• Homo consciens

Amigándonos con la Eco-Ansiedad



Fuente: Oneearthsangha - y parte 2 - Por Por Kaira Jewel Lingo, monja budista

La monja budista Kaira Jewel Lingo nos anima a reconocer que la ansiedad y el dolor por la crisis climática son compartidos por muchos y son respuestas naturales y de adaptación.


Aceptar estas difíciles emociones puede traernos paz como individuos y apoyo para unirnos en comunidad. "Al estar completamente abiertos a toda la gama de nuestras emociones en torno al cambio climático, podemos darles la bienvenida y hacernos amigos, para que el poder que tienen pueda ser dirigido hacia una acción significativa".


Caminando por tramos de playa en Colombo, Sri Lanka, una ciudad de cinco millones de habitantes, la basura está por todas partes: botellas de plástico, pajitas y bolsas, espuma de poliestireno, la chancleta solitaria, contenedores de comida para llevar y más. En un lugar hay un fuerte y desagradable olor, donde una línea abierta de aguas residuales fluye directamente al océano.


El contraste entre esta fealdad producida por el hombre y la belleza del brillante océano y el vasto y colorido cielo es sorprendente. Siento tristeza y frustración porque nuestra sociedad impulsada por el consumo, en la que participo activamente, no está más atenta a los estragos que estamos causando en los frágiles ecosistemas.


Según Wikipedia:

La eco-ansiedad es la ansiedad por los desastres ecológicos y las amenazas al medio ambiente natural como la contaminación y el cambio climático...

La pena ecológica se define como "La pena sentida en relación con las pérdidas ecológicas experimentadas o previstas, incluida la pérdida de especies, ecosistemas y paisajes significativos debido a un cambio ambiental agudo o crónico".


En un artículo del 2014 en The Guardian, Jo Confino preguntó, "¿Por qué no estamos en el suelo doblados de dolor por nuestra capacidad de genocidio a escala industrial de las especies del mundo?"


La eco-ansiedad es inteligente y adaptable ante el colapso

Con la advertencia del IPCC de 2018 de que tenemos hasta 2030 para hacer un cambio antes de que sea demasiado tarde y sólo 18 meses para estabilizar el cambio climático, y con los titulares climáticos cada vez más nefastos, se están intensificando las incidencias de la preocupación, el miedo y la desesperación inducidos por el clima.


Estas emociones no son patológicas ni son un trastorno. Son una respuesta sana y realista a las aterradoras y trágicas realidades de nuestro tiempo.


La sexta extinción masiva está en marcha y acelerándose. El derretimiento del Ártico alarma a los científicos, con olas de calor de 38°C, esperadas para dentro de 70 años. La mitad de los arrecifes de coral del mundo han muerto en los últimos 30 años. Cada año las olas de calor rompen un nuevo récord, los incendios forestales son cada vez más grandes y difíciles de controlar, y vemos niveles de inundación sin precedentes. Y las emisiones de CO2 no paran de aumentar.


Sólo empezaremos a abordar los problemas de la crisis climática si podemos hacerles frente y aprender a experimentar de forma plena y compasiva nuestro dolor y nuestro miedo.

Hay muchos sistemas y fenómenos naturales que nunca volverán a ser los mismos. La creciente eco-ansiedad, la eco-culpa y la eco-compasión son naturales y adaptables a medida que más de nosotros nos damos cuenta del increíble daño que los humanos estamos causando a nuestro planeta, a otras especies y a nosotros mismos. Son una respuesta inteligente de nuestra psique a las señales de SOS en nuestro entorno, de la misma manera que sentiríamos dolor por la muerte de un ser querido o si nuestra comunidad fuera devastada por un desastre natural.


Nada puede cambiarse hasta que se enfrente

Mientras que el daño ecológico y la ansiedad son naturales, también son dolorosos y abrumadores. La negación es una estrategia de afrontamiento para evitar sentirlas.


Los mecanismos de negación y de defensa son partes nuestras que establecemos para protegernos. Sólo empezaremos a abordar los problemas de la crisis climática si podemos enfrentarnos a ellos y aprender a experimentar de forma plena y compasiva nuestra pena y nuestro miedo. No podemos tomar medidas para proteger nuestro planeta si estamos en la negación de que hay un problema para empezar. Como dijo James Baldwin, "No todo lo que se enfrenta puede ser cambiado, pero nada puede ser cambiado hasta que se enfrenta".


Creo que parte de la razón por la que la negación es tan seductora como respuesta es que muchos de nosotros estamos lidiando con esta realidad inmensamente perturbadora solos, y nuestros sistemas nerviosos no están preparados para esto. La inmensidad de lo que estamos enfrentando sólo se puede mantener adecuadamente en comunidad, con otros seres vivos a los que podemos abrazar, agitar y llorar, y con los que podemos imaginar y soñar soluciones y respuestas creativas.


Pero muchos de nosotros vivimos cada vez más aislados, pasando horas al día en pantallas que no nos ayudan a sentirnos realmente conectados con los demás. Somos vulnerables a los mensajes que nos desempoderan y nos convencen de que no tenemos poder, así que nos desconectamos, nos entumecemos y nos refugiamos en algún tipo de consumo para encontrar alivio.


Y no sólo nos cuesta aceptar la realidad como individuos, sino que también es algo que nuestra sociedad, los medios de comunicación e incluso algunos expertos en el clima e investigadores de la sostenibilidad trabajan muy duro para esquivar y protegernos, por numerosas razones.


Sólo poco a poco se está volviendo aceptable hablar sobre el alcance total del colapso de la sociedad debido al cambio climático.


Liberar la culpa, alimentar el remordimiento sano

Otra emoción común que surge en respuesta a la crisis climática es la culpa. Hay una diferencia entre el remordimiento sano y el remordimiento insano. En el remordimiento insano, nos quedamos atascados en el pasado. No podemos avanzar porque nos ahogamos en nuestra autocrítica y autojuicio sobre lo que ha sucedido. No podemos actuar constructivamente cuando estamos atados por la culpa y la ansiedad climática.


El remordimiento saludable nos motiva a cambiar nuestro comportamiento para tomar medidas para proteger la preciosidad de toda la vida.


El remordimiento saludable por otro lado puede llevarnos hacia adentro para sentir realmente nuestra pena y luego puede llevarnos hacia afuera de nuevo y darnos energía para actuar. El movimiento interior es la clave. Es una experiencia de humildad y de asumir la responsabilidad de cómo nos hemos beneficiado de la ignorancia, la codicia, la violencia y la destrucción de nuestra especie. Es necesario sentir el dolor de esto. Como Brenda Petersen escribe, "Nunca es demasiado tarde para ir tranquilamente a nuestros océanos, lagos, ríos e incluso pequeños arroyos, para decir a las gaviotas, las águilas calvas, las grandes garzas azules, el salmón, lo sentimos".


Podemos cuidar que nuestro sano remordimiento no se convierta en culpa tomando medidas concretas para resistir, reducir o aliviar la destrucción de nuestros entornos naturales y actuar en solidaridad con los más afectados por el cambio climático, los marginados, los pobres o los que viven en el Sur global. El remordimiento saludable nos motiva a cambiar nuestro comportamiento para tomar medidas para proteger la preciosidad de toda la vida.


Responder a la eco-ansiedad con compasión

Es comprensible la tendencia a retroceder en la negación y a inmovilizarse por la culpa ante el trágico desarrollo del cambio climático. Pero el cierre o el congelamiento que produce la culpa no detendrá o retrasará el colapso que ya está en marcha, como tampoco lo hará el enterrar nuestras cabezas en la arena.


Satisfacer la tendencia a retirarse con compasión es mucho más efectivo que hacerlo con juicio o vergüenza. Hay un potencial real para descubrir y desarrollar formas creativas de adaptarnos a esta nueva realidad juntos si podemos aceptar y hacernos amigos de nuestro dolor, tristeza, miedo y preocupación.

Una medicina importante para ayudarnos a mantener la eco-ansiedad es tomarse el tiempo para estar en la naturaleza, saborear las puestas de sol, el canto de los pájaros, la oruga, la flor.


La autocompasión en particular es una herramienta de resistencia climática que puede ayudarnos a enfrentar el dolor de la eco-ansiedad y la tragedia climática. Kristin Neff cita la investigación realizada con veteranos que regresaron a los EE.UU. de Irak y Afganistán. Lo que determinó si desarrollaron o no el TEPT no fue la cantidad de combate que habían experimentado en la guerra, sino si tenían o no autocompasión. Aquellos que tuvieron autocompasión no desarrollaron PTSD. Es clave para nuestra salud mental.


Neff sugiere tres pasos que pueden ayudarnos a practicar la compasión con nosotros mismos en tiempos de dificultad:


  • Reconocer que estamos sufriendo. Notarlo y asimilarlo. No lo niegues, suprime o aleja.

  • Ser conscientes de que las emociones dolorosas que experimentamos, ya sea relacionadas con el clima o no, son experimentadas por todos en cierta medida. No somos los únicos que experimentamos este sufrimiento. El sufrimiento que sentimos no es único para nosotros, sino que pertenece a toda la humanidad. Este paso es importante porque nuestro sufrimiento puede ser bastante insoportable si nos sentimos solos al sostenerlo.

  • Ser amables con nosotros mismos. Podemos llevar nuestras manos al corazón, o simplemente con ternura o amabilidad, decirnos a nosotros mismos, "Me importa este sufrimiento. Quiero estar aquí por él y cuidarlo bien".


Aceptando nuestro diagnóstico: Adaptación profunda

En su trabajo sobre la Adaptación Profunda, Jem Bendell reconoce la importancia de mitigar el cambio climático, a través de la resistencia a los sistemas de daño, pero también hace hincapié en la necesidad de adaptarse al cambio climático. Hay ciertos cambios que han comenzado y que ya no podemos detener. La Adaptación Profunda nos invita a aprender a hablar de los cambios aún más masivos que se avecinan y de cómo podemos volver a imaginar nuestras vidas y nuestras sociedades para hacer frente a estas nuevas realidades.


La idea de que nos enfrentamos a un colapso es extremadamente difícil de aceptar. Básicamente se nos ha dado un diagnóstico terminal como especie. Nuestra tendencia es negar o resistir este diagnóstico, pero la aceptación de la gravedad de nuestra situación puede traernos paz. Puede ser curativo e incluso refrescante. Al estar completamente abiertos a toda la gama de nuestras emociones en torno al cambio climático, podemos darles la bienvenida y hacernos amigos, para que el poder que tienen pueda ser dirigido hacia una acción significativa.


Bendell señala que hay mucho que aprender de los grupos de personas que han pasado y siguen pasando por la aniquilación cultural, el genocidio, la pérdida de sus tierras y culturas.


Examinando la forma en que los indios nativos americanos hicieron frente a su traslado a las reservas, Lear (2008) examinó lo que él llama el "punto ciego" de cualquier cultura: la incapacidad de concebir su propia destrucción y su posible extinción. Exploró el papel de las formas de esperanza que no implicaban ni negación ni optimismo ciego. "Lo que hace que esta esperanza sea radical, es que se dirige hacia una bondad futura que trasciende la capacidad actual de entender lo que es". Explica cómo algunos de los jefes nativos americanos tenían una forma de "excelencia imaginativa" al tratar de imaginar qué valores éticos serían necesarios en su nuevo estilo de vida en la reserva. Sugiere que además de las alternativas estándar de libertad o muerte (al servicio de la cultura de uno) hay otro camino, menos grandioso pero que exige igual valor: el camino de la "adaptación creativa". Esta forma de esperanza construida creativamente puede ser relevante para nuestra civilización occidental al enfrentarnos a un cambio climático perturbador.


Hay mucho espacio para la creatividad aquí. La mente "no-sé", la mente del principiante enseñada en el budismo, es crucial ahora. Es nuestra mente iluminada antes de que las ideas, opiniones o conceptos surjan para crear sufrimiento. Tenemos que empezar a imaginar cómo construir estructuras que puedan apoyar el cambio que se avecina.


Tomar medidas puede apoyar la salud mental

Todos podemos hacer algo, y a nuestra manera. Actuar es una forma de no caer en la desesperación.


Cada uno de nosotros puede decidir cuál es la acción correcta que debe tomar. Es importante que nuestra acción provenga de un lugar de paz interior, y que traiga alegría. No es necesario que se ajuste a las normas o expectativas de otras personas. Podemos encontrar nuestra pasión particular que nos ilumina, y ponerla al servicio de la tierra, al servicio del fortalecimiento de nuestro bienestar colectivo.


Gran unión

Recientemente fui al lago una noche en Anuradhapura, Sri Lanka. Estaba sentada en un banco cuando estaba oscureciendo. En el lago crecía un gran grupo de árboles y arbustos y había una enorme comunidad de aves haciendo mucho ruido mientras se instalaban en sus nidos para pasar la noche. Y entonces, de repente, todos se callaron al mismo tiempo. Fue muy dramático. Tal vez 1000 pájaros pasaron de un graznido muy fuerte a un silencio repentino.


Una vez que cayó el silencio, todavía había unos pocos pitidos aquí y allá. Tal vez un pequeño conflicto sobre quién dormiría dónde, y luego el silencio de nuevo. Así que no fue una unión perfecta. Pero fue una transmisión para mí, lo experimenté como una especie de lección sobre la unión, la unidad de esta bandada de pájaros. Esto debe informar nuestra respuesta a la crisis climática: encontrar maneras de estar juntos, de trabajar, jugar y actuar juntos.


Y no sólo es importante estar junto con otros humanos, sino también estar junto con otras especies, con la naturaleza. Mucha curación y perspicacia puede surgir cuando alimentamos nuestra alegría y deleite en la belleza del mundo que aún tenemos a nuestra disposición. Una medicina importante para ayudarnos a mantener la eco-ansiedad es tomarse el tiempo para estar en la naturaleza, saborear las puestas de sol, el canto de los pájaros, la oruga, la flor, realmente tomar estos preciosos regalos y estar presente para la increíble inteligencia de la naturaleza que todavía está aquí.


Enamorarse de la Tierra -

Cuando tenía unos 10 años, viviendo en Kenia, mi padre me llevó con él en un viaje de negocios a Mombasa. Fuimos a una aldea cerca de la costa y mientras él estaba en una reunión, descubrí un árbol grande y acogedor con enormes ramas muy horizontales, perfecto para trepar. Encontré una rama en la que me podía tumbar y me gustó estar tumbada mirando al cielo.


Es importante que nuestra acción provenga de un lugar de paz interior, y que traiga alegría.

Recuerdo el tranquilizador zumbido de los grillos y el calor húmedo que me envolvía. Estaba totalmente en paz cuando me acosté en la rama de ese árbol. El árbol era antiguo, enorme y me sentí muy segura allí. Me sentí aceptada como era, sabía que pertenecía. El tiempo desapareció mientras yacía allí, completamente satisfecha. Experimenté que todo estaba bien, que no me faltaba nada, que podía relajarme y simplemente estar.


Este fue un momento que nunca he olvidado. La paz y la conexión que experimenté al estar en la rama del árbol se ha mantenido conmigo desde entonces de una manera muy tangible. Continúa alimentándome hasta el día de hoy.


Prácticas

Aquí hay algunas prácticas que pueden ayudar a hacer amistad con la eco-ansiedad y apoyar la adaptación profunda.


1. Llamar a los momentos de conexión

Recuerda un momento de conexión, facilidad, pertenencia o inspiración que hayas tenido en la naturaleza, de niño o de adulto. Un momento en el que experimentaste una profunda conexión con otra especie (animal o vegetal) o te sentiste protegido y seguro en un lugar determinado de la naturaleza. Siente en tu cuerpo ahora lo que experimentaste entonces. Conecta con la bondad y la belleza de ese momento. Deja que te llene e inspire. También podrías escribir sobre ello para ayudarte a recordar y conectar con esta experiencia aún más profundamente. También podrías querer compartirlo con otros, en persona o por escrito.


2. Dos meditaciones de base

Puedes usar esta meditación guiada de 15 minutos para ayudarte a volver al momento presente, para centrarte y asentarte cuando te sientas ansioso, temeroso o perdido, distraído y confundido. (las meditaciones están en ingles, pero pueden buscar "meditación para centrarse")


Y esta meditación de 10 minutos sobre la autocompasión te ayudará a ser amable contigo mismo cuando te sientas abrumado, juzgando o criticando a ti mismo o a los demás. (las meditaciones están en ingles, pero pueden buscar "meditación autocompasión")


3. Practicar el estar en la naturaleza (más una meditación)

Hagan una práctica de pasar tiempo en la naturaleza de forma regular. Podría ser un árbol en particular que visites a menudo, un lugar al aire libre donde te guste sentarte, o una vista que te guste contemplar. Haga que el estar en este lugar sea una parte regular de su horario, semanal o diario. Observa cómo cambia, cómo es diferente cada vez que estás allí. Practica para estar completamente presente mientras estás allí, abriendo cada uno de tus sentidos y recibiendo la sabiduría de este lugar. Puede que quieras usar esta meditación guiada de 10 minutos (en inglés) como apoyo para despertar la alegría y la facilidad en este entorno natural.


4. Meditación sobre la impermanencia

Cuando sentimos la fuerte emoción del miedo (tal vez la desesperación) con respecto al futuro de nuestra civilización, el futuro de nuestro planeta, eso podría ser una campana de atención que nos recuerda que debemos practicar mirando profundamente en la naturaleza impermanente de todo. Meditación en inglés sobre la impermanencia


5. Amigos de la crisis climática

Si aún no lo ha hecho, encuentre una persona o un grupo de personas con las que se pueda conectar de forma regular para apoyarse mutuamente y encontrar formas de responder juntos a la crisis climática. Este artículo de Medium sobre cómo tener una conversación útil sobre el cambio climático en 11 pasos es un recurso sobre cómo empezar a tener intercambios significativos con la gente, y puede ayudarte a encontrar tu tribu. Podrían reflexionar juntos sobre cómo podrían idear sus propias acciones o involucrarse con los muchos y buenos grupos que están trabajando para responder a la crisis climática.


Ustedes importan más de lo que creen

En una reciente cumbre online de trauma colectivo, vi una entrevista con Karen O'Brian, una científica del IPCC, ganadora del Premio Nobel de la Paz con ese organismo, y consultora del Proyecto Drawdown.


"Estamos vivos en el momento más importante de la historia, donde podemos hacer la mayor diferencia... Hay tanto potencial y posibilidad en este planeta ahora mismo para el cambio social."


¿Quién nos hace creer que no importamos, que sólo somos redundantes? ¿Quién nos hace sentir que lo que hacemos no importa? Es la comprensión individualista, determinista y atomizada de la realidad.

Habló de cómo influir en las reglas de un sistema es muy poderoso. Pero una influencia aún más poderosa es cambiar los objetivos del sistema, como se hizo con la Declaración Internacional de Derechos Humanos. Y el punto de influencia más poderoso de todos es la capacidad de trascender los paradigmas. Dijo que los paradigmas son sólo patrones de pensamiento, aunque gobiernan nuestro mundo y la realidad, si podemos cambiar los patrones de pensamiento, podemos cambiar todo. "Tú importas más de lo que piensas. Siempre estás conectado con la gente, tu lenguaje siempre tiene un efecto poderoso... Si los humanos han causado el cambio climático, podemos hacer algo para detenerlo." Ella continuó:


¿Quién nos hace creer que no importamos, que sólo somos redundantes? ¿Quién nos hace sentir que lo que hacemos no importa? Es la comprensión individualista, determinista y atomizada de la realidad. La física cuántica desafió todo esto hace cien años... ahora necesitamos la ciencia social cuántica. ¿Y si construyéramos una ciencia social basada en la física cuántica que tenemos ahora, no sólo en la ciencia clásica newtoniana?


Estamos subestimando nuestra capacidad de cambio social. Esta sería la gran tragedia de nuestros tiempos. Que llegamos tan cerca de ese punto de inflexión social pero nos rendimos y retrocedimos por desesperación.


La gente es capaz de moverse e involucrarse en nombre de las cuestiones ambientales. Está sucediendo a nuestro alrededor. A la luz de la angustia que expresé en la Parte 1, Rebelión por la Extinción, Sri Lanka organiza ahora una limpieza mensual de la playa en Colombo.


En su primera limpieza, la gente recogió más de 50 bolsas de basura de la playa de Dehiwala. Estamos despertando un poco en todas partes. Cada uno de nosotros es importante y es hora de que cada uno de nosotros desempeñe su papel en el cambio de paradigma a uno que valore todos los seres vivos y la naturaleza para que un futuro sea posible.



Esta serie está basada en la "Eco-Ansiedad Amistosa" de Kaira Jewel Lingo: Una Práctica de Adaptación Profunda", que originalmente apareció en ethical.net.


Por Kaira Jewel Lingo - profesora de Dharma y monja durante 15 años ordenada por Thích Nhất Hạnh La Orden del Interser


#ecoansiedad #cambiodeparadigma #autocompasion #aceptacion #meditacion #impermanencia #culpa #destruccion #adaptativo #mecanismo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com