• Homo consciens

¿Cansado de este mundo impulsado por el mercado? Deberías estar orgulloso



POR GEORGE MONBIOT -La estafa autocomplaciente del neoliberalismo: ha erosionado los valores humanos que el mercado se suponía que debía emancipar


Fuente: George Monbiot - The Guardian (2014)

Estar en paz con un mundo turbulento: este no es un objetivo razonable. Sólo se puede lograr a través de una negación de lo que te rodea. Estar en paz con uno mismo en un mundo turbulento: eso, por el contrario, es una aspiración honorable. Esta columna es para aquellos que se sienten en desacuerdo con la vida. Te pide que no te avergüences.


Me impulsó a escribir este artículo un libro notable, recién publicado en inglés, por un profesor belga de psicoanálisis, Paul Verhaeghe. ¿Qué hay de mí? La Lucha por la Identidad en una Sociedad Basada en el Mercado es uno de esos libros que, al hacer conexiones entre fenómenos aparentemente distintos, permite nuevas percepciones repentinas de lo que nos está sucediendo y por qué.


Somos animales sociales, argumenta Verhaeghe, y nuestras identidades están moldeadas por las normas y valores que absorbemos de otras personas. Cada sociedad define y da forma a su propia normalidad - y a su propia anormalidad - de acuerdo con las narrativas dominantes, y busca hacer que la gente cumpla o excluirla si no lo hace.


Hoy la narrativa dominante es la del fundamentalismo de mercado, ampliamente conocido en Europa como neoliberalismo. La historia que cuenta es que el mercado puede resolver casi todos los problemas sociales, económicos y políticos. Cuanto menos nos regule e imponga el estado, mejor será nuestra situación. Hay que privatizar los servicios públicos, recortar el gasto público y liberar a las empresas del control social. En países como el Reino Unido y los Estados Unidos, esta historia ha dado forma a nuestras normas y valores durante unos 35 años: desde que Thatcher y Reagan llegaron al poder. Está colonizando rápidamente el resto del mundo.


Verhaeghe señala que el neoliberalismo se basa en la idea de la antigua Grecia de que nuestra ética es innata (y está gobernada por un estado de la naturaleza al que llama mercado) y en la idea cristiana de que la humanidad es inherentemente egoísta y adquisitiva. En lugar de tratar de suprimir estas características, el neoliberalismo las celebra: afirma que una competencia sin restricciones, impulsada por el interés propio, conduce a la innovación y al crecimiento económico, mejorando el bienestar de todos.


En el corazón de esta historia está la noción de mérito. La competencia sin trabas premia a las personas que tienen talento, trabajan duro e innovan. Rompe jerarquías y crea un mundo de oportunidades y movilidad.


La realidad es bastante diferente. Incluso al principio del proceso, cuando los mercados se desregulan por primera vez, no empezamos con la igualdad de oportunidades. Algunas personas están muy lejos de la pista antes de que se dispare el pistoletazo de salida. Así es como los oligarcas rusos consiguieron adquirir tal riqueza cuando la Unión Soviética se disolvió. No eran, en general, las personas más talentosas, trabajadoras o innovadoras, sino las que tenían menos escrúpulos, más matones y mejores contactos, a menudo en la KGB.


Incluso cuando los resultados se basan en el talento y el trabajo duro, no permanecen así por mucho tiempo. Una vez que la primera generación de empresarios ha hecho su dinero, la meritocracia inicial es reemplazada por una nueva élite, que aísla a sus hijos de la competencia a través de la herencia y de la mejor educación que el dinero puede comprar. Donde el fundamentalismo de mercado se ha aplicado con mayor intensidad -en países como EE.UU. y el Reino Unido-, la movilidad social ha disminuido enormemente.


Si el neoliberalismo fuera otra cosa que una estafa egoísta, cuyos gurús y grupos de reflexión fueron financiados desde el principio por algunas de las personas más ricas del mundo (los multimillonarios estadounidenses Coors, Olin, Scaife, Pew y otros), sus apóstoles habrían exigido, como condición previa para una sociedad basada en el mérito, que nadie comenzara la vida con la ventaja injusta de la riqueza heredada o la educación económicamente determinada. Pero nunca creyeron en su propia doctrina. La empresa, como resultado, rápidamente cedió el paso a la renta.


Todo esto se ignora, y el éxito o el fracaso en la economía de mercado se atribuye únicamente a los esfuerzos del individuo. Los ricos son los nuevos justos; los pobres son los nuevos desviados, que han fracasado económica y moralmente y que ahora están clasificados como parásitos sociales.


El mercado estaba destinado a emanciparnos, ofreciéndonos autonomía y libertad. En cambio, ha producido atomización y soledad.


El lugar de trabajo se ha visto desbordado por una infraestructura loca y kafkiana de evaluación, seguimiento, medición, vigilancia y auditoría, dirigida centralmente y planificada de forma rígida, cuyo objetivo es recompensar a los ganadores y castigar a los perdedores. Destruye la autonomía, la empresa, la innovación y la lealtad, y genera frustración, envidia y miedo. A través de una magnífica paradoja, ha llevado al renacimiento de una gran tradición soviética conocida en ruso como tufta. Significa falsificación de estadísticas para cumplir con los dictados del poder irresponsable.


Las mismas fuerzas afligen a aquellos que no pueden encontrar trabajo. Ahora deben enfrentarse, junto con las demás humillaciones del desempleo, a un nivel totalmente nuevo de fisgoneo y vigilancia. Todo esto, señala Verhaeghe, es fundamental para el modelo neoliberal, que en todas partes insiste en la comparación, la evaluación y la cuantificación. Nos encontramos técnicamente libres pero impotentes. Ya sea en el trabajo o sin trabajo, debemos vivir bajo las mismas reglas o perecer. Todos los principales partidos políticos los promueven, por lo que tampoco tenemos poder político. En nombre de la autonomía y la libertad hemos acabado controlados por una burocracia desgarradora y sin rostro.


Estos cambios han ido acompañados, según Verhaeghe, de un aumento espectacular de ciertas afecciones psiquiátricas: autolesiones, trastornos alimentarios, depresión y trastornos de la personalidad.


De los trastornos de personalidad, los más comunes son la ansiedad de desempeño y la fobia social: ambos reflejan el miedo a otras personas, que son percibidas tanto como evaluadoras como competidoras, los únicos roles para la sociedad que admite el fundamentalismo de mercado. La depresión y la soledad nos acosan.


Los dictados infantilizantes del lugar de trabajo destruyen nuestra autoestima. Aquellos que terminan en el fondo de la pila son atacados por la culpa y la vergüenza. La falacia de la autoatribución es recíproca: así como nos felicitamos por nuestro éxito, nos culpamos de nuestro fracaso, aunque tengamos poco que ver con él.


Así que, si no encajas, si te sientes en desacuerdo con el mundo, si tu identidad está perturbada y deshilachada, si te sientes perdido y avergonzado, podría ser porque has conservado los valores humanos que se suponía que tendrías que haber descartado. Eres un desviado. Enorgullécete.


#neoliberalismo #animalesociales #valores #trabajo #soledad #depresión

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com