top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Cómo el movimiento ecologista puede volver a encontrar su camino



Por CHARLES EISENSTEIN - 26 de marzo de 2023

El autor, en la medida de lo posible, ofrece su trabajo como regalo. Lo pone en línea sin muro de pago de ningún tipo. Las contribuciones a los cursos en línea se determinan voluntariamente en el momento de inscribirse en cada uno de ellos. También mantiene el sitio limpio de publicidad.

Esto significa que depende del apoyo financiero voluntario para su subsistencia. Puede hacer una donación periódica o puntual utilizando el formulario de abajo, por la cantidad que le parezca bien. Si tiene problemas económicos, no done dinero. Visite nuestra página de contacto para conocer otras formas de apoyar esta labor.



 

Un tema central de mi libro sobre el clima es que, si hemos de centrar nuestra atención en una sola sustancia, no debería ser el dióxido de carbono, sino el agua. Más allá del efecto invernadero, el agua es crucial para que el mundo mantenga las condiciones necesarias para que la vida prospere.


Una de las funciones del agua es la de vehículo de transporte de calor, parte de la fisiología de este planeta vivo. Vea este nuevo vídeo animado sobre cómo las plantas influyen en las temperaturas locales y globales a través del movimiento del agua.


Este vídeo, junto con otros artículos sobre la bomba biótica y la hidrología, nace de la idea de muchos ecologistas de que hemos cometido un error científico, estratégico, retórico y político al reducir la crisis ecológica al clima y la crisis climática al carbono. La Tierra se entiende mejor como un ser vivo con una fisiología compleja, cuya salud depende de la salud de los órganos que la componen. Sus órganos son los bosques, los humedales, las praderas, los estuarios, los arrecifes, los depredadores, las especies clave, el suelo, los insectos y, de hecho, todos los ecosistemas intactos y todas las especies de la Tierra. Si seguimos degradándolos, drenándolos, cortándolos, envenenándolos, pavimentándolos y matándolos, la Tierra morirá de un millón de cortes. Morirá de insuficiencia orgánica, independientemente de los niveles de gases de efecto invernadero.


Por eso, si se me permite el atrevimiento de hacer una predicción, en los próximos años asistiremos a una alteración cada vez más dramática de los patrones climáticos. De hecho, ya ha comenzado. Las inundaciones, las sequías, los incendios, el calor anómalo, el frío, la humedad y la sequía en la época equivocada del año se intensificarán, incluso en ausencia de un calentamiento global significativo. Tal es ya el caso. Seguro que se ha dado cuenta. El tiempo ha sido raro en los últimos años; en algunos lugares, devastador. Sin embargo, las temperaturas globales (según la medida más fiable, las mediciones por satélite de la troposfera inferior) son aproximadamente las mismas que en 2016. La tendencia general desde que comenzaron las mediciones es definitivamente una tendencia al calentamiento (unos 0,13 grados por década), pero no se ha acelerado.


Aquí radica el error estratégico. Una vez enganchado el carro del medio ambiente al caballo del calentamiento global, ¿qué pasa si el caballo deja de correr? No se habrán resuelto nuestros problemas medioambientales. Si las temperaturas dejan de subir, no se habrá evitado la crisis. Porque el núcleo de la crisis no es el calentamiento, sino el ecocidio, la muerte de los ecosistemas, la muerte de la vida.


El vídeo y los vídeos que lo acompañan ilustran claramente algunas de las formas en que esto ocurre. La destrucción del suelo y de la vida vegetal, así como de todos los demás agentes ecológicos de los que se nutren y de los que dependen, conduce directamente a ciclos de inundaciones y sequías que luego se achacan al calentamiento global. Los complejos circuitos homeostáticos de retroalimentación que mantienen la estabilidad se deshacen. La pérdida del Amazonas puede provocar sequías en Colorado. La pérdida de selvas tropicales en Borneo y Sumatra puede provocar sequías en China. La pérdida del Congo provoca inundaciones en Nigeria. Todo está conectado con todo lo demás.


¿Calculando nuestro camino hacia el amor?

Ayer estuve de excursión cerca de mi casa, en la Reserva Carter. Hay árboles muertos por todas partes. Casi todos los robles están muertos. En otros lugares del estado, se han talado extensiones de robles centenarios para construir granjas solares. Pongámoslo entre comillas: "granjas". El conservacionista y profesor de entomología Douglas Tallamy dice lo siguiente en respuesta a los defensores de la industria que afirman que los beneficios ecológicos de las "granjas" solares superan los beneficios de un bosque.


"Talar una planta solar existente, que es un árbol, para construir una artificial es ridículo", afirma. "Es algo más que energía. La energía solar no alimenta ni a un solo pájaro, no gestiona la cuenca hidrográfica. El único valor ecológico es captar la energía del sol, que es lo que hacen las plantas, pero no la transmite al resto de la cadena alimentaria. Son las plantas y los animales que nos rodean los que gestionan los ecosistemas de los que todos dependemos. Sé que queremos energía renovable, pero ya tenemos suficiente tierra arrasada. Pongan los paneles solares en los tejados. Pónganlos en todas las propiedades destruidas que ya tenemos. No talen los bosques existentes. Es totalmente contrario a los objetivos de conservación".1


¿En qué se basa el argumento de la industria de que una "granja" solar es mejor que un bosque? En las matemáticas del carbono. Suman las cifras de secuestro de un bosque maduro y las comparan con el equivalente en combustibles fósiles de la producción fotovoltaica. Este es un ejemplo extremo, aunque demasiado común, de lo que ocurre cuando definimos "verde" en términos de dióxido de carbono. Hay más extremos en el horizonte. ¿Qué ocurrirá si, como algunos creen probable, las tecnologías de captura de carbono alcanzan la viabilidad económica? Las matemáticas del carbono ya producen a veces resultados perversos, como ocurre con las compensaciones de carbono casi inútiles. Las matemáticas del carbono subestiman enormemente la utilidad ecológica de los bosques, dado el papel que desempeñan en el ciclo del agua y en la fisiología de la Tierra. Inevitablemente, cuando las matemáticas del carbono definen lo "verde", los bosques se resienten.


Nada de esto quiere decir que las emisiones de gases de efecto invernadero sean benignas. La degradación de los órganos ecosistémicos de la Tierra la hace menos capaz de hacer frente a los cambios en la composición de los gases atmosféricos. El flujo termodinámico adicional a través de un sistema ya inestable exacerba las inestabilidades existentes. Además, desde el punto de vista de la Tierra viva, hay muchas razones para reducir el desarrollo de los combustibles fósiles que no tienen nada que ver con el CO2 o el metano. La minería a cielo abierto, la perforación, la fracturación hidráulica, la quema, el desarrollo del petróleo en alta mar, etc. devastan los ecosistemas, envenenan paisajes enteros, destruyen el hábitat, acidifican la lluvia, contaminan el agua y corren el riesgo de vertidos catastróficos.


Pero la solución no es cambiar la civilización industrial por otra tecnología energética igual o más dañina. En su lugar, tenemos que considerar cuestiones de escala y finalidad. Escala: la energía solar en tejados es diferente de los campos fotovoltaicos a escala comercial. Los reactores de biogás en granjas son diferentes de las plantaciones de biocombustibles a escala industrial. Las microcentrales hidroeléctricas son diferentes de las megarepresas. En cada caso, la primera encaja en una relación ecológica con los seres específicos, humanos y de otro tipo, de un lugar. En cuanto a la finalidad, ¿realmente necesitamos producir más y más energía para siempre? ¿Contribuye realmente al bienestar humano? Casas más grandes, más armas, más cosas, todo el programa tecnológico desarrollista que nos separa cada vez más de la vida y la materia... ¿para qué sirve? En última instancia, la "solución" a la crisis ecológica no es técnica. Viene de reclamar valores básicos y cambiar nuestra relación con la naturaleza.


Comentando la tala de bosques para construir paneles solares, Tellamy escribió: "Es totalmente antitético con los objetivos de la conservación". Sí. El movimiento ecologista tiene que volver a sus raíces. Conservación no significa "usar más despacio" o "guardar para más tarde". Lo que la palabra realmente significa es servir con. Servir juntos. ¿Servir a qué? Servir a la vida. Es un error retórico enmarcar el ecologismo de otro modo que no sea el amor a la naturaleza, el amor a la vida. Nadie se hace ecologista por todo el dinero que ahorrará. Nadie calcula su camino hacia el amor. Y los cambios que tendremos que hacer para restaurar la vitalidad de la Tierra a partir de su actual agotamiento requerirán un grado de valentía y sacrificio que sólo proviene del amor. No nos dejaremos coaccionar ni sobornar.


Un veterano activista me habló una vez de una reunión a la que asistió en los años ochenta, en la que un grupo de destacados ecologistas decidió adoptar el término "sostenibilidad" en su léxico básico. "Queríamos sonar científicos", dijo. "No queríamos utilizar palabras como 'amor' o 'precioso' y que nos tacharan de abraza-árboles. Queríamos dar a la gente una razón racional y contundente de por qué debemos proteger la naturaleza. Pensamos que apelar a la belleza y el carácter sagrado de la naturaleza no llegaría a la gente que la estaba destruyendo, así que intentamos hablar de su propio interés".


Alrededor de la misma época, el calentamiento global entró en la conciencia del movimiento ecologista, creciendo con los años hasta convertirse en su tema definitorio. Al principio, el calentamiento global (ahora llamado cambio climático) parecía una bendición para el movimiento. Ahora podríamos obligar a las empresas y a los gobiernos a hacer lo que siempre habíamos querido, apelando no sólo a los sentimientos sobre la magnificencia de la naturaleza, y no sólo a la preocupación por la salud de algún subgrupo de personas a favor del viento, sino a la supervivencia de la propia civilización. Ya no hace falta ser un amante de la naturaleza para apoyar los objetivos del ecologismo.


Dejemos que esta última afirmación cale hondo. Ya no hace falta ser un amante de la naturaleza para apoyar los objetivos del ecologismo.


El resultado es que el ecologismo ha sido secuestrado por personas e instituciones que no son amantes de la naturaleza. Vemos a dónde conduce: la naturaleza muere al servicio de la "sostenibilidad". Se talan bosques para construir granjas solares. Se sacrifican paisajes para explotar minas de litio, cobalto, plata, tierras raras, etc. para la descarbonización. Hay muchísimo dinero en la industria de la sostenibilidad. Es la misma historia de siempre. Mientras tanto, descuidamos las prioridades más importantes desde la perspectiva de la Tierra Viva. La energía, la financiación y la atención se dirigen a "salvar el mundo" reduciendo el CO2. En comparación, se descuidan las praderas de pastos marinos. Las turberas. Los manglares. Los castores. Los elefantes. Las ballenas. Los tiburones. Sin embargo, todos ellos son vitales para la fisiología planetaria.


Tres prioridades para sanar el medio ambiente

No todo está perdido. De hecho, hay una forma de "salvar el mundo". Lo pongo entre comillas porque, en última instancia, la elección a la que nos enfrentamos no tiene que ver con nuestra supervivencia, sino con el tipo de mundo en el que elegimos vivir. ¿Un mundo lleno de vida? ¿O una gigantesca mina a cielo abierto / vertedero / aparcamiento? Digamos que hay una forma de regenerar un mundo lleno de vida. La forma es promulgar una reverencia por la vida en todas sus formas. Esto se traduce en tres prioridades para la atención y la financiación de los ecologistas.


La primera recuerda el conservacionismo tradicional. Debemos proteger absolutamente cualquier ecosistema intacto que quede del desarrollo, ya sea para petróleo y gas, minerales, madera, ganadería, suburbios, embalses de presas, pesca a escala industrial o biocombustibles. Los pocos órganos intactos que quedan de Gaia son sus reservas de biodiversidad y su memoria de salud. Nótese bien que "proteger" no suele significar cercar y mantener alejados a los humanos. De hecho, la correcta participación humana puede mejorar la salud de los ecosistemas cuando esos humanos tienen una comprensión íntima y reverencia por los lugares donde viven.


La segunda prioridad es la regeneración: devolver la vida a los lugares donde se ha agotado. La agricultura y la ganadería regenerativas, la agrosilvicultura, las reservas marinas, la reintroducción del castor, la reintroducción del salmón, la eliminación de presas y los paisajes de retención de agua son sólo algunas de las formas de revitalizar los órganos de la tierra y ponerlos de nuevo en funcionamiento para estabilizar el clima.


La tercera prioridad es la desintoxicación. Sospecho que gran parte de la muerte de los bosques (no se trata sólo de robles) y del colapso de los insectos (en la mayoría de los lugares, al menos el 80% de los insectos han desaparecido) se debe a la omnipresencia de herbicidas, pesticidas, residuos tóxicos y otros tipos de contaminación en el medio ambiente. Me quedé estupefacto cuando supe que en el este de Estados Unidos se fumigan habitualmente vastas zonas forestales para "controlar" las plagas de insectos. Las dioxinas, los AGP, los antibióticos, los residuos farmacéuticos y los productos químicos agrícolas contaminan todos los ecosistemas de la Tierra, todos los animales y todas las células. Son detectables incluso en la Antártida. Añádase a esto la pulverización aérea de aluminio y otras partículas en experimentos de geoingeniería, que provocan niveles elevados de aluminio en lugares alejados de cualquier fuente industrial. Y no olvidemos el impacto poco reconocido de la contaminación electromagnética, la contaminación lumínica y la contaminación acústica en los ecosistemas. Todo lo anterior perjudica a la Tierra a nivel tisular, debilitando aún más sus órganos ya comprometidos.


No me preocupa que nuestro sistema no sea sostenible. Me preocupa que lo sea. Me temo que podemos seguir arrasando la tierra viva, indefinidamente, acabando en un mundo de hormigón, tan crónicamente enfermos física y mentalmente que debamos incorporar asistencia tecnológica a nuestros propios cerebros y cuerpos. Me temo que compensaremos la conexión perdida con un mundo vivo con una floreciente gama de sustitutos virtuales, realidades digitales y aventuras en línea, buscando trágicamente algo que llegamos a olvidar que alguna vez tuvimos. ¿Recuerdas lo ruidosas que eran las ranas? ¿Recuerdas las bandadas de pájaros que se extendían de horizonte a horizonte? ¿Recuerdas las nubes de luciérnagas que iluminaban las noches de la juventud de mi padre? Me temo que olvidaremos que alguna vez vivimos en semejante riqueza y nos conformaremos en su lugar con Mario Cart. Ya estamos muy avanzados en este camino hacia un mundo de hormigón, y muy avanzados en el camino de aprender a lidiar con él. Los médicos estadounidenses recetan cada año unos 120 millones de ISRS, 118 millones de Adderall, Ritalin y otros medicamentos para el TDAH, y 120 millones de benzodiacepinas2 . No es de extrañar que la gente nunca haya sido tan feliz.


La desolación interior refleja la exterior. La crisis ecológica y la crisis espiritual que llamamos "salud mental" comparten una fuente común: la negación de la Tierra como ser vivo, digno de amor, digno de servicio. El conservacionista bebe de un pozo de verdad: que el propósito del ser humano es participar en el florecimiento de la vida. Servir con. Alejados de ese propósito, inevitablemente enfermamos. Esa enfermedad interior, esa enfermedad del alma, refleja la enfermedad exterior de los ecosistemas. ¿Podría haber alguna duda, en última instancia, de que el clima global refleja el clima social, el clima político, el clima económico y el clima psíquico?


Las tres prioridades que acabo de enumerar no son meros retoques técnicos del proyecto de ingeniería de la Tierra. Son algo natural para cualquiera que contemple la Tierra como un ser vivo con una fisiología compleja. Al contemplar la Tierra como un ser, un ser magnífico, un ser precioso, un ser sagrado, nos enamoramos cada vez más. Aquí es donde se reencuentra el alma del movimiento ecologista y se cumple su destino de transformar la civilización.

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page