• Homo consciens

Aurélien Barrau: "Inventemos lo posible"

Actualizado: may 29




SERIE: Pensando el próximo mundo

Fuente: France Inter - Entrevistas por Camille Crosnier -abril de 2020

La periodista Camille Crosnier entrevista a distancia a personalidades científicas para nutrir nuestro pensamiento y construir el famoso "mundo después". Hoy en día, el astrofísico y filósofo francés Aurélien Barrau, confinado en un edificio de 9m² en Grenoble. Hola Aurélien Barrau. ¿Dónde está confinado? En Grenoble en un pequeño estudio de 9 metros cuadrados del que no salgo, obviamente, durante ocho días seguidos. Un poco como todos los demás, después de todo. Pero, bueno, creo que es mucho más difícil para muchas otras personas. En general, creo que va bien. Estoy haciendo progresos en mi investigación cosmológica. Incluso es un buen lugar para trabajar, para escribir un poco también. De todos modos, finalmente, en lo que a mí respecta, tengo la suerte de ser una de esas personas que no tienen que trabajar cara a cara. Tengo la suerte de que mi salario siempre se paga. Tengo la suerte de que el hospital de Grenoble no esté saturado todavía. Pero más allá de eso, creo que tengo suerte de vivir en el lado derecho de la frontera. No estoy en Siria para decirlo de forma sencilla. Porque, contrariamente a lo que dijo el jefe de Estado, no estoy en un país en guerra. Y si la crisis que estamos atravesando hoy es realmente grave, creo que también debería recordarnos que muchas personas viven en un estado de crisis permanente mucho más grave que éste y que tendemos a olvidar un poco. ¿Qué palabra elegiría para describir el período que todos estamos atravesando? Creo que lo llamaría un período "metaestable". Sabes, en mi campo, en la física, hay estabilidad. Cuando realmente no te mueves, estás en un estado que es permanente. Y luego está la inestabilidad. Inestabilidad, puede sobrevenir de cualquier manera. En cualquier momento, todo es posible. Creo que estamos entre los dos, y en la ciencia, estamos entre los dos, y eso es lo que llamamos el estado de "metastabilidad". Anunciar hoy que el mundo nunca volverá a ser el mismo, francamente, no parece nada obvio. Anunciar que todo será reescrito, creo que en esta etapa, es más bien una dulce ilusión. Por otro lado, vemos a mucha gente anunciando un "retorno a la normalidad" en el plazo de un año, por ejemplo. Y esa tampoco es una conclusión previsible. Además, en mi opinión, eso sería lo peor, porque la situación que llamamos normalidad, para ser honesto, es un estado de suicidio latente que en realidad prepara la metacrisis que hará que el episodio de Covid-19, por muy trágico que sea, parezca insignificante. ¿Qué te inspira esta crisis? Nos hace pensar. Nos muestra que lo posible todavía es posible. Pero, sinceramente, sigo muy decepcionado porque, desgraciadamente, me veo obligado a decirme: "Aún así, no lo entienden". Te dices a ti mismo: "Ya está, se acabó. Se acabó, no podemos seguir así nunca más". Estamos obligados a inventar algo más". No, no lo haremos. Sigue prevaleciendo el nihilismo, es decir, la inmovilidad. Tengo la impresión de que no pueden entender estructuralmente. Creo que a estas personas, especialmente los que toman las decisiones en el sistema en el que nos encontramos, les falta literalmente seriedad. Han olvidado que lo real es implacable y que lo real, lo real verdadero, no las convenciones de la economía, lo real físico, médico, climático, biológico, no es soluble en los trucos publicitarios. Y vamos a tener que darnos cuenta de eso muy pronto. ¿Qué palabra elegirías para llamar al mundo de después? Con suerte, diría que sigue siendo impredecible. Lo que me gustaría ver es algo serio. Ahora, estoy harto de ver a los hipócritas llevarnos derecho a chocarnos contra la pared. La economía del crecimiento es una locura. Estamos arruinando nuestro capital inicial, nuestra capacidad de existir en un mundo habitable. Nuestra forma de vida habitual es crear lo que llamamos "aniquilación biológica global". Este puede ser el mayor evento en el sentido más catastrófico de la historia de la Tierra y estamos petrificados, aunque el pronóstico científico es extremadamente claro. Por supuesto, todas las reorientaciones de las que hablo deben ir acompañadas de ayuda. Por supuesto, no se trata de dejar solos por un segundo a los que pagarían el precio. ¿Qué deberíamos hacer entonces? Debemos actuar de manera revolucionaria. Revolucionario no significa salir y quemar coches. No revolucionario significa cuestionar todo. Es hora de pensar. Eso es lo que tenemos que hacer a nivel individual. Esta crisis de Covid-19 nos ha recordado que aún somos capaces de actuar sobre la realidad que nos rodea. Si el objetivo del juego es simplemente continuar el hundimiento por unos pocos años más, entonces realmente, somos una especie irracional. ¿Qué deseamos entonces? ¡Nos deseamos una extraña epifanía! Es decir, finalmente atrevernos a inventar algo nuevo. Mierda, en una semana, nos hemos dado cuenta de que todo lo que se suponía imposible está ocurriendo! ¡Así que deseemos lo posible! El filósofo Gilles Deleuze solía decir: "Lo posible, o me asfixiaré". Bueno, para no sofocar ni el coronavirus, ni la inercia sistémica, ¡inventemos algo posible! #coronavirus #nuevoparadigma #cambioclimatico #crisisclimatica #crisissistemica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com