• Homo consciens

Bienvenidos al Eoceno, donde las capas de hielo se convierten en pantanos



Fuente: Grist - Por Eric Holthaus - Diciembre de 2018


Nuestro actual ritmo de calentamiento nos llevará rápidamente a un clima anterior a la evolución de los humanos modernos, según un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Ese tipo de cambio rápido no tiene comparación directa en toda la historia de miles de millones de años de la Tierra.


Fuente: Burke et al


"Lo único que se me ocurre es el impacto de un meteorito", afirma el coautor Jack Williams, paleoecólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison.


Los investigadores analizaron el clima actual, pasado y futuros de cada parte del planeta, y luego los compararon con los que probablemente existieron durante períodos de calentamiento similares del pasado lejano. Los resultados fueron impactantes, incluso para Williams.


"Estamos creando un evento climático a escala geológica", dice Williams. "Estas cosas no ocurren tan a menudo, y no sabemos cómo los humanos lo superarán".


Si no reducimos rápidamente las emisiones, volveremos rápidamente a un clima similar a algún punto entre el Plioceno y el Eoceno, épocas geológicas que ocurrieron hace unos 3 millones y unos 56 millones de años, respectivamente. Ambas tendrían consecuencias infernales y probablemente remodelarían la civilización humana de forma permanente.


Durante el Plioceno, las temperaturas globales eran entre 2 y 4°C más cálidas que las actuales y el nivel del mar llegó a estabilizarse unos 18 metros por encima de los niveles actuales. Era un mundo en gran medida incompatible con la formación natural de hielo.


Según el estudio, en 2030, en un escenario sin cambios, las condiciones similares a las del Plioceno serán las más parecidas para la mayoría de las zonas terrestres. En un escenario de acción climática moderada, como los compromisos laxos del Acuerdo de París, esto podría prolongarse hasta 2040. Sólo un cambio drástico en toda la economía durante la próxima década, consistente en limitar el calentamiento a 1,5° C, evitaría la transición.


"Esto se acerca muy rápido", dice Williams.


Un periodo aún más preocupante en la historia de la Tierra fue el Eoceno, hace unos 56 millones de años. La parte más cálida de este periodo -el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno- duró unos 200.000 años y fue una de las épocas más cálidas de la historia de la Tierra. El calentamiento de 8° C provocó una extinción masiva en las profundidades del mar y tormentas de lluvia tan intensas que arrasaron la superficie terrestre a escala continental. En la actualidad, los seres humanos liberan carbono a la atmósfera a un ritmo aproximadamente 50 veces superior al de las erupciones volcánicas que provocaron el periodo cálido del Eoceno.


Según Williams y su equipo, la Tierra podría llegar a unas condiciones similares a las del Eoceno en sólo 120 años, si se mantienen las actuales trayectorias de emisiones. Los nietos de los millennials probablemente seguirían vivos. A largo plazo, estas condiciones serían consistentes con la transformación de Groenlandia, que pasaría de ser una capa de hielo de un kilómetro de espesor a un pantano pantanoso, similar a Luisiana o Florida.


Dentro de 250 años, si seguimos el camino actual, alrededor del 9% de la superficie terrestre -sobre todo en el este y el sudeste de Asia, el norte de Australia y las costas de América- se transformaría en climas más allá del Eoceno, sin precedentes conocidos en toda la historia de la Tierra, al menos desde que se formó la vida.


Pero con una reducción rápida y a corto plazo de las emisiones, ese tipo de climas desconocidos y sin precedentes puede evitarse casi por completo, afirma Williams. Comprender la urgencia y la magnitud de las opciones a las que se enfrenta actualmente la humanidad requiere "equilibrar la esperanza y la desesperación", afirma.


"Llevamos años hablando de estos retos y no ha habido muchos avances medibles en la estabilización de nuestras emisiones de efecto invernadero", afirma Williams. "Hemos construido nuestras ciudades y nuestras sociedades para el clima actual". Como científico y ciudadano preocupado, dice que observar que las naciones del mundo no toman medidas urgentes es como ver "un choque de trenes a cámara lenta".


El reto, según Williams, es que "nuestras opciones se reducen a medida que avanza el tiempo". Cuanto más esperemos a instituir cambios radicales en la sociedad, más probable será que el clima cambie de forma radical e irreversible, durante la vida de las personas que hoy viven.


Hablar de la elección a la que nos enfrentamos actualmente como civilización es quizá lo más importante que podemos hacer. La elección entre un mundo habitable y un mundo completamente desconocido en toda la historia de la Tierra, tal y como han desvelado Williams y sus colegas, es uno de los temas de conversación más crudos.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram