• Homo consciens

China abandona los objetivos de crecimiento para este año



Fuente: The Guardian - Por Keyu Jin -Junio 2020

El Coronavirus ha forzado a Beijing a hacer una pausa en su incesante búsqueda del PIB. Su gente, y el medio ambiente, se beneficiarán


Durante años, los objetivos de crecimiento del PIB han sido la base de la economía china. Eran la medida imperfecta pero conveniente de la expansión económica y la prosperidad, el objetivo económico final para el gobierno central y la vara de medir de los logros de los gobiernos locales.


Los funcionarios de diversos niveles -provincial, de condado y de ciudad- competían en un torneo de quiénes podían generar las mayores tasas de crecimiento del PIB y quiénes podían expandir sus economías locales más rápidamente. Algunos transformaron sus municipios en centros de exportación, otros en potencias manufactureras, mientras que otros extraían carbón y construían viviendas. No importaba tanto cómo se lograra, el objetivo era cumplir y superar estos objetivos.


Las recompensas para los funcionarios locales eran abundantes: visibilidad, respeto, la elevación de sus ciudades a un nivel superior (las ciudades chinas se clasifican en un sistema de niveles) y, lo que es más importante, la posibilidad de ser ascendido a un peldaño más alto en la escala política. Estos fueron los incentivos para impulsar el crecimiento del PIB, y lo que hizo que el modelo de crecimiento en China funcionara tan eficazmente durante 30 años.


Esto hace aún más notable que, el 22 de mayo, el primer ministro chino, Li Keqiang, anunciara en la apertura del Congreso Nacional Popular que no se fijaría ningún objetivo de crecimiento del PIB para este año. Esta es la primera vez que esto ha sucedido desde que se introdujeron los objetivos en 1990. Debido a la pandemia global de coronavirus, la tasa de crecimiento de cualquier economía en cualquier parte del mundo va a luchar por mantenerse por encima del 0%. No tendría sentido, el gobierno ha decidido, establecer un objetivo del 6% cuando los factores extrínsecos dicten hacia dónde se dirige la economía. Pero si el movimiento se convierte en la norma y se mantiene como la opción por defecto, representaría una nueva mentalidad, y un gran progreso para China en varios frentes.


En primer lugar, deshacerse de los objetivos significaría pasar de un modelo de desarrollo económico basado en la cantidad a otro basado en la calidad. La ralentización de la economía significaría una menor presión sobre el medio ambiente. También significaría que los gobiernos locales podrían modificar sus prioridades para mejorar los medios de vida de las personas, erradicando la pobreza, por ejemplo, o reduciendo la desigualdad entre las zonas urbanas y rurales, y prestando mejores servicios sociales.


Liberaría recursos para que toda la economía produzca mejores productos, no sólo más cosas. Hasta ahora, la economía se ha basado en producir la mayor cantidad de cosas posible, lo más rápido posible. Esta es una actitud nacional que se aplica a los funcionarios locales ambiciosos, a las empresas inmobiliarias, a los empresarios privados e incluso a las universidades nacionales. Pero este corto plazo significa menos atención a la inversión a largo plazo, y a la realización de investigaciones vitales que no tienen beneficios inmediatos. Lo que China necesita es paciencia.


En segundo lugar, durante decenios, China ha venido creciendo rápidamente, pero a un alto costo: degradación ambiental, una economía desequilibrada e incentivos perversos caracterizados por una manía por la inversión y una adicción al crédito. En este mundo de rápida construcción de viviendas, se han derribado y reconstruido puentes y edificios, y se han construido más de 6.000 parques industriales en todo el país. No todas las inversiones han sido productivas, y no todos los recursos han sido bien utilizados. En los últimos años, el crecimiento ha venido cada vez más de los préstamos y los gastos en lugar de las mejoras en la productividad. El resultado es una carga de la deuda muy elevada que ahora amenaza la estabilidad financiera de China y frena el dinamismo económico.


En tercer lugar, puede que cambie algunas de sus prácticas internacionales. Los incentivos ya no consistirán en maximizar los volúmenes de exportación para ayudar a cumplir los objetivos de crecimiento. Hay presiones en favor de la autosuficiencia procedentes de todas las direcciones en el ámbito mundial: las guerras comerciales, la pandemia, las crecientes tensiones geopolíticas y una reacción contra la globalización. En la práctica, esto puede significar menos subvenciones estatales para promover las exportaciones, menos dependencia del consumo extranjero y menos prisa por adquirir recursos en el extranjero. Pero su cambio hacia la producción de productos manufactureros de mayor calidad también podría hacer que sus exportaciones compitieran más directamente con las realizadas en las economías avanzadas.


Un problema potencial del abandono de los objetivos del PIB es la reducción de los incentivos para los funcionarios locales. Esos objetivos han creado una poderosa motivación para que esos cuadros apliquen reformas y ensayen políticas novedosas y creativas, como la creación de "zonas económicas especiales" que imiten los mercados abiertos y sin restricciones, o la construcción de las primeras ciudades inteligentes del mundo, como Xiongan.


Pero esto funciona menos bien cuando los objetivos son multidimensionales. Si se evalúan los gobiernos locales en función de una serie de factores como las cifras de empleo local, la estabilidad social, las normas ambientales y el desarrollo tecnológico, algunos pueden tener objetivos mutuamente conflictivos. Sin incentivos locales que impulsen la economía, las tasas de crecimiento pueden disminuir considerablemente. Dicho esto, aunque la economía de China crezca al 5% anual, y suponiendo que los Estados Unidos crezcan al 1,5%, su economía seguirá siendo la más grande del mundo dentro de unos 10 años, aunque el país tarde varias décadas en hacerse tan rico como los Estados Unidos.


Los objetivos de crecimiento del PIB establecen una expectativa, y cuando no se cumplen, provocan ansiedad y pesimismo en la población, incluso cuando la economía va bien. Con mayores incertidumbres en todo el mundo, los dirigentes chinos pueden encontrar aún más difícil la gestión de la economía sin estos objetivos. Pero, en última instancia, poner más énfasis en los "medios" en lugar de los "fines" del desarrollo moderno sería una medida inteligente. Una China con un crecimiento más lento pero de mayor calidad puede ser una buena noticia no sólo para los chinos, sino también para el resto del mundo.


- Keyu Jin es profesor de economía en la LSE


#indicadorees #PBI #china #decrecimiento #crecimiento #crisisclimatica #crisisecologica #calentamientoglobal #coronavirus

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com