• Homo consciens

Bruno Latour, veterano de las "guerras de la ciencia", tiene una nueva misión



Por Jop de Vrieze Oct 2017 - Science Mag - American Association for the Advacement of the Science -AAAS


PARÍS - El sociólogo francés, Bruno Latour, de 70 años, ha sido durante mucho tiempo una espina clavada en la ciencia. Pero en la era de los "hechos alternativos", él viene ahora en su defensa.


Latour, que se retiró el mes pasado de sus funciones oficiales en Sciences Po, una universidad de ciencias sociales de aquí, se hizo famoso con el libro Laboratory Life de 1979: The Construction of Scientific Facts, escrito con el sociólogo británico Steve Woolgar. Para investigarlo, Latour pasó dos años en el Salk Institute for Biological Studies en San Diego, California, actuando como antropólogo observando a los científicos en acción. En 1987, Latour desarrolló su pensamiento en el libro de texto Science in Action.


Un aspecto central del trabajo de Latour es la noción de que los hechos son construidos por comunidades de científicos, y que no hay distinción entre los elementos sociales y los elementos técnicos de la ciencia. Latour recibió elogios por su enfoque y sus ideas, pero sus puntos de vista relativistas y "socialconstructivistas" también provocaron una reacción violenta. En su libro de 1994 Higher Superstition: La izquierda académica y sus disputas con la ciencia, el biólogo Paul Gross y el matemático Norman Levitt acusaron a Latour y a otros sociólogos de desacreditar su profesión y poner en peligro la confianza en la ciencia.


El acalorado debate que siguió, conocido como las "guerras de la ciencia", duró muchos años. En escritos posteriores, Latour reconoció que la crítica de la ciencia había creado una base para el pensamiento antiscientífico y había allanado el camino, en particular, para la negación del cambio climático, que ahora es su tema principal. Hoy, espera ayudar a reconstruir la confianza en la ciencia.


Science Insider habló con Latour en su apartamento de la capital francesa. Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y brevedad.


P: ¿Cómo ve usted las "guerras de la ciencia"?


R: Nada de lo que sucedió durante los años 90 merece el nombre de "guerra". Fue una disputa, causada por los científicos sociales que estudian cómo se hace la ciencia y son críticos con este proceso. Nuestros análisis desencadenaron una reacción de personas con una visión idealista e insostenible de la ciencia que pensaban que estaban siendo atacadas. Algunas de las críticas eran realmente ridículas, y yo estaba asociado con esa cosa relativista postmoderna, fui puesto en esa multitud por otros. Ciertamente no era anticientífico, aunque debo admitir que se sintió bien menospreciar un poco a los científicos. Había un poco de entusiasmo juvenil en mi estilo.


Estamos en una situación totalmente diferente ahora. En efecto, estamos en guerra. Esta guerra está dirigida por una mezcla de grandes corporaciones y algunos científicos que niegan el cambio climático. Tienen un gran interés en el tema y una gran influencia en la población.


P: ¿Cómo se involucró en esta segunda guerra de la ciencia?


R: Sucedió en 2009 en un cóctel. Un famoso científico del clima se me acercó y me dijo: "¿Puede ayudarnos? Estamos siendo atacados injustamente." Claude Allègre, científico francés y ex ministro de Educación, estaba llevando a cabo una campaña ideológica muy eficaz contra la ciencia del clima.


Simbolizaba un cambio de rumbo. La gente que nunca había entendido realmente lo que nosotros, como estudiosos de las ciencias, estábamos haciendo, de repente se dio cuenta de que nos necesitaban. No estaban equipados, intelectual, política y filosóficamente, para resistir el ataque de colegas que los acusaban de no ser más que un grupo de presión.


P: ¿Cómo explica el auge del pensamiento antiscientífico y de los "hechos alternativos"?


R: Para tener hechos comunes, se necesita una realidad común. Esto necesita ser instituido en la iglesia, en las clases, en el periodismo decente, en la revisión por pares. ... No se trata de la verdad, se trata del hecho de que grandes grupos de personas viven en un mundo diferente con realidades diferentes, donde el clima no está cambiando.


La segunda guerra científica nos ha liberado al menos de la idea de que la ciencia y la tecnología pueden separarse de la política. Siempre he argumentado que no pueden serlo. La ciencia nunca ha sido inmune a los prejuicios políticos. En cuestiones con enormes implicaciones políticas, no se pueden producir datos imparciales. Eso no significa que no se pueda producir buena ciencia, pero los científicos deben declarar explícitamente sus intereses, sus valores y qué tipo de pruebas les harán cambiar de opinión.


P: ¿Cómo deberían los científicos librar esta nueva guerra?


R: Tendremos que recuperar algo de la autoridad de la ciencia. Eso es todo lo contrario de donde empezamos a hacer estudios de ciencias. Ahora, los científicos tienen que recuperar el respeto. Pero la solución es la misma: hay que presentar la ciencia como ciencia en acción. Estoy de acuerdo en que es arriesgado, porque hacemos explícitas las incertidumbres y controversias.


El profesor australiano de ética pública Clive Hamilton ha propuesto otra línea de defensa llamada "esencialismo estratégico", afirmando que la ciencia es indiscutible por razones estratégicas. Esto parece razonable, pero a largo plazo necesitamos una imagen más realista del conocimiento científico. Además, dado el estado de la disputa y la actual falta de confianza, no podemos volver atrás y afirmar que el cambio climático es "sólo un hecho".


P: ¿No es así?


R: No, la ciencia es más compleja y complicada que entender cómo funciona el clima. Es una ilusión de certeza afirmar que lo comprendemos plenamente, un remanente del ideal de la ciencia.


P: Pero los que dudan del cambio climático también utilizan la incertidumbre estratégicamente.


R: Eso es cierto. Pero la incertidumbre no es una razón legítima para bloquear o posponer la política. Y ciertamente, no es razón para no financiar la investigación. Ese es el verdadero delito: la financiación de la investigación que podría producir resultados indeseados. Por cierto, llamarlo "escepticismo" es un abuso del término.


P: ¿Cuáles son sus planes para después de la jubilación?


R: Tengo menos cosas de las que ocuparme, pero continuaré con mi trabajo. De nuevo estoy trabajando en algo como Vida de Laboratorio - una combinación de trabajo de laboratorio y de campo en un área llamada la "zona crítica", el estudio de la piel externa de la Tierra. Observaré a geoquímicos, bioquímicos y geopolíticos, y hablaré con muchos investigadores diferentes, usando un enfoque Lovelockiano, asumiendo que la Tierra funciona como un sistema autorregulador. Y sí, creo que describir este trabajo en detalle contribuirá a la reconstrucción de la confianza en la ciencia.


Jop de Vrieze es periodista científico en Amsterdam.



#negacionismo #ciencia #cambioclimatico #incertidumbre #BrunoLatour

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com