©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Boicot con drones al aeropuerto de Londres para que el planeta no vuele por los aires

Actualizado: 5 de sep de 2019



Por George Monbiot - The Guardian

La historia será amable con los manifestantes climáticos de Heathrow que nos impiden volar


Activistas planean liberar drones cerca del aeropuerto de Londres. Su posible detención es un pequeño precio a pagar por la lucha contra la crisis climática.


La obediencia es peligrosa: ha facilitado toda forma de opresión y violencia institucional. Todo avance en la justicia, la paz y la democracia ha sido posible gracias a la desobediencia. El progreso ético es poco probable cuando sólo hacemos lo que se nos dice.


Debemos nuestro derecho al voto, nuestra libertad de la servidumbre y el sometimiento, nuestra prosperidad y seguridad a las personas vilipendiadas en su tiempo como infractores y reprobadores. Infringir la ley en nombre de otros es una larga y honorable tradición. La próxima semana, unas docenas de activistas tienen la intención de iniciar algo que llaman Pausa Heathrow. Cada uno de ellos volará un avión teledirigido de juguete dentro de la zona restringida alrededor del aeropuerto de Heathrow (Londres). Los drones no volarán en ningún lugar cerca de las trayectorias de vuelo, y nunca por encima de la altura de la cabeza, lo que garantiza que no presenten ningún riesgo. Pero cualquier actividad de drones obliga al aeropuerto a suspender todos los vuelos. Los activistas saben que pueden ser arrestados y posiblemente condenados a largas penas de prisión. Se nos dice que volar es cuestión de libertad. Es: la libertad de los ricos para destruir la vida de los pobres.


Su plan es lanzar sus drones consecutivamente, deteniendo los vuelos el mayor tiempo posible: quizás durante varios días. Al hacerlo, tratan de desnormalizar una de las actividades más destructivas de la Tierra. Una vez impensable, luego una novedad extraña, luego un lujo extraordinario, luego una esperanza, luego una expectativa, volar - y volar con frecuencia - es ahora tratado como un derecho. En todo el mundo, se espera que el número de vuelos se duplique en 20 años. En el Reino Unido, si el crecimiento de la aviación no se controla, pronto podría representar la mayor parte del carbono que podemos permitirnos quemar, si el gobierno quiere cumplir sus obligaciones en virtud del acuerdo de París. Incluso los niveles actuales de vuelo hacen que los compromisos internacionales sean absurdos. Sin embargo, en todas partes los gobiernos están tratando de ampliar la capacidad aeroportuaria.


Quienes defienden el sector señalan que actualmente produce "sólo" el 2,4% de las emisiones mundiales. Pero esto se debe a que sólo el 20% de la población mundial ha volado alguna vez. En términos de impacto individual, tomar un vuelo, debido a la cantidad de combustible que utiliza, inflige más daño al planeta vivo y a su gente que cualquier otra cosa que se pueda hacer.


Incluso en las naciones ricas, los vuelos se concentran abrumadoramente entre los ciudadanos más ricos. En el Reino Unido, el 15% de la población representa el 70% de los vuelos. Según un estudio de la Cámara de los Comunes, los que tienen más probabilidades de volar con frecuencia tienen un segundo hogar en el extranjero y unos ingresos familiares de más de 115.000 libras esterlinas. Se nos dice que volar es cuestión de libertad. Lo es: es la libertad de los ricos para destruir la vida de los pobres.


A medida que el vuelo se expanda, se convertirá en una de las principales causas del calentamiento global. El impacto ya es mayor de lo que sugiere el 2,4% de las emisiones, ya que los aviones crean nubes de cirros que casi duplican el efecto de calentamiento global. Existen alternativas tecnológicas para la mayoría de nuestras actividades dañinas, pero no para volar. Los biocombustibles causarán más problemas de los que resuelven. Los grandes aviones eléctricos, a pesar de todo el alboroto que los rodea, están a muchos años de distancia y puede que nunca se materialicen.


Las compensaciones de carbono son ahora redundantes: la única manera de evitar más de 1,5C de calentamiento es reducir drásticamente las emisiones, al tiempo que se utiliza la protección y restauración de la naturaleza para extraer carbono de la atmósfera. Uno no es un sustituto del otro: necesitamos maximizar ambos. La única opción realista es viajar menos en avión.


Sin embargo, volar por capricho se normaliza, incluso se hipernormaliza. El año pasado, la revista Tatler, cuyos lectores objetivo son extremadamente ricos, fue declarada airosamente: "Viajos largos el fin de semana largo es tendencia." (¿)“The Long-Haul Long Weekend is now a thing.” Se trata de escapar de la "Inglaterra gris" a las Seychelles durante cuatro días, o a Kenia, Antigua o Ciudad del Cabo, a tan sólo 11 horas de distancia. "Deslízate a uno de estos destinos un jueves por la noche y estarás de vuelta el martes con una aventura que vale la pena gritar."


Entre las cosas más deprimentes que he visto en el último año está la aparición de Jane Goodall en un anuncio de British Airways: cuando un destacado ecologista respalda a una aerolínea, sabes que estamos en serios problemas morales.


La solución socialmente justa es el impuesto de viajero frecuente propuesto por la coalición Free Ride. No habría ningún impuesto de aviación para el primer vuelo en cualquier año que una persona tome, sino impuestos crecientes en los vuelos subsiguientes. Establecido en el nivel adecuado, el impuesto evitaría la necesidad de expansión aeroportuaria y reduciría constantemente el sector. Pero no habría que esperar que el gobierno escuche. El nuevo secretario de Transporte, Grant Shapps, fue anteriormente presidente del British Infrastructure Group, que presionó "para asegurar que se aprovechen todas las oportunidades de crecimiento", apoyando la ampliación de los aeropuertos y la reducción de los impuestos de los pasajes aéreos.


Nada cambiará hasta que los impactos de volar se vuelvan evidentes. Una de las activistas de Heathrow Pause, Valerie Brown, me dijo: "Estoy petrificada, por supuesto... No es fácil enfrentar la idea de la prisión, pero me asusta aún más pensar en lo que mis nietos y todos los niños del mundo enfrentarán dentro de 20 o 30 años". Otro, James Brown (sin parentesco), explicó que decidió actuar cuando descubrió que su hija adulta se había desmoronado por el dolor de la destrucción ecológica. "Estoy preparado para enfrentar las consecuencias", dijo. "No sé cómo será la prisión para mí. Pero contra las alternativas es un pequeño precio a pagar".


Arriesgan su libertad con la esperanza de liberarnos de las consecuencias trascendentales de la degradación del clima. La historia los juzgará amablemente.


#combustiblesfosiles #CO2 #aviacion #vuelos #transporteaereo #heathrow #monbiot

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram