• Homo consciens

Cómo Taiwán utiliza la literatura budista para la educación ambiental



Fuente: The Conversation - Por Natasha Heller - noviembre de 2020

Profesor Asociado de Religión, Universidad de Virginia


El cambio climático es uno de los mayores desafíos que enfrenta el mundo. Un informe de las Naciones Unidas ha advertido que las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la actividad humana están en un nivel récord, "sin signos de desaceleración". Muchas naciones están registrando extremos climáticos, temperaturas medias más altas y aumento de los mares. Mientras tanto, la primera ola de aumento del número de refugiados climáticos nos enseña cómo un entorno cambiante reconfigurará la vida humana.


Los cambios en el clima pueden haber sido causados por generaciones anteriores y actuales de adultos, pero son las generaciones futuras las que tendrán que hacer frente a sus peores efectos. Los niños de hoy en día jugarán un papel crítico en la protección del medio ambiente.


Enfrentar la crisis requerirá muchos cambios, y la educación es un primer paso urgente.


Como han dicho los expertos, esta educación deberá comenzar pronto, para que las prácticas respetuosas con el medio ambiente se conviertan en hábitos desde una edad temprana.


Taiwán ofrece un ejemplo de cómo enseñar a los niños a cuidar su medio ambiente.


Actitudes medioambientales en Taiwán

A principios del decenio de 1990, el rápido desarrollo económico había provocado la degradación del medio ambiente en Taiwán, una isla del Mar de China en la que viven casi 24 millones de personas. La calidad del aire en las ciudades era peligrosa, un tercio de los ríos estaba contaminado y la basura a menudo no llegaba a los vertederos.


Sin embargo, hoy en día los taiwaneses se enorgullecen de la belleza natural de su isla -desde los humedales costeros hasta las exuberantes montañas verdes- y de su éxito en la protección del medio ambiente.



Una voluntaria de 77 años de edad trabajando en un centro de reciclaje dirigido por una organización budista sin fines de lucro en Taipei, Taiwán.


Taiwán es especialmente conocido por sus altas tasas de reciclaje y sus elaborados sistemas de clasificación que incluso incluyen una categoría para los desechos de alimentos destinados a los cerdos. Según cifras autodeclaradas, Taiwán recicla ahora un 20% más que los Estados Unidos, y cualquier visitante puede dar fe de la seriedad de los esfuerzos de reciclaje.


Como estudiosa del budismo chino, he estado observando cómo los grupos religiosos abordan los temas contemporáneos, incluyendo el ambientalismo, en la literatura infantil.


Enseñando a los niños

En Taiwán, más de un tercio de los adultos se identifican como budistas, más que cualquier otra religión, lo que lo convierte en una fuerza cultural importante. Los grupos budistas han estado a la vanguardia de los esfuerzos por cuidar el medio ambiente. Incluido en su esfuerzo está la literatura budista para niños que refleja las preocupaciones ambientales.


Los libros ilustrados sobre este tema tienen dos enfoques: En uno, los bodhisattvas - seres sobrenaturales sabios y poderosos que pueden aparecer en el mundo para ayudar a los seres humanos - sirven como modelos para los niños en la forma en que protegen el medio ambiente.


Por ejemplo, en el libro "La gran batalla del bodhisattva de Samantabhadra contra el monstruo de la basura", publicado por la organización budista Dharma Drum Mountain, la primera página de la historia presenta a un bodhisattva que quiere transformar el mundo contaminado en uno puro.


Este bodhisattva conoce a un joven que dice tener pesadillas sobre un monstruo hecho de basura. Resulta que el monstruo ha estado apareciendo porque el cuarto del chico es una montaña de basura desordenada. Cuando lo limpia, el bodhisattva le pide que clasifique correctamente todo lo que tira, reflejando las prácticas que se dan en Taiwan.


Entonces el niño decide convertirse en un "pequeño pionero del ecologismo mundial" y acompaña al bodhisattva en la limpieza de parques y playas. En esta historia, las preocupaciones del niño crecen desde su propia habitación hasta el mundo más grande, con el bodhisattva modelando la acción compasiva.


Históricamente, se ha invocado a los bodhisattvas para ayudar a la gente en momentos de extrema necesidad (como una tormenta en el mar), e intervenir por el bien del medio ambiente actualiza su papel para los tiempos contemporáneos.


En este caso el budismo es central en la historia, y la limpieza de los espacios contaminados se convierte en una metáfora de la purificación espiritual. El lector mira a un bodhisattva o a Buda como guía, y se inspira para tomar medidas.


Cuidar el medio ambiente

Pero en otros casos, las organizaciones budistas no usan figuras como los bodhisattvas para enseñar sobre el ambientalismo.


Las historias no presentan a los bodhisattvas como personajes, y las narraciones pueden no ser obviamente budistas, pero ofrecen educación ambiental en el contexto de una educación budista más amplia. Ser un budista completo, en otras palabras, significa conocer y respetar el medio ambiente.


Pueden utilizar historias sobre plantas y animales para enseñar a los niños cosas como el ciclo de vida del carbón y las relaciones simbióticas entre los animales, como la de los rinocerontes y los picaflores, que popularmente se cree que comen garrapatas y otros insectos, aunque la realidad es más compleja.


Los niños aprenden sobre biología y cómo los seres vivos están interconectados. Esto ayuda a pensar holísticamente sobre el medio ambiente, y estas historias a menudo incitan a los niños a mirar el mundo desde la perspectiva de otros seres vivos.


Publicado por una importante organización budista, el libro "Record of the Wanderings of a Plastic Bag" va un paso más allá en la presentación de otras perspectivas.


Una bolsa de plástico comienza como un juguete para un bebé, y luego se convierte en un lugar para que el gato duerma. El abuelo de la familia la pide para recolectar tomates, y cuando termina, lava la bolsa y la cuelga para que se seque. Un poco más tarde, la usa para llevar zapatos gastados para repararlos, en cuyo momento la bolsa se vuela.


Viaja alegremente en el viento acompañado de una hoja y un envoltorio de caramelo, pero finalmente es arrastrado a una bolsa de basura. Un perro abre la basura, y la bolsa se vuela de nuevo, sólo para ser recogida por un niño con un palo que la trata como un juguete. Después de ser abandonada por el niño - muy tristemente por la bolsa - es recogida, reciclada y transformada en una bolsa de compras. Este es un final feliz, reflejado por la sonrisa feliz de la bolsa.


La autora, Liu Rugui, escribe que usó la bolsa como personaje con la esperanza de estimular la compasión de los niños, llevándolos a apreciar los objetos que usan. "Apreciar", según Liu, lleva a una comprensión más profunda del ecologismo.


Hay una conexión entre ser capaz de tomar la perspectiva de una bolsa de plástico -produciendo respuestas tanto intelectuales como emocionales- y valorar ese objeto, que de otra manera podría ser visto como un pedazo de basura.


Los jóvenes lectores se sienten impulsados a tomar la perspectiva de estos personajes no humanos, cambiando la forma en que piensan sobre el mundo y sus propias acciones. Esto se conecta con las enseñanzas budistas del karma y la reencarnación, lo que significa que toda acción intencional tiene una consecuencia.


Igualmente importante, aunque no se puede renacer como una bolsa de plástico, se puede renacer como un insecto o un animal en peligro de extinción. En otro nivel, tomar la perspectiva de una bolsa de plástico ayuda a los lectores a comprender cómo se interconectan todos los elementos del universo, una enseñanza que toma su forma filosófica más sofisticada en el budismo huayano.


El impacto de la literatura infantil

Mostrando a los niños que tienen responsabilidad en el cuidado del medio ambiente, estos libros trabajan para producir lo que el sociólogo Bengt Larsson ha llamado, en un documento de 2012, "yoes ecológicos".


Aunque los estudios sobre los efectos a largo plazo de la literatura infantil son limitados, hay algunas pruebas de que este enfoque es eficaz para fomentar la preocupación y el cuidado de las cuestiones ambientales.


Por ejemplo, un estudio en Australia encontró que el antropomorfismo, que atribuye rasgos humanos a animales y cosas, aumentó la preocupación de los niños por partes del medio ambiente, así como su inversión emocional en las historias. Es decir, ciertos tipos de libros parecen cambiar las actitudes de los niños.


Como encontré en mi investigación, esto es algo que las organizaciones budistas reconocen también e incorporan en su misión educativa. Crecer en el budismo significa crecer en el ambientalismo y la ciudadanía global.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com