que el calentamiento global supone un peligro claro y presente para todos ellos. Sin embargo, la decisión de denunciar se ha convertido en algo fácil, porque ya no lo veo como una opción. Tengo que hablar. Sabiendo lo que sé, no podría vivir de otra manera. Y en esto no estoy solo.


En la reunión anual de la Unión Geofísica Americana celebrada en San Francisco el pasado mes de diciembre, percibí por primera vez cierta urgencia colectiva. Mientras unos cuantos nos reuníamos para una concentración en las escaleras de una iglesia cercana, Kim Cobb, paleoclimatóloga del Georgia Tech que estudia los corales, hizo una llamada a la acción.


"Ha sido un año muy duro para mí, personalmente, por haber buceado en un arrecife en los confines del Pacífico tropical, y haber visto morir el 85% de ese arrecife entre uno de mis viajes y el siguiente en seis meses", dijo. "Durante demasiado tiempo, como científicos, hemos descansado en la suposición de que proporcionando hechos indiscutibles y grandes datos estamos proporcionando lo suficiente, ... y obviamente esa estrategia ha fracasado miserablemente".


Pero a muchos científicos -entre los que me incluyo- les preocupa que defender lo que sabemos que es cierto, o abogar por una acción concreta en respuesta al cambio antropogénico que nos parece profundamente preocupante, nos haga parecer parciales o poco profesionales. Tenemos miedo de que si hablamos, perdamos nuestra financiación o nos tachen de politizados o alarmistas.

Tenemos miedo de que, si hablamos, perdamos nuestra financiación o se nos tilde de politizados o alarmistas.

Los científicos tenemos una cultura cuidadosa y discreta; no nos gusta llamar la atención. Preferimos dejar que nuestros resultados hablen por sí mismos. Como grupo, preferimos la evidencia a la política; nos comunicamos principalmente dentro de nuestras filas y detrás de los muros de pago de las revistas científicas. Y cuando tenemos que decir algo que da miedo, empleamos el lenguaje seco y preciso de la ciencia.


Sin embargo, lo que Cobb reconocía aquel día era que cuando los científicos del clima no se pronuncian, estamos enviando inadvertidamente el mensaje de que el cambio climático no es urgente. Si los expertos -los científicos que están en primera línea, la gente que sabe- están tan tranquilos, desapasionados y callados, ¿qué tan malo puede ser?


Experimento una tensión surrealista entre los aterradores cambios que se están produciendo en el sistema terrestre y la calma tipo Spock que mantiene la comunidad científica. Después de una charla científica formal sobre la muerte de los bosques o la desaparición de los glaciares, por ejemplo, el público suele hacer algunas preguntas sobre la instrumentación o la metodología, y luego se marcha en silencio.


Pero después de dar una charla pública, sin falta, alguien del público pregunta: "¿Qué podemos hacer?". Es una pregunta natural, y parece irresponsable responder: "Resuélvalo usted mismo" o "Eso depende de los responsables políticos". He pasado más de una década lidiando con esa misma pregunta. Al fin y al cabo, se me permite pensar en otras cosas además de la ciencia. He desarrollado opiniones informadas sobre lo que funciona para mí como individuo y lo que parece sensato para la sociedad (pista: reducir mis propias emisiones e instaurar una tasa de carbono neutral en cuanto a ingresos).


Los científicos pueden expresarse de dos maneras.

La primera es simplemente comunicar que los cambios que el ser humano está provocando en el sistema de la Tierra exigen una acción urgente antes de que las cosas empeoren. Este mensaje contiene un juicio de valor, algo que casi nunca se verá en una charla científica formal; los científicos prefieren mantenerse alejados de los sentimientos y los juicios de valor.


Una segunda forma de hablar es sugerir soluciones, lo que nos aleja aún más de nuestra zona de confort científico.


Si el público espera que los científicos no opinen sobre la política, tiene una falsa expectativa.


Cuando sugiero soluciones, dejo claro que hablo como ciudadano, no como científico. Pero si el público espera que los científicos no opinen sobre la política, tiene una falsa expectativa. Es mejor aceptar que las tenemos y reconocer que los buenos científicos son capaces de evitar que esas opiniones sesguen los resultados. Ofrecer soluciones significativas es crucial para una comunicación significativa. Como señala la climatóloga Katharine Hayhoe, la aceptación de un problema es mucho mayor cuando se ofrece una solución atractiva.


Hace poco encuesté a 66 científicos de la Tierra para ver cómo se sentían al hablar. La mitad de los encuestados dijeron que se relacionan con el público al menos dos veces al año; una cuarta parte lo hace más de seis veces al año. Dos tercios afirmaron que creen firmemente que los científicos del clima deberían "advertir a la sociedad de que es necesario un cambio (sin sugerir necesariamente una política concreta)", y sienten un mayor respeto por los compañeros que hablan.


Sin embargo, tres cuartas partes afirmaron que denunciar es arriesgado; el temor más citado fue la pérdida de credibilidad. Los encuestados también temen perder el respeto de sus compañeros, el acoso de los trolls y caer en la trampa de los negacionistas del clima.


Michael Mann conoce perfectamente estos riesgos.


Actualmente es un científico del clima en la Universidad de Penn State, y en 1998 fue el autor principal del gráfico original del "palo de hockey" que trazaba la temperatura global durante los últimos 400 años y mostraba la alarmante magnitud del calentamiento reciente. Mann habla con regularidad. A lo largo de su carrera, se ha enfrentado al vilipendio de los políticos, a las citaciones federales de los correos electrónicos personales y a las auditorías de las subvenciones de investigación. Incluso ha recibido amenazas de muerte.


Así que para hablar hay que tener mucho valor. Pero ahora lo que está en juego es tan alto que necesitamos encontrar ese valor.


Tenemos la responsabilidad de contar toda la historia.

Los científicos somos los que sintetizamos las leyes de la física con las observaciones del pasado reciente, las reconstrucciones del pasado lejano, los complejos modelos informáticos y un espectro de posibles comportamientos humanos; y los integramos en futuros posibles. Somos los que nos enfrentamos a la bestia a diario. Si el futuro hacia el que nos dirigimos parece aterrador, nos corresponde dar la alarma de que es necesario un cambio de rumbo. Hemos mantenido el rumbo demasiado tiempo y ahora, francamente, la realidad es alarmante.


Pero el público y los responsables políticos no hablan nuestro idioma, y por eso debemos saber cuándo despojarnos del manto de autoridad científica y hablar desde el corazón. Tenemos que dejar que nuestras emociones brillen; tenemos que convertirnos en narradores. Transmitir la ciencia, por muy bella y convincente que sea para nosotros, no ha funcionado. Tenemos la responsabilidad de contar toda la historia.


El verdadero problema no es que los científicos sean políticos, sino que los políticos se equivocan. A los fotones infrarrojos y a las moléculas de dióxido de carbono les importa una mierda nuestra política. Pero con la llegada de los negacionistas del clima a la Casa Blanca y a los pasillos del Congreso, lo que está en juego es aún más importante. Por el bien de mis hijos, no creo que pueda permitirme esperar a nuestros políticos. Es una situación curiosa: Hoy en día puedes meterte en más problemas por decir la verdad que por decir mentiras.


Peter Kalmus

es un científico del clima en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en CalTech (hablando en su propio nombre) y editor colaborador de YES! Magazine.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram