• Homo consciens

¿Busca su refugio climático? Considere esto


Río Paraná - Argentina

Fuente: CNN - Por Jamie Beck Alexander - 20 de julio de 2021

Jamie Beck Alexander es directora de Drawdown Labs en el Proyecto Drawdown, una organización sin ánimo de lucro dedicada a utilizar las soluciones existentes para detener el calentamiento global.


Lo que más le gustaba a mi familia de California eran los árboles: las secuoyas de la costa, los cipreses de Monterrey y las secuoyas gigantes que han vigilado y dado testimonio del paso del tiempo durante un millón de años. Y fueron los árboles, ahora resecos y en llamas en un mundo radicalmente alterado por la acelerada acumulación de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera, los que nos alejaron.


Los bosques de California son algunos de los lugares más impresionantes del planeta, tanto por su grandeza como por el dióxido de carbono que absorben de la atmósfera y almacenan en sus troncos y raíces. Pero en los últimos años se han producido las temporadas de incendios forestales más terribles de las que se tiene constancia en California. El Camp Fire de 2018 mató a 86 personas y quemó tantos edificios que las partículas metálicas liberadas en el aire hicieron que los niveles de plomo se dispararan hasta 15 veces más de lo normal en el área de la bahía, según un informe de la Junta de Recursos del Aire de California. El año pasado se batieron récords al arder más de 4 millones de acres, y este año, según los datos de Cal Fire, va camino de ser aún peor. Todo ello está alimentado por una emergencia por sequía en 41 de los 58 condados del estado, peor que cualquier otra experimentada en la historia. El agua se ha agotado en los pueblos rurales del Valle Central.


En California, muchos se plantean ahora lo que hace sólo unos años era impensable: En una época de aceleración de los impactos climáticos provocados por los combustibles fósiles, ¿cuánto tiempo más nos quedaremos? Y mientras cada vez más seres humanos se ven obligados a navegar por la doble emoción del dolor por todo lo que estamos perdiendo y la ansiedad por cómo mantenernos a salvo a nosotros mismos y a nuestras comunidades, ¿cómo podemos también mantener el enfoque en detener las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta y que están causando esta catástrofe en primer lugar, y evitar que empeore?


En primer lugar, si estás pensando en desarraigar tu vida a causa del cambio climático, absórbelo. Deja que esa realidad, un escenario que probablemente era inconcebible para ti hace tan solo unos años, te radicalice ante el alcance, la escala y la urgencia de esta crisis existencial y global.


Aprovecha este momento para alinear tu vida con esta nueva realidad. Conviértete en un activista. Haz política. Infórmate a ti mismo y a los demás sobre las soluciones que ya existen para hacer frente a esta crisis. Si compras una casa, electrifícala, es decir, sustituye las tecnologías que dependen de los combustibles fósiles por otras que utilicen energías renovables. Identifica los puntos de apoyo que puedes aprovechar en tu vida en todas las esferas de influencia -como individuo, empleado, miembro de la comunidad, ciudadano- para tener un impacto mayor allí donde puedas.


Procesar la emoción de todo esto: que en el año 2021, la crisis climática cambió tu vida personalmente, de manera fundamental y permanente. Deja que la emoción alimente la ferocidad de tu acción. Para mi familia, San Francisco, el lugar que amamos y en el que construimos una comunidad -el lugar en el que nació mi hija y en el que mi hijo aprendió a montar en bicicleta- trajo consigo impactos en la salud por el humo que al final fueron demasiado para nuestro conjunto de circunstancias. La única forma útil que he conseguido de lidiar con ese dolor es utilizarlo para recordarme a mí misma y a los demás la realidad de esta crisis y todo lo que está en juego.


En segundo lugar, te guste o no, representarás lo que el futuro puede deparar a cualquier ciudad a la que decidas mudarte: una alerta temprana para las comunidades que aún no han experimentado los efectos directos y devastadores de la crisis climática.

Utiliza tu historia climática para hacer sonar la alarma a otros sobre la urgencia de nuestra emergencia planetaria en desarrollo. No hagas este movimiento en silencio. Transmite la realidad para movilizar a todos los que puedas. Hazlo en voz alta. Hazlo en todas partes.


Señala la urgencia y la gravedad del problema con tu comportamiento. Preséntate en las reuniones del ayuntamiento. Anima a tu ciudad o condado a declarar la emergencia climática. Implícate en los asuntos locales: para mí, eso significa unirme a la creciente comunidad de Protectores del Agua y a los aliados que se oponen al oleoducto de la Línea 3. Céntrate en profundizar en los lazos de la comunidad y en crear resiliencia, porque ambos serán elementos esenciales en una época de caos y cambio.


En tercer lugar, asegúrese de que su traslado relacionado con el clima no agrava la desigualdad existente. La migración climática corre el riesgo de ahondar en las divisiones de clase, alterar la cultura local y fomentar una historia de colonialismo. Cuando mi familia se trasladó a Duluth (Minnesota), el consejo más valioso que recibimos fue el de Karen Diver, antigua jefa de la tribu Fond du Lac Band of Lake Superior Chippewa, los cuidadores originales del lugar que ahora llamamos hogar. "No dejéis que vuestra solución climática provoque nuestro genocidio espiritual y cultural". Conoce la historia de la tierra que llamarás hogar. Defiende los derechos de los pueblos indígenas. Apoya los programas públicos y los grupos comunitarios. Pisa con cuidado.

Y recuerda que el cambio climático es, ante todo, una crisis a la que se enfrentan personas mucho menos privilegiadas que nosotros. El calentamiento global ha sido una crisis existencial para comunidades de todo el mundo durante décadas, desde Bangladesh hasta Madagascar, desde Siria hasta el Valle Central; a menudo son los que menos han contribuido a las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero para los que los impactos e implicaciones son mucho más graves. La posibilidad de preocuparse o trabajar en el cambio climático es un lujo que muchos no pueden permitirse.


Al final, todos nos daremos cuenta de que no existe un lugar seguro desde el punto de vista climático, sino lugares con diferentes impactos relacionados con el clima, que se desarrollan en diferentes escalas de tiempo, para personas equipadas de forma diferente, interconectadas de formas que no podemos empezar a comprender.


Escribo esto desde la ciudad que acogió a mi familia cuando nos fuimos de California (una ciudad que ha sido calificada de "refugio seguro para el clima"), bajo un sol rojo que se pone en un cielo naranja, mientras el humo de los incendios forestales en Canadá provoca una calidad del aire insalubre incluso aquí. No existe un "refugio" para el cambio climático. Dondequiera que los incendios forestales hagan estragos, las cúpulas de calor te asfixian, los diques se rompan, las hambrunas se produzcan, las infraestructuras se derritan, los seres vivos mueran... nos está pasando a todos.


En este momento crucial de la historia humana y planetaria, la pregunta para nosotros no puede ser sólo: "¿Dónde puedo estar a salvo?", sino también: "¿Dónde puedo ser más útil?". No es el momento de que los más privilegiados se aíslen en sus refugios climáticos. Es el momento de abrir los brazos de par en par, contribuyendo y comprometiéndonos de todas las formas posibles con el esfuerzo global de reimaginar todo lo relacionado con la forma en que habitamos este planeta. Es el momento de encontrar una manera, a pesar de las probabilidades, de volver a estar en equilibrio con los sistemas naturales de la Tierra, exquisitamente interconectados -y aún vivos-.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram