• Homo consciens

Carta de Premios Nobel: Mantener los combustibles fósiles en el suelo





Declaración de los Premios Nobel a los líderes mundiales de la Cumbre del Clima:

Como Premios Nobel de la Paz, la Literatura, la Medicina, la Física, la Química y las Ciencias Económicas, y al igual que tantas personas en todo el mundo, nos sentimos interpelados por el gran problema moral de nuestro tiempo: la crisis climática y la consiguiente destrucción de la naturaleza.


El cambio climático amenaza a cientos de millones de vidas y medios de subsistencia en todos los continentes y pone en peligro a miles de especies. La quema de combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas- es, con mucho, la principal causa del cambio climático.


Les escribimos hoy, en vísperas del Día de la Tierra 2021 y de la Cumbre Climática de Líderes, organizada por el Presidente Biden, para instarles a que actúen ahora para evitar una catástrofe climática deteniendo la expansión del petróleo, el gas y el carbón.


Acogemos con satisfacción el reconocimiento del Presidente Biden y del gobierno estadounidense en la Orden Ejecutiva de que "Juntos, debemos escuchar a la ciencia y afrontar el momento". De hecho, afrontar el momento requiere respuestas a la crisis climática que definirán los legados. Los requisitos para estar en el lado correcto de la historia son claros.


Durante demasiado tiempo, los gobiernos se han quedado, escandalosamente, por detrás de lo que exige la ciencia y de lo que sabe un creciente y poderoso movimiento impulsado por la gente: es necesario actuar urgentemente para poner fin a la expansión de la producción de combustibles fósiles, eliminar la producción actual e invertir en energías renovables.


La quema de combustibles fósiles es responsable de casi el 80% de las emisiones de dióxido de carbono desde la revolución industrial. Además de ser la principal fuente de emisiones, la extracción, el refinado, el transporte y la quema de combustibles fósiles conllevan costes locales de contaminación, medioambientales y sanitarios. Estos costes los pagan a menudo los pueblos indígenas y las comunidades marginadas. Las prácticas atroces de la industria han dado lugar a violaciones de los derechos humanos y a un sistema de combustibles fósiles que ha dejado a miles de millones de personas en todo el mundo sin energía suficiente para llevar una vida digna.


Tanto para las personas como para el planeta, es necesario seguir apoyando la lucha contra el cambio climático a través de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y su Acuerdo de París. Si no se cumple el límite de temperatura de 1,5 °C establecido en el Acuerdo de París, se corre el riesgo de que el mundo se vea abocado a un calentamiento global catastrófico.


Sin embargo, el Acuerdo de París no menciona el petróleo, el gas o el carbón. Mientras tanto, la industria de los combustibles fósiles sigue planificando nuevos proyectos. Los bancos siguen financiando nuevos proyectos (y aquí). Según el último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en 2030 se producirá un 120% más de carbón, petróleo y gas de lo que es compatible con la limitación del calentamiento a 1,5 °C. Los esfuerzos para cumplir el Acuerdo de París y reducir la demanda de combustibles fósiles se verán socavados si la oferta sigue creciendo.


La solución es clara: los combustibles fósiles deben mantenerse bajo tierra.


Los líderes, y no la industria, tienen el poder y la responsabilidad moral de tomar medidas audaces para hacer frente a esta crisis. Pedimos a los líderes mundiales que trabajen juntos en un espíritu de cooperación internacional para


  • Poner fin a la nueva expansión de la producción de petróleo, gas y carbón, de acuerdo con los mejores datos científicos disponibles, tal y como señalan el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente;

  • Eliminar la producción actual de petróleo, gas y carbón de forma justa y equitativa, teniendo en cuenta las responsabilidades de los países en el cambio climático y su respectiva dependencia de los combustibles fósiles, así como su capacidad de transición;

  • Invertir en un plan de transformación que garantice el acceso al 100% de las energías renovables en todo el mundo, que apoye a las economías dependientes para que se diversifiquen de los combustibles fósiles y que permita a las personas y a las comunidades de todo el mundo prosperar a través de una transición global justa.

  • Los combustibles fósiles son los que más contribuyen al cambio climático. Permitir la continua expansión de esta industria es inconcebible. El sistema de combustibles fósiles es global y requiere una solución global, una solución por la que debe trabajar la Cumbre de Líderes sobre el Clima. Y el primer paso es mantener los combustibles fósiles bajo tierra.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram