• Alejandro T

Cuando las industrias matan a más personas de las que emplean

Phys.org - Autora: Allison Mills . Febrero de 2019

Puestos de trabajo vs. muertes: Calculando la pena de muerte de las industria


¿Existe un umbral que cruza toda una industria, cuando hace más daño que bien? Los investigadores de la Universidad Tecnológica de Michigan se propusieron examinar la cuestión con números.


Un nuevo trabajo, publicado en la revista Social Sciences, explora dos estudios de casos centrados en industrias que matan a más personas de las que emplean. El estudio expone los fundamentos para establecer un umbral de acción y ofrece ideas sobre posibles soluciones. Utilizando estudios de casos, calcula el número de muertes atribuidas a las industrias del carbón y del tabaco y encuentra resultados sorprendentes.


La industria del carbón emplea a unas 50 mil personas en los EE.UU., y anualmente mueren unas 50 mil personas debido a la contaminación que esta industria produce en los EE.UU.


Joshua Pearce dirigió el estudio y es profesor de la cátedra Richard Witte de Ciencia e Ingeniería de los Materiales, así como profesor de ingeniería eléctrica e informática en Michigan Tech. Explica que se interesó por primera vez en la idea de las "penas de muerte corporativas" - disolución o eliminación de empresas tras el juicio de los sistemas de justicia gubernamentales - durante un estudio que determinó el número de vidas estadounidenses que se salvaron al pasar de la electricidad de carbón a la solar. Pearce se preguntaba en qué momento el número de muertes causadas por una industria es demasiado para que la sociedad lo tolere.


"La regla no escrita de la industria es que se puede ganar dinero si se beneficia a la sociedad", dijo Pearce. Añade que la mayoría de las industrias son principalmente buenas. Sin embargo, numerosos estudios han documentado el aumento de la corrupción empresarial y los costes externalizados de los impactos ambientales y sanitarios que pueden provocar la mortalidad humana. En el caso de las industrias que causan un gran daño, y que tal vez justifiquen una pena de muerte para toda la industria, la identificación de ese umbral requiere una métrica apolítica, clara y concisa, basada en datos públicos.


La industria del tabaco emplea a unas 120 mil personas en los EE.UU., y anualmente mueren más de 4 veces esa cifra debido a enfermedades relacionadas con el uso del tabaco, en los EE.UU.


Para establecer una métrica ideal, Pearce utilizó tres supuestos: En primer lugar, todo el mundo tiene derecho a la vida; en segundo lugar, todo el mundo tiene derecho a trabajar; en tercer lugar, la ley humana debería conceder a las empresas el derecho a existir si benefician a la humanidad.


"Si sabemos que la vida es más importante que el empleo porque hay que estar vivo para trabajar, entonces para que una empresa o industria exista debe emplear a más personas de las que mata en un año", dijo Pearce. "Lo que este trabajo ha hecho es establecer un umbral mínimo para la existencia de la industria. Sorprendentemente, también ha demostrado que en estos momentos hay al menos dos industrias en Estados Unidos que matan a más personas al año de las que emplean."


La industria del carbón emplea a 51.795 personas, según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos.


El número total de muertes prematuras anuales en EE.UU. debidas a la contaminación atmosférica provocada por el carbón y la electricidad es de 52.015, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.


La industria del tabaco emplea a 124.342 personas, según datos del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte.


El número total de muertes anuales en EE.UU. por humo directo y ajeno es de 522.000, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.


Pearce afirma: "Después de hacer los números, los resultados son impactantes. Cada puesto de trabajo en la minería del carbón en Estados Unidos se cobra literalmente una vida estadounidense cada año. En el caso de los trabajos en el sector del tabaco, la situación es cuatro veces peor". El estudio concluye que ambas industrias merecen penas de muerte para el rubro".


Sin embargo, Pearce señala: "La gran mayoría de los trabajos e industrias no implican ningún sacrificio humano".


Ninguna industria podría disolverse sin consecuencias. Sin embargo, tanto para el carbón como para el tabaco, el grupo de investigación de Pearce había examinado previamente soluciones para abandonar las industrias. En un estudio de 2016 publicado en Energy Economics, Pearce y sus coautores catalogaron la formación necesaria para que los trabajadores del carbón hicieran la transición a ocupaciones en energía solar.


"La electricidad es un recurso esencial que mantiene a la sociedad en funcionamiento, sin embargo, hay tecnologías alternativas que pueden reemplazar fácilmente al carbón para hacerlo, y estaríamos ahorrando vidas y dinero", dijo Pearce. "Si la barrera es emplear a esos trabajadores específicos del carbón, podemos fácilmente reciclarlos y ponerlos a trabajar en la energía solar y resulta que incluso ganarían un poco más de dinero en promedio".


Asimismo, en un estudio de 2018 publicado en Land Use Policy, Pearce y su equipo demostraron que los cultivadores de tabaco, que constituyen el mayor grupo de personas empleadas en la industria, tienen incentivos económicos para cambiar un cultivo comercial cancerígeno por granjas solares más rentables.


El cambio de empleo, por tanto, no es un obstáculo tan grande como algunos podrían temer. Aunque es posible que otras industrias no dispongan del mismo tipo de transiciones, Pearce espera que, al identificar una norma mínima de responsabilidad empresarial, otras industrias también puedan ser evaluadas.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram