• Homo consciens

António Guterres sobre la crisis climática:"Estamos llegando a un punto de no retorno"



Fuente: The Guardian- Por Oliver Milman - Junio 2021

El Secretario General de la ONU dice que le preocupa que las naciones más ricas hayan invertido miles de millones más en combustibles fósiles que en energías limpias desde la pandemia


Los países ricos se arriesgan a perder una "oportunidad imperdonable" si no salen de la pandemia del virus Covid-19 con economías nuevamente verdes para hacer frente a la crisis climática, ha advertido el secretario general de Naciones Unidas.


Antes de reunirse con los líderes de las principales potencias económicas del mundo en la cumbre del G7 en el Reino Unido, António Guterres dijo que le preocupaba que las naciones más ricas hayan invertido miles de millones de dólares más en combustibles fósiles que en energía limpia desde la pandemia, a pesar de sus promesas de una recuperación verde.


"Estoy más que decepcionado, estoy preocupado por las consecuencias", dijo Guterres a The Guardian en la sede de la ONU en Nueva York, como parte de un consorcio de entrevistas de Covering Climate Now junto a NBC News y El País. "Tenemos que asegurarnos de invertir las tendencias, no de mantenerlas. Ahora está claro que estamos llegando a un punto de no retorno".


"Gastar estos billones de dólares y no aprovechar esta ocasión para invertir las tendencias e invertir masivamente en la economía verde será una oportunidad perdida imperdonable".


Un análisis reciente demostró que los países del G7 -Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Alemania y Japón- han comprometido 189.000 millones de dólares para apoyar al petróleo, el carbón y el gas, así como para ofrecer salvavidas financieros a los sectores de la aviación y la automoción, desde el brote del coronavirus. Esto supone más de 40.000 millones de dólares más de los que se han destinado a las energías renovables.


Varios líderes, entre ellos el primer ministro británico, Boris Johnson, y la canciller alemana, Angela Merkel, han insistido en la necesidad de que la crisis climática sea el centro de la recuperación de Covid, y varias ciudades del mundo han introducido a ciclistas y peatones en calles antes dominadas por los coches.


Pero mientras los países del G7 han acordado poner fin a la financiación internacional del carbón, las naciones más ricas del mundo están invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo del gas, otro combustible fósil, en el sur del mundo, a un ritmo cuatro veces superior al de la financiación de proyectos eólicos o solares. Con la reapertura de las economías, se espera que en 2021 las emisiones que calientan el planeta experimenten el segundo mayor aumento anual de la historia, según la Agencia Internacional de la Energía.


Guterres se congratuló del compromiso del G7, ya que "muchos países siguen siendo adictos al carbón", pero dijo que hay que hacer mucho más en lo que calificó como un "año decisivo" que se completará con las cruciales conversaciones de la ONU sobre el clima en Escocia en noviembre.


"Tenemos que suprimir las subvenciones a los combustibles fósiles, esta es una cuestión central", dijo. "Tenemos que analizar los costes reales que existen en la economía, lo que significa un precio del carbono. Si hacemos estas cosas, muchas de las inversiones realizadas en combustibles fósiles en la fase de recuperación no serán obviamente rentables. Serán activos varados sin futuro".


Una prioridad clave para el secretario general de la ONU en la cumbre del G7 será presionar a los líderes en el polémico tema de la financiación del clima. Como parte del histórico acuerdo climático de París de 2015, los países ricos acordaron aportar 100.000 millones de dólares al año a los países en desarrollo para ayudarles a adaptarse a las dañinas inundaciones, sequías, olas de calor y otros impactos de la crisis climática.


Sin embargo, este dinero nunca se ha entregado en su totalidad, y Guterres dijo que será "imposible" hacer frente a la crisis climática de forma efectiva sin ayuda para los países más pobres. Dijo que el G7 tendrá que entregar el dinero para "reconstruir la confianza" con las naciones en desarrollo.


"Los 100.000 millones de dólares son esenciales", dijo el Secretario General. "La acción climática se ha centrado hasta ahora en la mitigación, en la reducción de las emisiones. Pero los países en desarrollo tienen enormes problemas de adaptación a los impactos existentes del cambio climático."


Guterres se mostró esperanzado en que Joe Biden sea capaz de movilizar a otros países para que cumplan con los compromisos de ayuda climática, ya que Estados Unidos continúa con su reintegración en la diplomacia climática internacional tras la presidencia de Donald Trump.


Pero Estados Unidos tiene "mucho que hacer para ponerse al día", dijo Saleemul Huq, director del Centro Internacional para el Cambio Climático y el Desarrollo en Bangladesh. "Biden no tiene un pase libre porque es Estados Unidos quien ha causado el daño. Si no cumple con el resto del mundo, ese será nuestro problema y se volverá en su contra".


Los científicos advirtieron recientemente que el mundo podría superar, aunque sea temporalmente, el límite de aumento de la temperatura media de 1,5ºC establecido en el acuerdo de París en los próximos cinco años. Guterres, sin embargo, dijo que "no sólo es posible, sino necesario" esforzarse por evitar que el calentamiento global supere este umbral, más allá del cual se esperan impactos climáticos desastrosos.


"Todavía tenemos tiempo, pero estamos al borde", dijo. "Cuando se está al borde del abismo, hay que asegurarse de que el siguiente paso es en la dirección correcta".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram