Cultivar el hábito de pequeños actos de sedición



Por Caitlin Johnstone - 24 de agosto de 2022


No es fácil ser alguien que se preocupa por el mundo y se opone al statu quo. Es una serie de fracasos desalentadores y decepciones aplastantes en medio de un diluvio interminable de información que dice que todo está cada vez peor.


El medio ambiente sigue degradándose. Las estructuras de poder gobernantes siguen siendo cada vez más controladoras. El capitalismo es cada vez más desequilibrado y explotador. Las potencias mundiales se acercan cada vez más a una confrontación militar masiva de horror indecible.


¿Y qué obtenemos cuando intentamos oponernos a estas cosas? Una decepción tras otra. Los políticos a los que apoyamos pierden las elecciones, a menudo tras una descarada interferencia de las mismas estructuras de poder a las que esperábamos que se opusieran. La organización política se rompe en medio de luchas sectarias. Los líderes activistas se ven envueltos en escándalos sexuales. Los programas que ayudamos a impulsar se desvanecen en la impotencia. El poder gana una y otra vez.


Lo que pasa por "la izquierda" en el mundo anglosajón es básicamente una oposición controlada o un grupo de aficionados en línea. O ambas cosas. La verdadera izquierda ha sido subvertida con tanto éxito por el poder que el público mayoritario ya no sabe lo que es; la mayoría piensa que la izquierda es un partido político mayoritario que es totalmente propiedad del imperio y está operado por él, o bien un grupo de ideas vagamente relacionadas, como tener el pelo rosa o decir tus pronombres. La izquierda ha sido realmente desmantelada con tanto éxito que casi ha sido purgada de la memoria.


Cada vez, en cada momento, el poder gana y el pueblo pierde. Después de un tiempo empieza a parecer que te estás golpeando la cabeza contra un objeto inamovible. Algunas personas se hunden después de unos cuantos golpes fuertes. Algunos no se vuelven a levantar. Otros siguen golpeando, volviéndose cada vez más duros y más miserables y neuróticos cuanto más tiempo lo hacen.


Y la mayoría de la gente ni siquiera sabe que esto está ocurriendo, y eso es lo que puede hacerlo realmente difícil. Hablas con tus seres queridos sobre lo que estás viendo y simplemente se incomodan o te miran como si estuvieras loco. No ven los problemas que señalas porque ninguno de los lugares de los que obtienen la información les dice que está ocurriendo, porque los poderosos controlan esas fuentes de información.


Como dijo Terence McKenna: "El coste de la cordura en esta sociedad es un cierto nivel de alienación". Y como dijo Marshall McLuhan: "En el país de los ciegos, el tuerto es un idiota alucinante".


Y es una mierda. No importa cómo lo veas, apesta. Apesta ver cómo este enorme mamotreto devora lentamente tu mundo y ver cómo fracasan los intentos de todo el mundo por detenerlo, y que la mayoría de la gente en tu vida no lo entienda o ni siquiera vea qué es lo que estás señalando.


Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿Hay alguna manera de vencerlos? ¿Hay una forma de parar la máquina en seco y darle la vuelta a esto?


Bueno, no. Al menos no en este momento, y no por ti mismo. La máquina es demasiado grande, demasiado arraigada, y su control sobre los sistemas de información significa que no vas a recibir ayuda de otras personas en la cantidad que necesitarás. Eres sólo tú y unos pocos contra una estructura de poder que abarca todo el mundo.


Pero eso no significa que seas impotente, ni que no puedas hacer nada. Sólo significa que no vas a derribar al malo sin ayuda y salvar el mundo de una manera grandiosa y que satisfaga tu ego, como un héroe de acción en una estúpida película de Hollywood.


Lo que puedes hacer como individuo es cultivar el hábito de cometer pequeños actos de sedición. Hacer pequeños cortes en la carne de la bestia que se suman con el tiempo. No puedes parar la máquina tú solo, pero seguro que puedes echar arena en sus engranajes.


Dar a un oyente receptivo información sobre lo que ocurre en el mundo. Crear medios de comunicación disidentes en línea. Hacer un grafiti con un mensaje potente. Amplificar una voz incómoda. Compartiendo una idea disruptiva. Apoyar una causa no autorizada. Organizarse con fines prohibidos. Distribuir literatura. Crear literatura. Mantener conversaciones auténticas sobre cosas reales con cualquiera que pueda escucharte.


Todos los días hay algo que puedes hacer. Cuando empieces a dirigir tu creatividad a cultivar este hábito, te sorprenderás a ti mismo con las ideas innovadoras que se te ocurren. Incluso un meme o un tuit bien colocados pueden abrir los ojos a una realidad a la que antes estaban cerrados. Recuerda que no estarían trabajando tan frenéticamente para restringir la expresión en línea si no supusiera una verdadera amenaza para el imperio.


La gente tiende a sobrestimar lo que puede lograr en un día, pero subestima enormemente lo que puede lograr en un período de varios años. Encontrar pequeñas formas de socavar la máquina de opresión cada día se suma gradualmente a cientos de actos de desafío en un año, que después de unos años se convierten en miles.


Haz esto y luego relájate. No esperes salvar el mundo por ti mismo. Sólo eres humano, y sólo hay uno como tú. Sólo puedes hacer lo que puedes hacer, y la humanidad dará el salto a la salud o no lo hará. Sólo ejerce influencia sobre las cosas en las que puedes influir, y fuera de esa pequeña esfera de influencia tienes que dejar ir y dejar ser. No te pongas presiones injustas o irrazonables.


Realiza regularmente pequeños actos de sedición, y luego ríndete a lo que te traiga la vida. Personalmente, veo muchas razones para mantener la esperanza de que algún día podamos derribar juntos esa máquina.

Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram