• Homo consciens

Cuando el continente helado ya no lo es


Fuente: The Sydney Morning - Marzo 2020 Las temperaturas se dispararon en gran parte de la Antártida el verano pasado, lo que llevó a los investigadores a declarar la primera ola de calor registrada en la estación Casey de Australia. Si bien se sabe que la Península Antártica es una de las regiones del planeta que se calienta más rápidamente debido al cambio climático, el este del continente había estado relativamente protegido del calentamiento global. En un artículo publicado el martes en Global Change Biology, científicos de la Universidad de Wollongong (UOW), la División Antártica Australiana, la Universidad de Tasmania y la Universidad de Santiago de Chile, identificaron períodos de calentamiento muy inusual que afectaron los ecosistemas de la Antártida. Si bien el calor récord de la Antártida en febrero llegó a los titulares de todo el mundo, los primeros indicios de la ola de calor aparecieron en realidad en el este del continente varias semanas antes.

Durante el período comprendido entre el 23 y el 26 de enero, "Casey experimentó temperaturas mínimas por encima de cero y temperaturas máximas por encima de 7,5 grados, con su temperatura máxima más alta de todos los tiempos, 9,2 grados el 24 de enero, seguida por su mínima más alta de 2,5 grados a la mañana siguiente", dijo Sharon Robinson, bióloga del cambio climático de la UOW. "En el registro de 31 años de Casey, este máximo es 6,9 grados más alto que la temperatura máxima media de la estación, mientras que el mínimo es 0,2 grados más alto". El profesor Robinson dijo que los homólogos chilenos que estudian el musgo de la Isla Rey Jorge también registraron el aumento de las temperaturas. Mientras que en un período típico de diciembre a febrero, como el año anterior, el mercurio subía por encima de los 14 grados durante el 3% del año, el verano pasado la proporción subió al 14%. Esas lecturas "no fueron muy antárticas", dijo, y añadió que para las zonas en que la temperatura solía mantenerse por debajo de cero, "es muy preocupante", ya que muchas plantas como los musgos y los animales se han adaptado a las condiciones normalmente frígidas. La definición de ola de calor se basó en una medida similar utilizada en Australia de tres días y noches de temperaturas en el 10% superior de las lecturas para esa fecha. El éxito de los esfuerzos mundiales por reducir los productos químicos clorofluorocarbonados (CFC) que agotan la capa de ozono fue una de las razones del excepcional calor de este verano, junto con el calentamiento climático de fondo. Al cerrarse el agujero de la capa de ozono sobre la Antártida, los fuertes vientos del oeste han disminuido, permitiendo que el aumento de las temperaturas llegue a regiones -como la estación Casey- que antes estaban protegidas, dijo el profesor Robinson. La ola de calor del verano pasado "es probablemente un presagio del futuro, ya que hemos detenido la producción de CFC", dijo. "Mucha gente piensa que la Antártida es prístina y está protegida, pero el cambio climático llega a todas partes, así que no está protegida".


#antartida #calentamientoglobal #ozono #oladecalor


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com