• Homo consciens

Cuando disminuyan las emisiones de CO2 los océanos disminuirán su capacidad de absorción



Fuente: Hakaimagazine - por Drew Higgins - Noviembre de 2020.

Las nuevas investigaciones revelan que una vez que las emisiones de carbono antropogénicas disminuyan, también lo hará la capacidad del océano para absorber el dióxido de carbono. Eso podría hacer parecer que los esfuerzos de reducción de emisiones no están funcionando.


El océano ha absorbido el 39% del dióxido de carbono que hemos bombeado al aire desde la Revolución Industrial. Como una esponja gigante, el océano y los organismos en su interior han absorbido el dióxido de carbono disolviéndolo del aire y a través de la fotosíntesis. Este llamado sumidero de carbono oceánico nos ha librado de las peores consecuencias terrestres del aumento del dióxido de carbono atmosférico, un alivio contrarrestado por la acidificación del océano y otros efectos secundarios marinos.


Hay un sinnúmero de preguntas sin respuesta sobre cuánto de nuestro carbono seguirá absorbiendo el océano, y durante cuánto tiempo, pero responderlas ha sido un tema central de la investigación climática. Sin embargo, un estudio reciente sugiere que el sumidero de carbono del océano responde de manera inesperada: tan pronto como disminuyan las emisiones, también lo hará la absorción del océano. Resulta que la esponja no es tan esponjosa.


La razón de esto es simple: cuando se trata del contenido de dióxido de carbono, el océano y la atmósfera buscan el equilibrio.


Si reducimos nuestras emisiones de carbono, dice Galen McKinley, autor principal del estudio y científico climático del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia en Nueva York, "el océano va a decir, Genial, no tengo que absorber tanto para llegar a ese equilibrio, y ese sumidero se ralentizará".


El sumidero de carbono del océano, dice, no va a seguir actuando de la manera en que lo hizo "cuando lo estábamos presionando duramente al llenar tanto carbono en la atmósfera".


La investigación muestra que a medida que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera disminuye, llega un punto en el que el océano comenzará a liberar su carbono almacenado, pasando de un sumidero de carbono a una fuente de carbono. Cuanto más tiempo lleve reducir las emisiones, más tiempo llevará esta fase de equilibrio, simplemente porque habrá más carbono en el océano para equilibrar.


El descubrimiento de McKinley y sus colegas proviene de su análisis de una época en la que el sumidero de carbono del océano no se comportó como se esperaba. En 1991, el Monte Pinatubo, un volcán de Filipinas, entró en erupción, rociando ceniza volcánica y partículas en la estratosfera. Esta ceniza volcánica reflejó la luz solar y redujo temporalmente las temperaturas globales. Enfriar el océano, aunque sea un poquito, aumenta la capacidad del agua para disolver el dióxido de carbono, por lo que absorbe más.


Al mismo tiempo, el aumento a largo plazo del dióxido de carbono atmosférico se redujo brevemente entre 1989 y 1994 debido a una meseta temporal en las emisiones de carbono, y a un aumento del sumidero de carbono terrestre. Esto, combinado con el hecho de que el océano ya había absorbido más carbono tras la erupción del Monte Pinatubo, redujo la diferencia entre la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera y en el océano. Esta igualación debilitó el sumidero de carbono del océano, e ilustró una relación directa entre los cambios en el dióxido de carbono atmosférico y el comportamiento del sumidero.


Más recientemente, las emisiones de dióxido de carbono han disminuido ligeramente debido a la pandemia del COVID-19, y los investigadores predicen una reducción temporal similar del sumidero de carbono del océano como resultado de ello.


La política climática y la comunicación de la ciencia del clima, dice McKinley, deben tener en cuenta el reequilibrio pendiente del sumidero de carbono oceánico. Después de todo, uno puede ver fácilmente las trampas y argumentos políticos que podrían surgir cuando el océano deja de tragar dióxido de carbono, e incluso comienza a devolverlo.


McKinley no quiere que la gente se sorprenda cuando el océano comience a comportarse de manera diferente a como lo hacía en el pasado, o que utilice este cambio como un argumento para continuar con los negocios como de costumbre. "Puedes imaginarte a la gente que dirá, Bueno, estos recortes en las emisiones son duros. Si el océano va a dejar de hacer lo suyo, ¿por qué debería seguir reduciendo las emisiones?" dice McKinley.


Si bien la política climática y los objetivos de temperatura incorporan la dinámica de los océanos, muchos se basan en modelos oceánicos relativamente simplistas que podrían ser mejorados, dice McKinley. Y eso requiere una mejor información.


Miriam Goldstein, oceanógrafa biológica y directora de política oceánica del Center for American Progress, está de acuerdo en que una ciencia sólida, y la inversión en investigación científica, son la clave de una buena política climática. "Una política climática bien diseñada debería ser capaz de incorporar resultados inesperados y ser capaz de adaptarse", dice Goldstein.


Si bien estas dinámicas son sin duda claves a tener en cuenta, Goldstein advierte que aún estamos lejos de tener que preocuparnos de que el océano libere el carbono que ha atrapado a través de este proceso.


"Deberíamos ser muy afortunados de tener este problema, porque estamos reduciendo mucho carbono atmosférico", dice. "No hemos hecho ni de cerca la acción climática que necesitamos hacer".


#oceanos #crisisclimatica #crisisecologica #carbono #emisiones #secuestro

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com