• Homo consciens

¿Cómo apagar el fuego? conversación con Kim Stanley Robinson, autor del Ministerio del Futuro



Fuente: Green European Journal - 21 de noviembre de 2022

Estos días, la India está experimentando temperaturas cercanas a los 50 grados centígrados. Como el comienzo de la novela visionaria de Kim Stanley Robinson El Ministerio del Futuro. Sin embargo, en los últimos años, las catástrofes no han sido suficientes para producir reacciones estructuradas. ¿Puede la ficción ayudarnos a acelerar las cosas?


Nota de Climaterra:

Traduje esta nota porque un filósofo francés de la ecología política, Pierrre Charbonnier decía en Twitter "Una lectura obligada, esta entrevista con KS Robinson. Su novela El MInisterio del Futuro, uno de los mejores libros jamás escritos sobre el tema climático, comienza con un episodio de ola de calor en la India, como la que estamos viviendo actualmente..."


Y fue retuiteado por Bruno Latour, que suele hacerse eco del trabajo de Charbonnier.


Para mi sorpresa, y más allá de varias cuestiones de la entrevista con las que uno puede acordar, en un momento, el autor del Ministerio del Futuro, justifica el uso de la geoingeniería: "¿La geoingeniería como un riesgo moral, un complot para seguir haciendo capitalismo y salirse con la suya? Claro, pero ese tipo de comentarios pertenecen a 1995. Ahora, la geoingeniería puede representar un remedio necesario para evitar una catástrofe total."


Leer eso me generó mucha desazón. No por Stanley Robinson. No lo conocía, no sabía que opinaba. Pero si por el respaldo y la difusión por parte de referentes importantes del movimiento climático y ecológico como Latour y Charbonnier, que dejan abiertas las puertas a la utilización de la geoingeniería (ver más abajo los efectos que podría acarrear) en un momento donde desde el sistema se ven fuertes presiones por ponerla en agenda y continuar como si no pasara nada.


Desazón porque Latour, es quien nos ha ayudado a entender el concepto de "la tierra como actor político", es decir el planeta ya no como un decorado inerte en el que la acción humana se desarrolla (caso en el que la geoingeniería podría ser una opción más), sino respondiendo a nuestras acciones en formas difíciles de predecir (como todo sistema complejo).


Y llegar a aplicar la ingeniería humana a escala planetaria, es multiplicar por mucho lo que hemos venido haciendo hasta ahora. Es no haber entendido nada del porqué llegamos hasta acá: creyéndonos dioses pensamos que podíamos dominar y controlar toda la naturaleza y así tener bajo riendas el futuro, pero no sólo no lo logramos, si no que nuestro intento de control nos dejó con un futuro completamente incierto.


La lección a aprender hacia adelante, es la imposibilidad de conocer todas las implicancias de nuestras acciones, y que con este desconocimiento viene la obligación de actuar con humildad y precaución. No controlamos a la naturaleza. Y la geoingeniería ES la creencia en nuestro control.


La solución, difícil de imaginar para los adoradores de la religión del crecimiento y de las soluciones tecnológicas a los problemas creados por la tecnología, es replantear el sistema que pusimos a andar hace siglos, quizás milenios, que no sólo arrasa al planeta, sino que destruye el tejido social y es una fuente de infelicidad personal.


Pero ese replanteo no será posible sin un profundo cuestionamiento del para qué vivimos y para qué estamos en la Tierra.



Acá va la entrevista:

 

Como Dante en el infierno, para la humanidad en las primeras décadas del siglo XXI, el único camino es el de pasar. En El Ministerio del Futuro, el escritor Kim Stanley Robinson imagina ese camino, contando la historia de un mundo que, de alguna manera, consigue mitigar los peores efectos del cambio climático. Una historia futura que no rehúye la tragedia ni la violencia, la novela no ofrece una progresión lineal. En cambio, señala las instituciones, las palancas y las luchas que hay que aprovechar en el complicado camino hacia un mundo no sólo habitable, sino mejor.


Revista Europea Verde: Su última novela se desarrolla en las décadas críticas que conducen a 2050, el año que la humanidad se ha fijado para cumplir los objetivos del Acuerdo Climático de París. El escenario es mucho más inmediato que el de otras de sus novelas, como 2312 y Nueva York 2140; ¿ha llegado la era de la ciencia ficción?

Kim Stanley Robinson: Creo que sí, pero lo he pensado desde hace mucho tiempo, ciertamente desde el año 2000. Las fechas futuras que aparecen en mi ficción no indican realmente un cambio de visión. Pero parte de mi proyecto me ha llevado a fijar las fechas de mis ficciones futuras cada vez más cerca de nuestro presente. Lo he hecho en parte porque el ritmo del cambio se ha acelerado y hemos llegado a algunos puntos de inflexión cruciales, ecológica y socialmente. Parece muy claro que lo que la humanidad haga en la década de 2020 tendrá una influencia enorme en lo que venga después. Si no hacemos grandes cambios, iniciaremos un evento de extinción masiva del que las generaciones futuras no podrán recuperarse. Si cambiamos con la suficiente rapidez, podremos poner rumbo a un futuro humano justo y sostenible en una biosfera sana. Estos futuros son radicalmente diferentes y no hay un término medio fácilmente habitable. Si te interesa escribir sobre el presente, éste se impone como la historia de nuestro tiempo incluso para los escritores de ciencia ficción. Si te gusta ambientar las historias en varios futuros, como es mi caso, entonces todos conducen a la próxima década como el momento crucial.


El Acuerdo de París es fundamental en El Ministerio del Futuro. A lo largo de la novela, el acuerdo se aplica de forma desordenada: los países negocian sobre sus compromisos climáticos, no informan de las emisiones y hacen recortes cuando pueden. Sin embargo, el acuerdo guía gradualmente al mundo hacia un futuro más habitable. ¿Esto indica la necesidad de una gobernanza mundial, aunque sea defectuosa, para avanzar en la lucha contra el cambio climático?

La crisis climática es global y afecta a la biosfera de la Tierra en su totalidad. Pero vivimos en un sistema de estados-nación en el que cada nación establece sus propias reglas y existe dentro de un paradigma de ventaja comparativa y política de suma cero. Incluso cuando no están en guerra, las naciones se ven a sí mismas como competidoras, lo que hace que los intereses nacionales tengan prioridad sobre las preocupaciones globales.


Un problema global es incómodo para el sistema de estados-nación. Nos encontramos en varias versiones del dilema del prisionero, en el que a uno le puede ir mejor si confía en su compañero y sabe que éste confía en él, pero esto es difícil. Es más fácil perseguir los propios intereses y esperar que al final no se hundan los dos. Así las cosas, los tratados internacionales como el Acuerdo de París son lo mejor que podemos esperar. Para que las soluciones al cambio climático funcionen eficazmente, es necesario que todas las naciones las busquen conjuntamente. Fue la conciencia de nuestro destino compartido lo que hizo que el acuerdo naciera en primer lugar. Ahora tenemos que cumplirlo. No será fácil.


Su novela trata la cuestión del clima como un asunto fundamentalmente geopolítico. Desde las tensiones entre EE.UU. y China hasta el abismo en el acceso a las vacunas entre el Norte y el Sur, ¿cómo interpreta la política mundial actual?

Muchas de las tensiones se remontan a la idea de que a mi nación le va mejor si a la tuya le va peor. Si a usted le va mejor, eso me amenaza. Nada de esto es válido para el cambio climático. Pero, en un mundo capitalista, la pregunta básica es: ¿cómo podemos sacar provecho de esto? Esa pregunta se reduce a la competencia. Se puede ganar dinero reaccionando al cambio climático más rápido que las industrias de otras naciones. Es una especie de doble juego de imperativos que tenemos que evitar que se convierta en un doble vínculo.


Si la carrera por el beneficio y la ventaja comparativa se alineara con la carrera por la descarbonización de nuestra civilización, esto podría verse incluso como algo bueno. Sin embargo, la situación exige que ninguna nación se quede atrás, ya que eso perjudicaría a todos. "Nadie puede perder, o todos pierden" es un concepto difícil de llevar a las relaciones internacionales, pero la crisis climática nos obliga a ese nuevo tipo de cooperación. El aspecto competitivo empieza entonces a retroceder y a parecer patológico o autodestructivo.


Usted vive en California. Desde su punto de vista, ¿qué papel positivo puede desempeñar Europa en el mundo en lo que respecta al clima? ¿Dónde tiene Europa capacidad de influencia?

Europa es interesante precisamente porque es un grupo de Estados-nación que no siempre comparten los mismos intereses, por lo que hay que hacer ajustes. La UE es un modelo de cómo puede funcionar con éxito una cooperación internacional más amplia. En conjunto, es también una de las tres o cuatro mayores economías de la Tierra, y una unidad sociopolítica a la altura de Estados Unidos, China e India. En muchos sentidos, Europa está más avanzada que las demás, aunque en parte debido a una historia problemática que la obliga a tomar medidas audaces para ayudar al mundo entero como una cuestión de reparación (sobre todo psíquica). Europa ha sido central en la historia del mundo durante 400 o 500 años, y eso no ha terminado del todo. Europa puede ser un modelo de cooperación multinacional eficaz.


La novela comienza con una horrible ola de calor en la India que mata a 20 millones de personas. Tras ella, la clase política india se ve arrastrada por un movimiento popular que moviliza a la inmensa población de la India para desmantelar las infraestructuras de combustibles fósiles y orientarse hacia la agricultura regenerativa. Este giro de los acontecimientos se basa en la tragedia, pero sus consecuencias son dinámicas y esperanzadoras. ¿Se trata de un esfuerzo consciente para subrayar la importancia de la política en nuestro destino?

Quería sugerir que las naciones que son las primeras en sufrir las peores catástrofes del cambio climático podrían liderar el camino para tratar de resolver el problema. Esa podría ser la India. Es la mayor democracia del mundo y una entidad política muy compleja, y es especialmente vulnerable a los fenómenos meteorológicos extremos, incluidas las olas de calor. Ciertamente, la política es crucial para todos nosotros, en todas partes. La ciencia como fuerza política ha hecho mucho por mejorar la situación de las personas, pero incluso nuestros éxitos tienen efectos secundarios que pueden aumentar la carga sobre la biosfera. Se trata de dirigir la ciencia y la sociedad para hacer frente a los viejos y nuevos desafíos.


Aunque ya se han inventado soluciones técnicas para el cambio climático, no tenemos una forma de pagarnos a nosotros mismos para ponerlas en práctica a gran escala porque no ofrecen la mayor tasa de rendimiento en el actual sistema económico capitalista. Lo que necesitamos son reformas viables que creen un poscapitalismo que funcione. Esto podría adoptar inicialmente la forma de un control keynesiano de la economía para el bien humano. Para las reformas económicas que requieren que los sistemas políticos ejerzan su poder al máximo, las mayorías políticas que funcionan tendrán que legislar estas soluciones. Así que sí, la política es la clave. Como siempre.


A lo largo de la trama, parece que algunos, incluso la mayoría, de los avances logrados por la humanidad están de alguna manera relacionados con los actos violentos de los Hijos de Kali, un grupo ecoterrorista formado tras la ola de calor en la India. ¿Debemos leer esto como una declaración pesimista en cuanto a la capacidad de la humanidad para cambiar sin ser forzada violentamente?

No, esa no es una lectura correcta. La mayor parte de los avances del libro se consiguen gracias a que la ciencia y la política trabajan a una velocidad de emergencia. La parte del libro relativa a los Hijos de Kali existe porque me parece que en el futuro habrá personas tan afectadas por los desastres climáticos que se radicalizarán y enfadarán. Esto plantea la cuestión de la violencia, porque parece que habrá violencia, y yo quería que mi novela retratara un futuro realista. ¿La violencia del futuro será tan selectiva y eficaz como la de los Hijos de Kali? No es muy probable. Es posible, pero la violencia se descontrola muy rápidamente, y la reacción contra ella suele ser aún peor, de modo que la represión posterior es más perjudicial que cualquier bien que la violencia haya podido hacer. Dicho esto, Andreas Malm hace una interesante distinción entre la violencia contra las personas y la violencia contra la propiedad - sabotaje y similares. ¿Cuándo deberían los ciudadanos de a pie resistirse a la lenta violencia de las industrias de los combustibles fósiles y sus partidarios con resistencia física, incluida la "voladura de oleoductos", como él dice? Es una pregunta importante. Mi novela no ayuda a pensar en esa pregunta; es tan confusa como la propia historia en esta cuestión.


La moneda de carbono -una idea por la que los bancos centrales crean dinero nuevo para financiar actividades negativas para el carbono- es una palanca central en el libro. ¿Es la ecologización del sistema financiero mundial la clave para resolver la crisis climática?

Es una de las claves. El verdadero centro de mi novela como intervención política es abogar no por el uso de la violencia, sino por una economía política keynesiana, incluso postkeynesiana y postcapitalista, en la que nos paguemos más por el trabajo de descarbonización que por cualquier otro trabajo. Las actividades de quema de carbono serían penalizadas con regulaciones e impuestos lo suficientemente fuertes como para eliminar cualquier posibilidad de obtener un beneficio de ellas. Las acciones descarbonizadoras de cualquier tipo deberían ser recompensadas, no sólo con elogios sino también con dinero. Deberías poder ganarte la vida realizando actividades descarbonizadoras de cualquier tipo. Este cambio requiere que el sistema económico mundial sea tomado por el bien de la humanidad, al igual que los gobiernos del siglo XX tomaron las economías en tiempos de guerra, la Segunda Guerra Mundial en particular. Ese tipo de intervención importante es apropiado, incluso necesario, por el bien de la humanidad.


Estamos asistiendo a un intento mundial de hacer el capitalismo más verde sustituyendo los insumos fósiles por renovables y nuevas tecnologías. Pero esto no aborda lo fundamentalmente insostenibles que son nuestras sociedades y, de hecho, nuestra vida cotidiana. Como se dice en el famoso libro El Leopardo: "Si queremos que todo siga como está, todo tiene que cambiar". ¿Cómo deberían responder los progresistas? ¿Optimismo cauteloso? ¿Rechazar el greenwashing? ¿Explotarlo para obtener más beneficios?

Todas estas reacciones serían apropiadas. Lo que sería inadecuado sería rechazar las posibles soluciones porque no son lo suficientemente puras, o se consideran cómplices o sospechosas de diversas maneras. La pureza ideológica no es la cuestión. De hecho, es imposible en nuestra época. Tenemos una emergencia biosférica, real y enorme e inmediata, y tenemos una economía política global existente, igualmente real y enorme, pero inadecuada al problema y necesitada de una rápida reforma. En esta situación, no habrá una revolución instantánea hacia un sistema mejor, a pesar de lo que algunos puedan esperar.

¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

Lo que habrá es un cambio gradual, irregular, hacia un sistema mejor; esa es la única opción buena. Habrá soluciones parciales, retrocesos, recalcitrantes y una oposición frontal, por lo que vale la pena dar cada paso adelante con la esperanza de avanzar hacia el mejor resultado. ¿Pureza? Olvídate de ella. Cuestiona todas tus antiguas opiniones al respecto. ¿La geoingeniería como un riesgo moral, un complot para seguir haciendo capitalismo y salirse con la suya? Claro, pero ese tipo de comentarios pertenecen a 1995. Ahora, la geoingeniería puede representar un remedio necesario para evitar una catástrofe total. En el futuro, puede que tengamos que hacer cosas extrañas para escapar de una muerte masiva que destrozaría la civilización. Lo mismo ocurre con la energía nuclear. Dios mío, es tan peligrosa, sí. Pero Francia funciona con ella, y se están inventando nuevos tipos de energía nuclear que disminuyen los peligros. Cualquier cosa que no queme carbono tiene que ser considerada mientras tratamos de sobrevivir.


Como izquierdista y ecologista, hago un llamamiento a todos los compañeros izquierdistas y ecologistas para que se replanteen todos los viejos tópicos a la luz de la emergencia actual. La historia hacia adelante será un proceso gradual que, si tiene éxito, requerirá inevitablemente soluciones de izquierda. El poder del gobierno democrático para hacerse cargo de la economía es la versión moderna de apoderarse de los medios de producción para el bien del pueblo. Los valores de la justicia y la democracia pueden permanecer en primera línea, mientras que los detalles tecnológicos siempre cambiarán, como cambia la propia tecnología. El juicio sobre cualquier táctica o tecnología concreta debe sopesarse con la crisis actual y los medios tecnológicos y políticos disponibles. Eso significa una reconsideración continua de todas estas cuestiones para lograr la máxima eficacia.

 

Nota de Climaterra: la geoingeniería en su versión más radical, la que se está investigando en Harvard y financiada principalmente por Bill Gates, implica la gestión de la radiación solar, dispersando dióxido de azufre en la atmósferam que reflejaría la radiación solar, en algunos casos por medio de aviones, en otros (como el de Harvard-Gates) por globos. De más está decir que las consecuencias previstas por los modelos son desastrosas (pero no deje de leer la peor de todas las consecuencias al final de los efectos secundarios):


Efectos secundarios sobre los proyectos de dispersión de aerosoles:

  • Reducción de la luz para los ecosistemas, esencial para la fotosíntesis. Reduciría entre un 2 y 5% la tasa de crecimiento del fitoplancton, árboles y cosechas hasta finales de siglo. Reduciría la habilidad de producir alimentos y que se regeneren los ecosistemas.

  • Reducción de la producción de energía solar

  • Reducción de lluvias en ciertas partes del mundo. Por ejemplo, despues de erupciones volcánicas se producen sequías en la región del Sahel. Se modificaría el patrón de precipitaciones en el mundo, afectándose los monzones (de los que depende el agua de 2.000 millones de personas), las lluvias amazónicas, etc.

  • Inundaciones en Latinoamérica.

  • Efectos en la salud si las partículas retornaran a la superficie en cantidades suficientes.

  • Podrían afectar la capa de ozono

  • Se blanquearían los cielos

  • Se calentaría y humidificaría la estratósfera (cuidado con el vórtice polar).

  • Dificultades con el ciclo de vida de los aerosoles

  • Dificultades con la forma de desparramar los aerosoles

  • Acidificación de los mares: dado que no se detiene la emisión de CO2, los mares seguirían acidificándose, con el peligro que colapse la cadena alimentaria marina.

Pero estos efectos o dificultades no son nada en relación al denominado "Efecto Terminación": Si se decidiera detener el sistema o fuera imposible continuarlo por algún motivo, podría hacer que el calentamiento repuntara entre 10 y 20 veces más rápido, lo que llevaría a una aceleración del cambio climático. Si ya es muy difícil para las plantas y los animales adpatarse a la situación actual -no por nada estamos en medio de la Sexta Extinción masiva de especies- esta aceleración brusca nos llevaría a una catástrofe.


Para evitar ese shock de terminación, las partículas deberían distribuirse continuamente por décadas, siglos o milenios. Requeriría millones de toneladas de azufre, también haría a la humanidad dependiente del funcionamiento de una manipulación tecnológica a gran escala.

Y eso si sin tener en cuenta las dificultades (e imposibilidades) de dar cuenta de las múltiples consecuencias de una acción de semejante escala cuando se trata de sistemas tan complejos como el régimen climático terrestre. Nos seguimos manejando con la confianza de la ciencia predictiva de los sistemas lineales cuando en realidad estamos frente a la incertidumbre de los sistemas complejos no lineales.

 


El Ministerio del Futuro se publicó en 2020, el año en que se produjo la pandemia. Desde entonces, la pandemia sigue haciendo estragos y los efectos del cambio climático son cada vez más palpables. ¿Qué tiene que pasar para que esto sea un punto de inflexión para el mundo?

Más conciencia, más análisis, más flexibilidad. La creación de mayorías políticas operativas en todas las grandes economías, hacia la adopción de medidas inmediatas y contundentes en coordinación con todas las demás naciones a través del Acuerdo de París. Que los bancos centrales ayuden a crear una nueva economía política en la que el dinero se aleje de las actividades de quema de carbono y se dedique a la descarbonización. Todo esto tendrá que ser liderado por la gente diciendo a sus representantes políticos que lo hagan. La resistencia a todos los líderes autoritarios nacionalistas que fomentan el tribalismo e ignoran el problema climático; estas fuerzas son fuertes, y deben ser derrotadas.


Lo que podría ser más fuerte, al final, es el sentido de Un Planeta; que todos estamos atrapados en una biosfera y tenemos que crear una buena relación con ella o nada más funcionará. Se trata de la concienciación y la educación. Si cada acontecimiento natural y humano se ve como un aspecto de la historia más amplia de hacer frente al cambio climático y encontrar un equilibrio entre las personas y la biosfera, entonces toda la estructura de sentimientos de la civilización humana cambiará de acuerdo con esa realidad. Todas las cosas que ocurran se verán bajo esa nueva luz. Se tratarán de maneras que ahora parecen improbables, pero que cada vez más se verán como normales, incluso como la "única manera". Por supuesto que cuidas de tu casa, de tu cuerpo extendido, de tu único sistema de soporte vital. ¿Quién no lo haría? Sería estúpido no hacerlo. Y así te encuentras viviendo según una nueva visión del mundo, con una nueva estructura de sentimientos y en una nueva economía política. Sucederá, y cuanto antes mejor.


MAS SOBRE GEOINGENIERÍA:

  • Algunos dicen que podemos salir de la crisis climática con geoingeniería. NO les crea - aquí

  • La aterradora política de la geoingeniería - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con el sistema - aquí

  • Por qué la geoingeniería sigue siendo un peligroso sueño tecno-utópico - aquí

  • El "Sugar Daddy" de la geoingeniería - aquí

  • No sabremos si la geoingeniería solar funciona - aquí

  • Una empresa de Bill Gates tiene como objetivo rociar polvo en la atmósfera para bloquear el sol - aquí

  • China está ampliando su programa de modificación del clima: deberíamos estar preocupados - aquí

  • Prueban un arriesgado plan de geoingeniería planetaria en Australia - aquí

  • Harvard crea un panel asesor para supervisar un proyecto de geoingeniería solar - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram