• Homo consciens

Antes de comprarte algo preguntáte: ¿lo necesito?




Cada vez compramos mas ropa y la usamos menos. La moda es la 2da industria más contaminante, responsable del 8% de las emisiones y del 20% de las aguas contaminadas.


Fuente: The Guardian

Cuando nos bombardean con mensajes de publicidad para comprar más, es difícil resistirse, pero el planeta no resiste más.


Estamos produciendo y consumiendo moda a un ritmo nunca antes visto. Desde el año 2000, los europeos han comprado más prendas de vestir, pero han gastado menos dinero en ello: los precios de las prendas de vestir en la UE han caído más de un 30%, en relación con la inflación. Mientras tanto, la persona promedio compra un 60% más de ropa y las guarda durante la mitad de tiempo que hace 15 años. Después a la basura


Sin embargo, nos enfrentamos a una crisis climática y estamos excediendo rápidamente los recursos del planeta. Con nuestra población mundial que se prevé que crezca a 9.000 millones de personas y una cultura sin precedentes de sobreproducción y consumo masivo, estamos llevando a nuestro planeta a sus límites. Para el año 2030, la industria mundial de la confección y el calzado prevé crecer en un 80%, según las investigaciones de la industria. Si continuamos así, la humanidad podría necesitar recursos de dos planetas para el año 2050.


En 2018, el Black Friday generó 6.200 millones de dólares en ventas en línea sólo en los EE.UU. - un crecimiento del 23,6% con respecto al año anterior. A principios de este mes, el Día de los Solteros en China generó un récord de ventas de 38.000 millones de dólares, un 25% más que el año pasado.


Sí, es cierto que este crecimiento impulsa la economía. Pero, ¿qué presión estamos ejerciendo sobre nuestro planeta y la gente para satisfacer esta creciente demanda? ¿Quién paga por las externalidades cuando los precios se sitúan por debajo del coste de fabricación de los productos? Nuestro planeta y la gente están pagando la cuenta. Estamos facturando nuestros ríos, océanos, bosques, mano de obra y generaciones venideras.


Solíamos pensar que podíamos salir de una crisis económica consumiendo, pero hoy, si queremos cuidar a la humanidad, necesitaremos reducir nuestro consumo y hacer negocios de una manera totalmente diferente y sostenible. Esto implicará consumir menos y reutilizar más. Pero también tendremos que reconsiderar cómo pensamos en los precios. Nuestra carrera para suministrar productos de bajo costo pone aún más presión sobre nuestros recursos y derechos laborales.


En la búsqueda de ventas a corto plazo, muchas compañías de moda (y sus clientes) todavía ignoran el severo impacto ambiental y social de la producción. Se estima que la industria mundial de la confección y el calzado es la segunda más contaminante, representa el 6% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, el 17-20% de toda la contaminación de las aguas industriales y hasta el 20% del uso de pesticidas. La obtención de materiales naturales también daña los ecosistemas frágiles y amenaza la biodiversidad.



La moda no sólo tiene consecuencias perjudiciales en la fase de fabricación, sino que el consumo excesivo también está generando una cantidad inigualable de residuos. Mientras que se proyecta que la demanda de ropa aumente en un 2% al año, el número de veces que se usa realmente la ropa ha disminuido en un tercio en comparación con los primeros años de la década de 2000, de acuerdo con nuestra investigación. A medida que la ropa nueva entra en nuestras vidas, también la desechamos a un ritmo vertiginoso. La moda se produce principalmente en un sistema lineal de "tomar, hacer, desechar", y el 73% de la ropa del mundo termina en basureros.




En los últimos 10 años hemos visto algunos progresos prometedores en el tratamiento de las consecuencias del crecimiento. Muchos actores de la moda de todos los tamaños se han comprometido con objetivos de "circularidad". François-Henri Pinault, director general del grupo de lujo Kering, ha conseguido recientemente reunir a más del 35% del mercado en torno a ambiciones audaces para hacer frente a las emisiones de CO2, los plásticos en los océanos y la pérdida de biodiversidad. Cada vez se adoptan más sistemas de reciclaje y recuperación para reducir los residuos y reintegrar los materiales en la cadena de suministro para crear nuevos productos. Todos estos son pasos importantes y valiosos en la agenda de la sostenibilidad.


Sin embargo, el progreso adicional requiere enfoques aún más audaces y urgentes. Necesitamos rediseñar la forma tradicional de hacer negocios e interrumpir todo el sistema. Eso significa prever mejor, producir más inteligentemente y producir menos. Significa que debemos desarrollar nuevos modelos de negocio para reutilizar, revender, reciclar y trabajar colectivamente para evitar la sobreproducción y así evitar el exceso de existencias y la dependencia de las ventas. Creo que hay un caso de negocios convincente para aquellos que invierten en la sostenibilidad social y ambiental a largo plazo, no sólo en ganancias a corto plazo.


Para ello, las marcas tendrán que reevaluar las prioridades empresariales y el impacto que quieren lograr. Los líderes deben abordar la raíz del problema. Por supuesto, la industria de la moda no puede hacer frente a este problema por sí sola: un cambio drástico requerirá la colaboración de toda la cadena de valor, incluidas las organizaciones, los responsables políticos, los fabricantes y los inversores.


Como primer paso -a partir de hoy- los animo a que piensen antes de subirse al tren del Black Friday en la interminable búsqueda de una ganga. En vez de eso, pregúntate: ¿realmente necesito esto?


Eva Kruse es la directora general de Global Fashion Agenda, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para movilizar y guiar a la industria de la moda para que tome medidas audaces y urgentes sobre la sostenibilidad. La Cumbre de la Moda de Copenhague 2020, que se celebrará en mayo de 2020, reunirá a líderes de todo el sector para debatir la cuestión y las posibles soluciones.


#blackfriday #consumismo #moda #fastfashion #contaminacion #greenfriday

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com