• Homo consciens

Cómo la lucha de una madre puede ayudar a prevenir otras muertes por contaminación de aire



Fuente: The Guardian - Por Sandra Laville - Diciembre 2020

La decisión histórica de que los gases tóxicos mataron a Ella Kissi-Debrah, una londinense de nueve años es el resultado de una larga campaña por la verdad.


Hasta ahora, las estadísticas sobre las muertes por contaminación atmosférica se han presentado en blanco y negro - números en una página que estiman que entre 28.000 y 36.000 personas morirán como resultado de la contaminación tóxica del aire cada año en el Reino Unido.


Pero la vida y la muerte de Ella Kissi-Debrah, de nueve años, es a todo color: desde las fotos de ella con su leotardo de gimnasia con medallas colgando, hasta la imagen de su madre y sus hermanos sosteniendo en alto su fotografía, cuando ya no la tenían, mientras hacían campaña por la verdad.


Como el profesor Sir Stephen Holgate le dijo al forense, detrás de las estadísticas citadas a menudo se encuentran individuos cuyas vidas han sido acortadas. "Cada número que entra en estos estudios es una sola persona muriendo", dijo.


Holgate rindió homenaje a la resistencia de la madre de Ella, Rosamund Kissi-Debrah, por su tenacidad, que el miércoles ayudó a hacer historia legal cuando por primera vez se registró la contaminación del aire como causa de una muerte individual en el Reino Unido.


Los dos últimos años de la vida de Ella estuvieron marcados por severos ataques de asma que la llevaron al colapso y a su ingreso en el hospital casi 30 veces. Sus pulmones colapsaron, o parcialmente colapsaron, en cinco ocasiones, mientras luchaba por sobrevivir lo que el forense escuchó que era una forma de asma que inundaba sus pulmones con líquido.


Fue el examen de Holgate de estos años, registrado en notas médicas de una serie de expertos a los que Kissi-Debrah acudió en busca de ayuda, lo que condujo a la aparición de un patrón.


A diferencia de la mayoría de las personas con asma, los ataques de Ella no fueron desencadenados por el polen o por infecciones respiratorias, sino por otra cosa. El trabajo de Holgate expuso ese patrón como uno estacional: fue en invierno, cuando los niveles de contaminación del aire se dispararon, cuando Ella se vio afectada por ataques de tos, lo que desencadenó secreciones en sus pulmones que a su vez desencadenaron sus colapsos.


Ella y su familia vivían a sólo 25 metros de South Circular Road en Lewisham, al sudeste de Londres, donde los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno del tráfico superaron constantemente el límite legal anual de 40µg/m3 entre 2006 y 2010.


La escala de la crisis era una emergencia de salud pública, según se dijo en la audiencia, y los esfuerzos de las autoridades para enfrentarla eran glaciales.


Pero mientras caminaba a la escuela por la carretera principal y a veces por las calles secundarias, Ella y su madre ignoraban el daño que el aire tóxico estaba causando. Nadie les había dicho nada.


Kissi-Debrah dijo que no sabía casi nada sobre la contaminación del aire o el dióxido de nitrógeno mientras su hija estaba viva. "Sabía sobre los gases de los coches, la frase, pero nada más".


La primera investigación sobre la muerte de su hija en 2014 registró que Ella había muerto en febrero de 2013 de un fallo respiratorio agudo. No se mencionó ningún factor ambiental que causara el colapso fatal.


Fue sólo cuando Kissi-Debrah lanzó una organización benéfica en nombre de su hija para mejorar las vidas de los niños con asma en el sudeste de Londres que empezó a hacer conexiones.


"Recibí una llamada de alguien que me dijo que en los dos días que siguieron a la muerte de Ella hubo grandes picos en la contaminación del aire a nivel local", dijo Kissi-Debrah. A partir de ahí las pruebas crecieron, y el caso fue asumido por la abogada de derechos humanos Jocelyn Cockburn.


Cuando Holgate presentó un informe para la familia el año pasado que relacionaba los niveles de contaminación del aire con la muerte de Ella, el fiscal general anuló la primera investigación.


En las últimas dos semanas se ha llevado a cabo una investigación muy diferente sobre lo que le quitó la vida a la niña de nueve años en el tribunal forense.


Esta vez, los departamentos gubernamentales, los funcionarios de la autoridad local y el alcalde de Londres fueron interrogados sobre lo que hicieron - o no hicieron - para reducir los niveles ilegales de contaminación del aire en el área donde vivía Ella.


Crucialmente, se les interrogó sobre si informaban al público sobre el riesgo que corría su vida por el aire que respiraban, y si sus fallas podrían haber violado el derecho a la vida de Ella.


Como prueba desgarradora, Kissi-Debrah, una antigua profesora, dijo al forense que si hubiera sabido que el aire que respiraba su hija la estaba matando, se habría mudado de casa inmediatamente.


"Estábamos desesperados por cualquier cosa que la ayudara. Me habría mudado inmediatamente, habría encontrado otro hospital para ella y me habría mudado. No puedo decirlo lo suficiente. Yo estaba desesperada, ella estaba desesperada", dijo.


El impacto de dejar el entorno tóxico podría haber llevado a un resultado diferente para Ella, dijo Holgate a la audiencia.


Se refirió a un caso en Francia el año pasado, en el que una madre demandó con éxito al Estado francés por el impacto de vivir cerca de la autopista de circunvalación de Saint-Ouen. La madre y la hija se trasladaron a Orleans por consejo de los médicos y su salud mejoró considerablemente.


Para Ella, eso no ocurrió. Pero el descubrimiento esta semana por un forense de Londres de que la contaminación atmosférica fue la culpable de su muerte, después de la larga lucha de su madre por la verdad, puede ayudar a evitar que otros niños en la situación de su hija sufran como ella.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram