• Homo consciens

Cambio climático: La ciencia no pudo predecir la intensidad de las inundaciones y el calor


Inundaciones en Alemania - julio 2021

Fuente: BBC- Por Roger Harrabin - 16 de julio de 2021


Los principales científicos del clima han admitido que no predijeron la intensidad de las inundaciones alemanas ni la cúpula de calor norteamericana.


Han advertido correctamente durante décadas que un clima que se calienta rápidamente traería peores ráfagas de lluvia y olas de calor más dañinas.


Pero dicen que sus ordenadores no son lo suficientemente potentes como para proyectar con precisión la gravedad de esos extremos.


Quieren que los gobiernos gasten mucho en un superordenador climático compartido.


Los ordenadores son fundamentales para las previsiones meteorológicas y el cambio climático, y la informática será la base de la nueva "Biblia" de la ciencia del clima, del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que se publicará el mes que viene.


Pero la ex jefa científica de la Oficina Meteorológica, la profesora Julia Slingo, dijo a BBC News: "Deberíamos estar alarmados porque los modelos (informáticos sobre el clima) del IPCC no son lo suficientemente buenos. Necesitamos un centro internacional que dé un salto cualitativo en los modelos climáticos para captar la física fundamental que impulsa los fenómenos extremos". "A menos que lo hagamos, seguiremos subestimando la intensidad y la frecuencia de los fenómenos extremos y su carácter cada vez más inédito".


Según ella, los costes del ordenador, que ascenderían a cientos de millones de libras, serían "insignificantes" en comparación con los costes de los fenómenos extremos para los que la sociedad no está preparada.


La científica se esfuerza por promover esta iniciativa en la cumbre climática COP26 de noviembre.


Ella, y otros científicos, están de acuerdo en que el cambio climático es una emergencia. Pero el profesor de Oxford Tim Palmer me dijo: "Es imposible decir en qué medida estamos en una emergencia porque no tenemos las herramientas para responder a la pregunta".


"Necesitamos un compromiso y una visión de la magnitud del CERN (el principal centro de investigación física de Europa) si queremos construir modelos climáticos que puedan simular con precisión los extremos del clima como la ola de calor canadiense".


Lo más importante es que los investigadores deben evaluar si lugares como América del Norte o Alemania se enfrentarán a situaciones extremas como la cúpula de calor y las inundaciones cada 20 años, 10 años, cinco años... o incluso cada año. Este nivel de precisión no es posible actualmente.


Algunos científicos sostienen que es inútil esperar a que el IPCC diga lo malo que será el cambio climático.


Esto se debe, en parte, a que la "Biblia" del panel (el Informe del IPCC), que se supone que reúne en un solo lugar la suma de conocimientos sobre el cambio climático, en realidad ya estará desfasada cuando se publique porque los plazos de revisión se cerraron antes de los extremos alemanes y estadounidenses (sic).


El profesor Bill McGuire, por ejemplo, de la UCL, me dijo "La evidente aceleración de la ruptura de nuestro clima estable simplemente confirma que -en lo que respecta a la emergencia climática- ¡estamos jodidos!


"Muchos miembros de la comunidad científica del clima estarían de acuerdo, en privado si no en público. Los informes del IPCC tienden a ser tanto conservadores como de consenso. Son conservadores, porque no se ha prestado suficiente atención a la importancia de los puntos de inflexión, los bucles de retroalimentación y las predicciones atípicas; es un consenso, porque se ha tendido a marginar los escenarios más extremos. Un montón de trabajos revisados por pares y no abordados en la documentación del IPCC presentan escenarios mucho más pesimistas. No hay ninguna razón para que el punto de vista consensuado sea correcto, y tenemos que prepararnos para lo peor, aunque sigamos esperando lo mejor".


El profesor de Cambridge Mike Hulme está preocupado por este tono. Me dijo: "Es bien sabido que el IPCC trabaja en una escala de tiempo más lenta que la meteorología - y por una buena razón. La ciencia necesita tiempo para madurar y para contextualizar adecuadamente las incertidumbres. Creo que es peligroso que la gente empiece a intentar socavar los informes del IPCC incluso antes de que se publiquen", me dijo.


"Sí, hay fenómenos meteorológicos extremos y algunos de ellos -como las olas de calor y la intensidad de algunos huracanes- son cada vez más extremos, pero todo esto es predecible según los modelos del IPCC. Creo que es peligroso empezar a hablar de más y más emergencias. Hemos visto el daño que pueden hacer las emergencias con la pandemia, alimentada por la psicología del miedo a través de la amplificación social del riesgo. Es un juego políticamente peligroso para empezar a jugar".


Por su parte, el antiguo jefe científico del gobierno británico, el profesor Sir David King, ha creado recientemente el Grupo Asesor sobre el Cambio Climático para llenar las lagunas que, en su opinión, deja la ciencia del IPCC.


Uno de los miembros del grupo, el profesor Mark Maslin, de la UCL, dijo sobre el IPCC: El resumen ejecutivo tiene que ser acordado y firmado por 193 países; los informes tienen una periodicidad de 6 a 7 años y, debido al tiempo que tardan en redactarse, suelen ir 1-2 años por detrás de la literatura".


"¿Siguen siendo adecuados para su propósito? Sí, ya que prestan un servicio esencial que vincula a científicos, científicos sociales y economistas de todo el mundo y proporcionan las estimaciones de referencia de lo que sucederá a los gobiernos y las empresas. ¿Son adecuados para hacer frente a un panorama climático y político en rápida evolución? - ¡No!"



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram