• Homo consciens

Coronavirus y decrecimiento



Fuente: The Ecologist - Por Anitra Nelson Vincent Liegey | abril de 2020

Podemos mejorar la vida de las personas simplemente compartiendo de manera más justa lo que ya tenemos e invirtiendo en bienes públicos.



Los autores señalan que este año está siendo notable por las peores razones, una pandemia y eventos climáticos extremos que comenzaron en enero con los incendios en Australia y no terminan de acabar ya llegando casi al final del año:



"Si tuviéramos la oportunidad, muchos de nosotros viajaríamos al 2021 en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, ¿cuán rápido nos liberaremos de estas crisis?


En aspectos significativos, estos son desastres "no naturales" relacionados con la forma en que vivimos en el Capitaloceno. Las actividades humanas han causado el aumento de las emisiones de carbono que han provocado el calentamiento global y el cambio climático.


Esto significa eventos meteorológicos más intensos, extensos e impredecibles debido al mayor espectro de temperaturas soportadas en diferentes lugares del planeta.


En consecuencia, las inundaciones, los incendios, las inundaciones costeras, el deshielo y el clima sofocante amenazan a diversas poblaciones, especialmente a las de las ciudades costeras.


Tales condiciones también nos predisponen a pandemias como la de Covid-19. Los esfuerzos por frenar la propagación y contener este coronavirus ponen de relieve la fragilidad de la vida urbana, las enormes desigualdades socioeconómicas, la producción para el comercio, una cadena de suministro fragmentada y globalizada y los suministros justo a tiempo, todas ellas características del capitalismo avanzado.


De hecho, son sustancialmente los efectos económicos totalizadores los que han dominado la naturaleza percibida de esta crisis.


Respuesta

El neoliberalismo ha dado lugar a que los sistemas de salud, sobrecargados y sin recursos, dependan en gran medida de las cadenas de suministro mundiales que se han fracturado y deformado a medida que se cierran las fronteras y los lugares de trabajo, chocando con una demanda urgente y masiva.


Ninguna crisis podría poner tan de relieve la fragilidad y la precariedad de las sociedades capitalistas caracterizadas por una producción globalizada para el comercio y los beneficios; Estados débiles dirigidos por élites burocráticas; y ciudadanos que experimentan anomia, individualismo y alienación. Pero no se trata de una crisis totalmente nueva, sino más bien de una variante de un viejo tema de la crisis capitalista.


Los movimientos anticapitalistas, poscrecentistas y postcapitalistas como la Occupy y Extinction Rebelion han ocupado los titulares de los últimos decenios en respuesta a las crecientes crisis económicas, políticas y sociales mundiales. Otro de esos movimientos es el "decrecimiento".


El decrecimiento no es una palabra familiar ni una idea bien entendida en los países de habla inglesa, como el Reino Unido y los Estados Unidos. Así que, en 2019, colaboramos en la redacción de Exploring Degrowth: A Critical Guide (Liegey y Nelson, 2020).


Queríamos promover la idea del decrecimiento y la comprensión del movimiento de decrecimiento en el mundo de habla inglesa, dado que el decrecimiento evolucionó en Europa y se ha escrito principalmente en otros idiomas.


Activismo

El decrecimiento se lo suele denominar como un "eslogan provocador", pero comprende una línea de pensamiento distinta que pone de relieve la contradicción dinámica entre el crecimiento económico productivista y los límites materiales de la Tierra.


El movimiento de decrecimiento ha florecido con una panoplia de experimentos colaborativos de vivir más con menos - pensar "lo pequeño es hermoso" y "lo pequeño es necesario".


Vincent Liegey es ingeniero, investigador interdisciplinario y profesor, y tiene un amplio conocimiento del desarrollo del decrecimiento como teoría y práctica. Conocido portavoz del movimiento de decrecimiento francés, es miembro activo de Cargonomia, un centro de investigación y experimentación sobre el decrecimiento, una cooperativa social para soluciones logísticas sostenibles, y distribuye alimentos locales utilizando bicicletas de carga en Budapest.


Por ello, Anitra Nelson, una defensora del decrecimiento en Australia y editora de la serie de libros FireWorks para Pluto Press (Londres), se dirigió a él para que fuera el autor principal de un breve libro sobre el decrecimiento.


Este está lejos de ser el primer libro sobre el decrecimiento que se publica en inglés, pero es el primer libro que se concentra en el activismo del decrecimiento y de manera singular en el decrecimiento como movimiento.


Igualdad

En el libro explicamos cómo los fundadores teóricos del decrecimiento desarrollaron conclusiones claras a partir del análisis de cómo los límites de los recursos de la Tierra han sido traspasados específicamente por las economías en crecimiento, y por lo tanto el paso a cambiar las formas en que vivimos, es decir, el decrecimiento.


La historia de la teoría del decrecimiento está poblada de fundadores a los que ahora nos referiríamos como académicos activistas y que se convirtieron en intelectuales famosos, como Ivan Illich, que desarrolló el concepto de decrecimiento de la convivencia -un enfoque cooperativo, mutuo, sociable y de intercambio- al lado de expertos y tecnócratas.


El decrecimiento puede, a primera vista, hacer pensar en un movimiento relacionado con la economía y las economías. Piénsalo bien. Un primer principio del decrecimiento es abordar la desigualdad.


Una filosofía impulsora de la política del decrecimiento es la "autonomía" a la manera de Cornelius Castoriadis, que considera que la agencia y la subsidiariedad son fundamentales. El gobierno directo y local es particularmente apropiado para construir una sociedad en torno a la 'abundancia frugal' - el único tipo de abundancia que existe para el movimiento de decrecimiento.


Pero el movimiento de decrecimiento está lejos de ser puritano y, en cambio, es convivencial y festivo. La abundancia frugal también se conoce como "sobriedad feliz" y "disfrute de la vida".


Local

Como muchos otros movimientos radicales del siglo XXI, el movimiento de decrecimiento funciona como una red abierta, descentralizada y horizontal, particularmente compatible con la "relocalización abierta", centrada en la producción local por parte de los habitantes que ejercen la democracia directa en la toma de decisiones éticas sobre lo que se produce y cómo se produce.


De esta manera los humanos pueden nutrir la tierra como nos nutre a nosotros. Todo lo cual nos devuelve a la actual crisis sanitaria y económica de Covid-19.


Si tuviéramos sistemas de producción por parte de la población local para la población local, simplemente satisfaciendo nuestras necesidades básicas - ni más ni menos - habría pocas repercusiones económicas al aplicar el distanciamiento y el aislamiento social para frenar y contener una pandemia mundial. Viviríamos de la manera más colectiva posible y nos organizaríamos para observar el protocolo de seguridad sanitaria en nuestros modestos medios de vida.


El riesgo de pandemia también sería menor. El decrecimiento aboga por el uso de las piernas, las bicicletas y, en menor medida, el transporte público. Por el contrario, la actual pandemia de coronavirus se ha propagado claramente mucho más rápido debido a los viajeros que utilizan aviones y cruceros.


En resumen, otro mundo no sólo es posible sino también preferible."


Los autores

Anitra Nelson es un activista-australiana afiliado a una universidad de Melbourne. Vincent Liegey es un portavoz del movimiento de decrecimiento francés.


#decrecimiento #buenvivir #crisisclimatica #crisisecologica #limites

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com