• Homo consciens

Así podría ser el año 2030 si ganamos la guerra contra el cambio climático



Hoy estamos perdiendo la lucha contra el cambio climático, pero ¿cómo sería ganar? ¿Cómo sería la vida en un mundo verde? Salvar el clima implica un cambio enorme, pero podría hacernos mucho más felices al mismo tiempo.


Fuente: World Economic Forum - Noviembre 2019


Para el año 2030, tus emisiones de CO2 se reducirán considerablemente. La carne en tu mesa será un espectáculo poco común. El agua y el aire que respiras serán más limpios y la naturaleza estará en recuperación. Tu dinero se gastará en estar con tu familia y amigos, no en comprar bienes. Salvar el clima implica un cambio enorme, pero podría hacernos mucho más felices al mismo tiempo.


En este momento, estamos perdiendo la lucha contra el cambio climático, pero ¿cómo sería ganar? ¿Cómo sería la vida en un mundo verde?


Aquí hay una versión de un "CO-topia":


Usted sale por la mañana por la puerta de su casa y entra en una ciudad verde y habitable, donde el hormigón ha disminuido y las fachadas y los parques verdes se están extendiendo. Si decide llamar a un coche, un algoritmo calculará la ruta más inteligente para el vehículo y recogerá a otras personas en el camino.


Desde que el ayuntamiento prohibió el uso de coches privados en la ciudad, han llegado muchos nuevos servicios de movilidad. Es más barato para usted no tener su propio coche, lo que, a su vez, reduce la congestión para que llegue a su destino más fácil y rápidamente y no tenga que pasar tiempo buscando un lugar para estacionar. También puede optar por viajar en bicicleta, en scooter o en transporte público.


El aire que se respira en la ciudad es más limpio porque hay muchos menos coches en las calles y el resto son eléctricos - de hecho, toda la electricidad es verde. Hay menos ruido y mucho más espacio para parques y calles peatonales desde que podemos usar todo el espacio de estacionamiento. Para el almuerzo puedes elegir entre docenas de comidas - la mayoría de ellas son a base de plantas, por lo que comes de forma más saludable y respetuosa con el medio ambiente que cuando el almuerzo significaba elegir entre cinco tipos de hamburguesas.


Los plásticos de un solo uso son un recuerdo lejano. Usted todavía toma un café para llevar, pero viene en una taza reutilizable que usted entrega en la cafetería más cercana para recuperar su dinero. El mismo sistema se aplica a las botellas de plástico y otros contenedores. En casa, todos sus electrodomésticos se han convertido en contratos de servicio. Si su lavavajillas está a punto de averiarse, ya no es su problema. El proveedor de servicios ya conoce el problema y ha enviado a alguien para solucionarlo. Cuando la máquina deja de funcionar, el proveedor recoge la máquina vieja e instala una nueva.


La gente está probando nuevos tipos de formas de vivienda con funciones y espacios más compartidos. Esto significa que más personas pueden permitirse el lujo de vivir en las ciudades. Se construyen más casas con madera, lo que las hace más agradables para vivir y mucho mejores para el clima que los edificios de hormigón.


Cuando compras algo, compras algo que dura; lo compras porque realmente lo necesitas y quieres cuidarlo. Pero debido a que usted compra muchas menos cosas, en realidad puede permitirse productos de mejor calidad y diseño. "Rechazar, reutilizar, reducir, reciclar" es la nueva forma de ver los productos: si no los necesitas, los rechazas; si los compras, los usas una y otra vez; y al final, los reciclas. Todos los embalajes están hechos de tres tipos de plástico u otros materiales nuevos, por lo que el reciclaje es más fácil hoy en día.


La agricultura ha cambiado drásticamente, ya que las nuevas alternativas vegetales a la carne y los productos lácteos han dificultado la competencia de los productos tradicionales de origen animal. Gran parte de la tierra que antes se utilizaba para producir materia prima animal ya está disponible. A medida que la gente en las ciudades ha comenzado a valorar la naturaleza, el turismo de lugares cercanos que ofrecen esa posibilidad ofrecen nuevos tipos de ingresos para la gente que vive en las zonas rurales. Los bosques y la naturaleza se están extendiendo de nuevo por todo el mundo. La gente viaja más en su región y en tren, por lo que el tráfico aéreo ha comenzado a disminuir. La mayoría de las compañías aéreas han optado por los electrocombustibles, los biocombustibles o la electricidad.


Lo mejor de todo es que, como los ciudadanos han dejado de comprar tantas cosas, tienen más dinero para gastar en otras cosas. Esta nueva renta disponible se gasta en servicios: limpieza, jardinería, ayuda con la lavandería, comidas sanas y fáciles de cocinar, entretenimiento, experiencias y restaurantes. Todas estas cosas le dan a la persona moderna promedio más opciones y más tiempo libre para pasar con sus amigos y familiares, hacer ejercicio, aprender nuevas habilidades, practicar deportes o hacer arte - lo que sea - y hay más tiempo para hacerlo.


Nos guste o no esta utopía, si queremos que la civilización humana continue, que nuestros hijos puedan disfrutar de las mismas cosas que nosotros, es necesario que actuemos ya.Si no ganamos esta "guerra" autoinflingida el resultado será el que vemos en todas las películas de distopias.


#utopia #cambioclimatico #futuro #consumo #transporte


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com