• Homo consciens

Cómo nuestros cerebros nos protegen de la muerte




El cerebro parece categorizar la muerte como algo que sólo le ocurre a otras personas. Este experimento científico respalda las conclusiones de la psicología existencial, específicamente de Ernest Becker, y pueden explicar la negación de la crisis climática y ecológica.


Fuente: The Guardian


Esto se debe a que, según los investigadores, nuestros cerebros hacen todo lo que pueden para evitar que nos refelexionemos o ahondemos en nuestra inevitable desaparición. Un estudio encontró que el cerebro nos protege del miedo existencial al categorizar la muerte como un evento desafortunado que sólo le ocurre a otras personas.


"El cerebro no acepta que la muerte esté relacionada con nosotros", dijo Yair Dor-Ziderman, de la Universidad Bar Ilan de Israel. "Tenemos este mecanismo primario que significa que cuando el cerebro obtiene información que lo relaciona con la muerte, algo nos dice que no es confiable, así que no debemos creerlo."


Estar protegidos de los pensamientos de nuestra muerte futura podría ser crucial para que vivamos en el presente. La protección puede activarse en los primeros años de vida a medida que nuestras mentes se desarrollan y nos damos cuenta de que la muerte nos llega a todos.


"En el momento en que tienes esta capacidad de mirar hacia tu propio futuro, te das cuenta de que en algún momento vas a morir y que no hay nada que puedas hacer al respecto", dijo Dor-Ziderman. "Eso va en contra de la esencia de toda nuestra biología, que nos ayuda a seguir vivos."


Para investigar cómo el cerebro maneja los pensamientos de la muerte, Dor-Ziderman y sus colegas desarrollaron una prueba que implicaba producir señales de sorpresa en el cerebro.


Pidieron a los voluntarios que observaran los rostros aparecer en una pantalla mientras se monitorizaba su actividad cerebral. El rostro de la persona participante o el de un extraño se iluminaba varias veces en la pantalla, seguido de un rostro diferente. Varias palabras aparecieron sobre los rostros en la pantalla. La mitad de las veces se trataba de palabras relacionadas con la muerte, como "funeral" o "entierro". Los científicos encontraron que si la cara de la persona destellaba junto a palabras mortales, su cerebro apagaba su sistema de predicción. Se negaba a vincularse con la muerte y no se grababan señales de sorpresa.


Avi Goldstein, autor principal del artículo, dijo: "Esto sugiere que nos protejemos de las amenazas existenciales, o que pensamos conscientemente en la idea de que vamos a morir, cerrando las predicciones sobre nosotros mismos, o categorizando la información como sobre otras personas en lugar de sobre nosotros mismos".


Dor-Ziderman añadió: "No podemos negar racionalmente que vamos a morir, pero pensamos en ello más bien como algo que le pasa a otras personas". El estudio será publicado en NeuroImage el próximo mes.


En un pasado no tan lejano, señaló Zor-Diderman, las defensas de nuestro cerebro contra los pensamientos de muerte estaban equilibradas por la realidad de la muerte que nos rodeaba. Hoy en día, cree, la sociedad es más fóbica a la muerte, con personas enfermas confinadas en hospitales y personas mayores en residencias de ancianos. Como resultado, sospecha, la gente sabe mucho menos sobre el fin de la vida y tal vez llegue a temerle más.


Arnaud Wisman, psicólogo de la Universidad de Kent, dijo que la gente pone numerosas defensas para evitar los pensamientos sobre la muerte. Los jóvenes en particular podrían verlo como un problema para otras personas, dijo.


Su propio trabajo había descubierto que en las sociedades modernas la gente aceptaba lo que él llamaba la "cinta de escape", donde trabajar todo el tiempo, salir a divertirse, la adicción a los teléfonos móviles y el consumismo son estrategias que la gente usa para preocuparse por la muerte.


"Sin embargo, no es una solución al problema en sí mismo", dijo. "Así que tenemos que seguir escapando."



Paper - Fuente: Science Direct


Mecanismos neurales basados en la predicción para protegerse de la amenaza existencial


Autores: Y.Dor-Zidermana, A.LutzbA.Goldsteinac


Lo más destacado


-• Se presenta un relato basado en la predicción de cómo la mente evita la conciencia de mortalidad.

-• Otros mecanismos de inferencia perceptual están activamente involucrados en la negación de la muerte.

-• La respuesta automática de desviación del cerebro es eliminada para el rostro propio bajo textos de la muerte.

-• Un índice neurofisiológico autoespecífico de negación de la muerte predice el miedo a la muerte.

-• Los mecanismos activos de inferencia asocian la muerte con el "otro".



Resumen

La mente humana tiene una tendencia automática a evitar la conciencia de su mortalidad. Se desconoce cómo se implementa este mecanismo de protección a nivel neuronal. Aquí probamos la hipótesis de que los mecanismos basados en la predicción median la negación de la muerte protegiendo al yo de la amenaza existencial. Proporcionamos evidencia de que los procesos de predicción auto-específicos son desregulados durante la percepción de estímulos lingüísticos relacionados con la muerte y que este mecanismo puede predecir el miedo a la muerte. Usando un paradigma de desajuste visual de magnetoencefalografía, mostramos que la respuesta de predicción automática del cerebro a la desviación es eliminada cuando las palabras de la muerte y las representaciones de la propia cara están acopladas, pero permanece presente cuando está acoplada a otra cara o a palabras negativas. Demostramos además un vínculo funcional entre cómo la muerte impacta la imagen de uno mismo vs. la imagen de Otro, y mostramos que predice el miedo a la muerte. Finalmente, confirmamos este efecto en un experimento de inferencia activa del comportamiento que muestra que las palabras relacionadas con la muerte sesgan el juicio perceptivo sobre el yo facial y otros videos morfológicos. Juntos, estos resultados establecen, por primera vez, un mecanismo neural plausible de negación de la muerte.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com