• Homo consciens

China es líder mundial en desarrollo sostenible


Si China se mantiene en esta senda, las energías renovables podrían llegar a representar el 20% de su matriz energética para 2025.


Fuente: World Economic Forum - Por Stephen S. Roach Senior Fellow, Jackson Institute of Global Affairs, Yale University

Sep 2019


En la difícil coyuntura del cambio climático, es fácil perder de vista señales de progreso. China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, es un ejemplo de ello. Al cambiar su modelo económico, sus fuentes de combustible, desarrollar nuevos sistemas de transporte y adoptar una urbanización ecológica, la estrategia de sostenibilidad de China es un ejemplo de liderazgo mundial que el resto del mundo debería considerar muy cuidadosamente. En la carrera por demonizar a China, Occidente ha pasado por alto este tema.


En los últimos 12 años, la estructura económica de China ha cambiado drásticamente de una excesiva dependencia en las industrias manufactureras a una industria de servicios con bajas emisiones de carbono. En 2006, el llamado sector secundario del PIB -en su mayor parte manufacturero, pero también incluyendo la construcción y la producción de servicios públicos- representaba el 48% del PIB chino, mientras que el sector terciario, o de servicios, sólo representaba el 42% del PIB. Para 2018, las cuotas se habían invertido: 41% del PIB para el sector secundario y 52% para los servicios. Para las grandes economías, los cambios estructurales de esta magnitud en un período tan corto no tienen prácticamente precedentes.


Este cambio no fue un accidente. En marzo de 2007, el ex primer ministro Wen Jiabao advirtió sobre una economía china que se estaba volviendo cada vez más "inestable, desequilibrada, descoordinada e insostenible". Esto desencadenó un vigoroso debate sobre los riesgos de la sostenibilidad que tuvo un impacto importante en los planes y reformas quinquenales más recientes de China. Los dirigentes llegaron a la conclusión de que la economía china ya no podía permitirse seguir el curso intensivo en energía y contaminación establecido por la táctica de hipercrecimiento de Deng Xiaoping a principios de la década de 1980.


Consistente con esta dramática transformación estructural, China ha sido agresiva en cambiar la mezcla de su consumo de combustible pasando de ser intensivo en carbono al petróleo, gas natural, hidroelectricidad y energías renovables. Aunque el carbón todavía representaba el 58% del consumo total de energía primaria de China en 2018 -más de tres veces el 18% del resto del mundo-, esta cifra ha disminuido considerablemente desde el 74% de 2006, el año anterior a que Wen's "Four Uns" llamó la atención sobre la sostenibilidad.


Significativamente, China está liderando el mundo en la adopción de energías renovables no carbonosas como la eólica, la solar y la biomasa geotérmica. En 2018, el consumo de energías renovables en China era un 38% superior al de Estados Unidos y triplicaba al de Alemania. Mientras que las energías renovables todavía representan sólo el 4% del consumo total de energía primaria de China, han crecido un 25% anual en los últimos cinco años (incluyendo un 29% de crecimiento en 2018). Si China se mantiene en esta senda, entonces las energías renovables podrían llegar al 20% del consumo total de energía de China para el año 2025 - un gran avance en el camino hacia una economía más limpia y menos intensiva en carbono.


El modelo de transporte de China, que cambia rápidamente, es un tercer componente clave de su estrategia de sostenibilidad. China tiene la red ferroviaria de alta velocidad más grande del mundo, el sistema de metro de más rápido crecimiento, y está liderando todos los esfuerzos en la carrera por adoptar los vehículos eléctricos. Según estimaciones del Banco Mundial, se espera que China supere los 30.000 kilómetros (18.641 millas) de ferrocarril de alta velocidad instalado para el próximo año, frente a los más de 25.000 kilómetros de aquí a 2017, y que añada considerablemente más en los próximos años. Este modo eficiente de conectividad ferroviaria de larga distancia contrasta con el sistema de autopistas interestatales de los Estados Unidos, de alto consumo de carbono, creado para los vehículos de motor en las décadas de 1950 y 1960.


Por último, el aspecto de la urbanización -obviamente crítico para cualquier desafío de sostenibilidad- es especialmente importante en China, donde la rápida urbanización todavía tiene unas tres décadas por delante, y es probable que el porcentaje de población urbana aumente de casi el 60% en la actualidad al 80% en 2050. Sí, al igual que en otros países, las carreteras de las principales ciudades de China están muy congestionadas. Pero China está haciendo algo al respecto, con siete de las 12 redes de metro más largas del mundo. Además, el mercado de vehículos eléctricos (VE) de China supera a los del resto del mundo, con ventas de más de 500.000 VE en 2017, frente a algo menos de 200.000 en EE.UU. y Europa. Y se prevé que la ventaja de los vehículos eléctricos de China aumente considerablemente en la próxima década.


China también destaca por su enfoque en un nuevo modelo eco-urbano, que incluye materiales de construcción de bajo consumo energético, transporte masivo ligero y reductos urbanos bien planificados con "espacios verdes". La Nueva Área de Xiong'an, planeada como un "centro subsidiario" al sur de Beijing, es particularmente digna de mención en este sentido, al igual que la actual Eco-ciudad de Tianjin en Sino-Singapur y el recientemente anunciado plan de Hainan de cambiar a todos los vehículos de energía limpia. Según una estimación reciente, China tiene actualmente planes para construir más de 250 eco-ciudades. Como país que ha llegado relativamente tarde a la urbanización, China tiene la oportunidad de contar con nuevos modelos de planificación urbana y eficiencia energética que son más difícil para el mundo industrializado.


¿Todo esto es suficiente? La buena noticia es que la participación de China en las emisiones mundiales se ha estabilizado, aunque a un alto nivel. La participación de China en las emisiones mundiales de dióxido de carbono se duplicó, pasando del 14% en 2001 al 28% en 2011, pero no ha aumentado desde entonces. Mientras que las emisiones de CO2 de China aumentaron un 2,2% en 2018, fueron inferiores a las de los EE.UU. (2,6%), Rusia (4,2%) e India (7,0%), mientras que no alcanzan los buenos resultados de Europa y Japón, con disminuciones de 1,6% y un 2%.


Desgraciadamente, las buenas noticias de China probablemente no son lo suficientemente buenas para un planeta que ya está en crisis. Una cosa es doblar la curva y estabilizar el porcentaje de emisiones. Otra cosa es lograr una reducción del 20% en el nivel de emisiones, tal y como se estipuló originalmente en el acuerdo sobre el clima de París de 2015. No obstante, al pasar de la fabricación intensiva en carbono a los servicios de bajo consumo energético, y al adoptar los vehículos eléctricos, el ferrocarril de alta velocidad y la urbanización respetuosa con el medio ambiente, es probable que mantenga el rumbo de todas estas tendencias, China está estableciendo una vara alta para el resto del mundo.


Si bien el liderazgo comercial es importante, China está ganando un liderazgo mucho más importante: el de la sostenibilidad. A su favor, China se está centrando en esta tema en un momento en que su producción per cápita apenas supera en un tercio el nivel de las llamadas economías avanzadas. Un país relativamente pobre ha tomado la decisión consciente de cambiar su enfoque de la cantidad a la calidad del crecimiento.


¿Qué hay del resto?




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com