©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Cómo la vida se convirtió en una terrible competencia sin fin

Los estragos humanos del sistema: la meritocracia premia sólo los logros educativos y laborales que se valoran en el mercado, haciendo que todos -incluso los ricos- sean miserables. Reseña del libro "La trampa de la meritocracia"



Fuente: The Atlantic

4 de septiembre de 2019.

Por Daniel Markovits - Profesor de la Yale Law School y autor de The Meritocracy Trap


En el verano de 1987, me gradué de una escuela secundaria pública en Austin, Texas, y me dirigí al noreste para asistir a Yale. Luego pasé casi 15 años estudiando en varias universidades -la Escuela de Economía de Londres, la Universidad de Oxford, Harvard y, finalmente, la Facultad de Derecho de Yale- obteniendo una serie de títulos a lo largo del camino. Hoy en día, enseño en Yale Law, donde mis estudiantes se parecen a mi yo más joven: Son, en su inmensa mayoría, productos de padres profesionales y universidades de alto nivel. Les transmito las ventajas que mis propios maestros me otorgaron. Ellos y yo debemos nuestra prosperidad y nuestra casta a la meritocracia.


Hace dos décadas, cuando empecé a escribir sobre la desigualdad económica, la meritocracia parecía más una cura que una causa. Los primeros defensores de la meritocracia defendieron la movilidad social. En los años sesenta, por ejemplo, el presidente de la Universidad de Yale, Kingman Brewster, introdujo admisiones meritocráticas en la universidad con el objetivo expreso de romper una élite hereditaria. Los ex-alumnos habían creído durante mucho tiempo que sus hijos tenían el derecho de estar en Yale; a partir de ahora los futuros estudiantes obtendrían la admisión en base a sus logros más que a su crianza. La meritocracia -por un tiempo- le dio el acceso a externos talentosos y trabajadores.


Los meritocráticos de hoy en día siguen afirmando salir adelante a través del talento y el esfuerzo, utilizando medios que están disponibles a todo el mundo. En la práctica, sin embargo, la meritocracia excluye ahora a todos los que no pertenecen a una élite estrecha. Harvard, Princeton, Stanford y Yale inscriben colectivamente a más estudiantes de hogares en el 1% superior de la distribución del ingreso que de hogares en el 60% inferior. Las preferencias heredadas, el nepotismo y el fraude descarado siguen dando a los solicitantes ricos ventajas. Pero las causas dominantes de este sesgo hacia la riqueza se pueden remontar a la meritocracia. En promedio, los niños cuyos padres ganan más de $200,000 al año obtienen unos 250 puntos más en el SAT que los niños cuyos padres ganan entre $40,000 y $60,000. Sólo uno de cada 200 niños de la tercera parte más pobre de los hogares obtiene resultados en el SAT en el promedio de Yale. Mientras tanto, los principales bancos y estudioes de abogados, junto con otros empleadores bien pagados, reclutan casi exclusivamente de unas pocas universidades de élite.


La gente trabajadora ya no disfruta de oportunidades genuinas. Según un estudio, sólo uno de cada 100 niños nacidos en la quinta parte más pobre de los hogares, y menos de uno de cada 50 niños nacidos en la quinta parte media, se sumarán al 5%. La movilidad económica absoluta también está disminuyendo -las probabilidades de que un niño de clase media supere a sus padres han disminuido en más de la mitad desde mediados de siglo- y la caída es mayor entre la clase media que entre los pobres. La cultura de la meritocracia enmarca esta situación como un fracaso personal, añadiendo un insulto moral al daño económico.


La bronca por la desigualdad económica se dirige con frecuencia contra las instituciones meritocráticas. Casi tres quintas partes de los republicanos creen que los colegios y universidades son malos para Estados Unidos, según el Pew Research Center. La indignación generalizada por el escándalo de las admisiones a la universidad a principios de este año se aprovechó de un profundo y amplio pozo de resentimiento. Este enojo está justificado, pero también distorsiona. La indignación por el nepotismo y otras formas vergonzosas de aprovecharse que tiene la élite valoriza implícitamente los ideales meritocráticos. Sin embargo, la meritocracia en sí misma es el mayor problema, y está paralizando el sueño americano. La meritocracia ha creado una competencia que, incluso cuando todos siguen las reglas, sólo los ricos pueden ganar.


Pero, ¿qué han ganado exactamente los ricos? Incluso los beneficiarios de la meritocracia sufren ahora a causa de lo que demanda. Atrapa a los ricos con la misma seguridad que excluye al resto, ya que los que consiguen llegar a la cima deben trabajar con una intensidad aplastante, tratando de hacer valer su costosa educación para obtener un beneficio.


Nadie debería llorar por los ricos. Pero los daños que la meritocracia les impone son reales e importantes. El diagnóstico de cómo la meritocracia daña a las élites enciende la esperanza de una cura. Estamos acostumbrados a pensar que reducir la desigualdad requiere una carga para los ricos. Pero debido a que la desigualdad meritocrática no sirve a nadie, escapar de la trampa de la meritocracia beneficiaría prácticamente a todos.


Las élites se enfrentan en primer lugar a presiones meritocráticas en la primera infancia. Los padres -a veces a regañadientes, pero sintiendo que no tienen alternativa- inscriben a sus hijos en una educación dominada no por los experimentos y el juego, sino por la acumulación de la formación y las habilidades, o el capital humano, necesario para ser admitidos en una universidad de élite y, finalmente, para asegurar un trabajo de élite. Los padres ricos en ciudades como Nueva York, Boston y San Francisco aplican comúnmente a 10 jardines de infantes, llevando a cabo un sinfín de ensayos, evaluaciones y entrevistas, todos diseñados para evaluar a niños de 4 años. Para aplicar a escuelas de élite de nivel medio y secundario hay que hacer lo mismo. Donde antes los niños aristocráticos se deleitaban con sus privilegios, ahora los niños meritocráticos calculan su futuro: planean y planifican, a través de rituales de autopresentación, en ritmos familiares de ambición, esperanza y preocupación.


Las escuelas animan a los niños a operar de esta manera. En una escuela primaria de élite del noreste, por ejemplo, un maestro publicó un "problema del día", que los estudiantes tenían que resolver antes de irse a casa, aunque no había tiempo para trabajar en él. El objetivo del ejercicio era entrenar a los alumnos de quinto grado para que aprovecharan unos cuantos minutos extra de tiempo haciendo varias tareas a la vez o sacrificando el recreo.


Tales demandas tienen un precio. Las escuelas secundarias y preparatorias de élite ahora comúnmente requieren de tres a cinco horas de tarea por día; los epidemiólogos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido sobre la privación de sueño inducida por el trabajo escolar. Los estudiantes ricos muestran tasas más altas de abuso de drogas y alcohol que los estudiantes pobres. También sufren depresión y ansiedad a tasas que llegan a triplicar las de sus compañeros de edad en todo el país. Un estudio reciente de una escuela secundaria de Silicon Valley encontró que el 54% de los estudiantes mostraban síntomas de depresión de moderados a severos y el 80% mostraba síntomas de ansiedad de moderados a severos.


Sin embargo, estos estudiantes tienen buenas razones para esforzarse como lo hacen. Las universidades de élite que hace apenas unas décadas aceptaban el 30% de sus solicitantes ahora aceptan menos del 10%. El cambio en ciertas instituciones ha sido aún más dramático: La Universidad de Chicago admitió al 71% de sus solicitantes en 1995. En 2019 admitió menos del 6%.


La competencia se intensifica cuando los meritocráticos entran en el lugar de trabajo, donde la oportunidad de la élite sólo es excedida por el esfuerzo competitivo requerido para aprovecharla. Una persona cuya riqueza y estatus dependen de su capital humano simplemente no puede permitirse el lujo de consultar sus propios intereses o pasiones al elegir su trabajo. En cambio, debe abordar el trabajo como una oportunidad para extraer valor de su capital humano, especialmente si quiere un ingreso suficiente para comprar a sus hijos el tipo de educación que aseguró su propio elitismo. Debe dedicarse a una clase muy restringida de trabajos bien remunerados, concentrados en finanzas, administración, derecho y medicina. Mientras que los aristócratas se consideraban una vez una clase de ocio, los meritocráticos trabajan con una intensidad sin precedentes.


En 1962, cuando muchos abogados de élite ganaban aproximadamente un tercio de lo que ganan hoy en día, la American Bar Association podía declarar con confianza: "Hay aproximadamente 1.300 horas de honorarios al año" a disposición del abogado normal. En el año 2000, por el contrario, un importante bufete de abogados declaró con la misma confianza que una cuota de 2.400 horas facturables, "si se gestiona adecuadamente", era "razonable", lo que es un eufemismo de "necesario para tener la esperanza de convertirse en socio". Debido a que no todas las horas que un abogado trabaja son facturables, facturar 2,400 horas podría fácilmente requerir trabajar de 8 a.m. a 8 p.m. seis días a la semana, todas las semanas del año, sin vacaciones o días de enfermedad. En finanzas, las "horas de los banqueros" -nombradas originalmente por el día hábil de 10 a 3 fijado por los bancos desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX y más tarde utilizadas para referirse de manera más general a cualquier trabajo liviano- han dado paso al irónicamente llamado "banquero 9 a 5", que comienza a las 9 a.m. de un día y se extiende hasta las 5 a.m. del siguiente. Los gerentes de élite fueron una vez "hombres de la organización", protegidos por un empleo de por vida en una jerarquía corporativa que recompensaba la antigüedad por encima del rendimiento. Hoy en día, cuanto más sube una persona en el organigrama, más duro se espera que trabaje. Los "principios de liderazgo" de Amazon exigen que los gerentes tengan "estándares implacablemente altos" y que "entreguen resultados". La compañía les dice a los gerentes que cuando "chocan contra la pared" en el trabajo, la única solución es "escalar la pared".


Los estadounidenses que trabajan más de 60 horas a la semana informan que, en promedio, preferirían 25 horas semanales menos. Dicen esto porque el trabajo los somete a una "hambre de tiempo" que, según un estudio de 2006, interfiere con su capacidad de tener relaciones sanas con su cónyuge e hijos, de mantener su hogar, e incluso de tener una vida sexual satisfactoria. Un encuestado por un relevamiento de la Harvard Business School a ejecutivos insistió con orgullo: "Los 10 minutos que les doy a mis hijos por la noche son un millón de veces mejores que 10 minutos en el trabajo". ¡Diez minutos!


La capacidad de soportar estas horas con gracia, o al menos con austeramente, se ha convertido en un criterio para el éxito meritocrático. Una alta ejecutiva de una gran empresa, entrevistada por la socióloga Arlie Russell Hochschild para su libro The Time Bind, observó que los aspirantes a directivos que han demostrado sus habilidades y dedicación se enfrentan a una "eliminación final": "Algunas personas se apagan, se ponen raras porque trabajan todo el tiempo.... La gente de arriba son muy inteligentes, trabajan como locos y no se apagan. Todavía son capaces de mantener un buen estado mental y mantener su vida familiar unida. Ganan la carrera".


Una persona que extrae ingresos y estatus de su propio capital humano se pone, literalmente, a disposición de los demás, se agota a sí misma. Los estudiantes de élite temen desesperadamente el fracaso y anhelan los signos convencionales de éxito, incluso cuando son conscientes de su futilidad y se burlan públicamente ellos. Los trabajadores de élite, por su parte, encuentran cada vez más difícil perseguir pasiones genuinas o ganar significado a través de su trabajo. La meritocracia atrapa a generaciones enteras dentro de miedos degradantes y ambiciones poco auténticas: siempre hambrientos pero nunca encontrando, ni siquiera conociendo, que es lo que realmente quieren.


La élite no debería -no tienen derecho- a esperar simpatía de aquellos que permanecen excluidos de los privilegios y beneficios de la alta casta. Pero ignorar cuán opresiva es la meritocracia para los ricos es un error. Los ricos ahora dominan la sociedad no de forma ociosa sino con esfuerzo. Los conocidos argumentos que una vez derrotaron la desigualdad aristocrática no se aplican a un sistema económico basado en recompensar el esfuerzo y la habilidad. El trabajo implacable de la banquera que trabaja cien horas a la semana (lo que equivale a 14.30hs los 7 días de la semana) la inocula contra cargos de ventaja no ganada. Mejor, entonces, convencer a los ricos de que todo su trabajo no está dando sus frutos.


Es posible que necesiten menos convicción de lo que usted piensa. A medida que la trampa de la meritocracia se cierra alrededor de las élites, los propios ricos se están volviendo contra el sistema prevaleciente. Las llamadas clamorosas a favor del equilibrio entre el trabajo y la vida privada suenan cada vez más fuerte. Aproximadamente dos tercios de los trabajadores de élite dicen que rechazarían un ascenso si el nuevo trabajo exigiera aún más de su energía. Cuando era decano de la Facultad de Derecho de Stanford, Larry Kramer advirtió a los graduados que los abogados de las mejores firmas están atrapados en un ciclo aparentemente interminable: Los salarios más altos requieren más horas que sean facturables para mantenerlos, y muchas horas requieren salarios aún más altos para justificarlas. ¿A qué intereses, se lamentó, sirve este sistema? ¿Alguien realmente lo quiere?


Escapar de la trampa de la meritocracia no será fácil. Las élites se resisten naturalmente a las políticas que amenazan con socavar sus ventajas. Pero simplemente no es posible enriquecerse con su propio capital humano sin explotarse a sí mismo y empobrecer su vida interior, y los meritocráticos que esperan tener su pastel y comerlo también se engañan a sí mismos. Construir una sociedad en la que una buena educación y buenos empleos estén al alcance de un mayor número de personas, de modo que alcanzar los peldaños más altos de la escala sea simplemente menos importante, es la única manera de aliviar las tensiones que ahora impulsan a la élite a a aferrarse a su estatus.


¿Cómo se puede hacer eso? Por un lado, la educación -cuyos beneficios se concentran en los hijos extravagantemente capacitados de padres ricos- debe ser abierta e inclusiva. Las escuelas y universidades privadas deberían perder su condición de exentas de impuestos a menos que la mitad de sus estudiantes provengan de familias que se encuentran en los dos tercios inferiores de la distribución del ingreso. Y los subsidios públicos deberían alentar a las escuelas a cumplir con este requisito mediante la ampliación de la matrícula.


Una agenda política paralela debe reformar el trabajo, favoreciendo los bienes y servicios producidos por trabajadores que no tienen una formación elaborada ni títulos de lujo. Por ejemplo, el sistema de atención de la salud debe hacer hincapié en la salud pública, la atención preventiva y otras medidas que pueden ser supervisadas principalmente por enfermeras practicantes, en lugar de tratamientos de alta tecnología que requieren médicos especialistas. El sistema legal debería desplegar "técnicos legales" -no todos los cuales necesitarían tener un J.D (Juris Doctor Degree).- para manejar asuntos rutinarios, tales como transacciones de bienes raíces, testamentos simples, e incluso divorcios no impugnados. En finanzas, las regulaciones que limiten la ingeniería financiera y favorezca a los pequeños bancos locales y regionales puede generar puestos de trabajo a trabajadores medianamente cualificados.


El principal obstáculo para superar la desigualdad meritocrática no es técnico sino político. Las condiciones actuales inducen al descontento y al pesimismo generalizado, rayando en la desesperación. En su libro Oligarquía, el politólogo Jeffrey A. Winters analiza las eras de la historia de la humanidad desde el período clásico hasta el siglo XX, y documenta lo que ocurre con las sociedades que concentran los ingresos y la riqueza en una élite estrecha. En casi todos los casos, el desmantelamiento de esta desigualdad ha ido acompañado de un colapso social, como la derrota militar (como en el imperio romano) o la revolución (como en Francia y Rusia).


Sin embargo, hay motivos para la esperanza. La historia presenta un caso claro de una recuperación ordenada de la desigualdad concentrada: En la década de 1930, Estados Unidos respondió a la Gran Depresión adoptando el marco del New Deal que eventualmente construiría la clase media de mediados de siglo. De manera crucial, la redistribución gubernamental no fue el motor principal de este proceso. La prosperidad ampliamente compartida que este régimen estableció provino, en su mayor parte, de una economía y un mercado laboral que promovían la igualdad económica por encima de la jerarquía, al ampliar drásticamente el acceso a la educación, como en el caso de la Ley GI, y luego colocar a los trabajadores de clase media y media cualificada en el centro de la producción.


Una versión actualizada de estos acuerdos sigue estando disponible en la actualidad; una renovada expansión de la educación y un renovado énfasis en los empleos de clase media pueden reforzarse mutuamente. La élite puede reclamar su ocio a cambio de una reducción de ingresos y estatus que puede permitirse fácilmente. Al mismo tiempo, la clase media puede recuperar sus ingresos y estatus y reclamar el centro de la vida estadounidense.


La reconstrucción de un orden económico democrático será difícil. Pero los beneficios que la democracia económica aporta a todos justifican el esfuerzo. Y el violento colapso que probablemente se producirá por no hacer nada nos deja sin otra alternativa que intentarlo.


#meritocracia #sociedaddelrendimiento

Este artículo es una adaptación del nuevo libro de Daniel Markovits The Meritocracy Trap. Aparece en la edición impresa de septiembre de 2019 con el título "Los Miserables Ganadores de la Meritocracia".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram