• Homo consciens

Dónde vamos a encontrar comida en 2050 para 10.000 millones

Fuente: Universidad Autónoma de México y National Geographic en base a Nature e Instituto Postdam - Enero 2020


Casi la mitad de la producción actual de alimentos es perjudicial para nuestro planeta, causando pérdida de biodiversidad, degradación del ecosistema y estrés hídrico.


La agricultura se encuentra entre los mayores contribuyentes al calentamiento global, ya que emite más gases de efecto invernadero que todos nuestros automóviles, camiones, trenes y aviones combinados, gran parte del metano liberado por las granjas, óxido nitroso de los campos fertilizados y dióxido de carbono por la tala de bosques para cultivar o criar ganado (que implica también pérdida de la biodiversidad), esta práctica es un importante impulsor de la extinción de la vida silvestre.


También, la agricultura es el usuario más importante de nuestros preciosos suministros de agua y uno de los principales contaminadores, ya que la escorrentía de fertilizantes y estiércol altera los frágiles lagos, ríos y ecosistemas costeros de todo el mundo.


«Al observar el estado del planeta Tierra y la influencia de las prácticas agrícolas mundiales actuales sobre él, hay muchas razones para preocuparse, pero también motivos de esperanza, si tomamos acciones decisivas muy pronto«, dice Dieter Gerten, autor principal del estudio y profesor en la Universidad Humboldt de Berlín.


Actualmente, casi la mitad de la producción de alimentos mundial está rebasando los límites ambientales de la Tierra«.


A lo largo de nuestra historia, hemos sido cegados por el imperativo de más, más, más en la agricultura: limpiar más tierra, cultivar más y utilizar más recursos.


La población sigue en crecimiento


Si en 1800 la población rondaba los mil millones de personas, en la actualidad la cifra está en los 7.7 mil millones, de los cuales el 60% se encuentra en Asia. Hoy en día la población sigue creciendo (linealmente, no exponencialmente, como se suele decir) pero lo hace más despacio.


La tasa de crecimiento llegó al 2.1% en 1962 y desde entonces ha caído hasta un 1.05%. A pesar de todo, este crecimiento bastará para que la población mundial alcance un tamaño de 9.7 mil millones de personas en 2050 y de 10.9 mil millones para el 2100.


Si estas tendencias continúan, el crecimiento de la población y la búsqueda de dietas más ricas, habrán de requerir que dupliquemos la cantidad de cultivos que tenemos para el 2050.



En búsqueda de una solución


Necesitamos encontrar un equilibrio entre producir más alimentos y mantener el planeta para las generaciones futuras.


Para ello, un estudio dirigido por investigadores del Instituto Potsdam para la Investigación sobre el Impacto del Cambio Climático (PIK, por sus siglas en Alemán) nos presenta un paquete que podría ser la solución integral para alimentar a 10 mil millones de personas dentro de los límites ambientales de nuestro planeta. El estudio fue publicado esta semana en la revista Nature Sustainability.


Plan de cinco pasos para alimentar el mundo


  • Paso uno: Congelar la huella de la agricultura

Cada vez que hemos necesitado producir más alimentos, simplemente hemos talado bosques o arados para hacer más granjas. Ya hemos despejado un área aproximadamente del tamaño de América del Sur para cultivar. Para criar ganado, hemos tomado un área aproximadamente del tamaño de África. La huella de la agricultura ha causado la pérdida de ecosistemas completos en todo el mundo y se sigue talando.


Además, han propuesto abandonar cultivos situados en regiones donde el 5% de las especies están amenazadas y reforestar campos donde se ha cortado más del 85% del bosque tropical.


Evitar una mayor deforestación debe ser una prioridad.



  • Paso dos: Aprovechar más las granjas existentes

A partir de la década de 1960, la revolución verde aumentó los rendimientos en Asia y América Latina utilizando mejores variedades de cultivos y más fertilizantes, riego y máquinas, pero con costos ambientales importantes.


El mundo ahora puede centrar su atención en aumentar los rendimientos en tierras agrícolas menos productivas, especialmente en África, América Latina y Europa oriental, donde existen «brechas de rendimiento» entre los niveles de producción actuales y lo que habrían con prácticas agrícolas mejoradas.


  • Paso tres: Utilizar los recursos de manera más eficiente


Ya tenemos formas de lograr altos rendimientos y al mismo tiempo reducir drásticamente los impactos ambientales de la agricultura convencional. La revolución verde se basó en el uso intensivo e insostenible del agua y de los productos químicos basados en combustibles fósiles. Pero la agricultura comercial ha empezado a dar grandes pasos, encontrando formas innovadoras de orientar mejor la aplicación de fertilizantes y plaguicidas mediante el uso de tractores computarizados equipados con sensores avanzados y GPS. Muchos agricultores aplican mezclas personalizadas de fertilizantes adaptadas a las condiciones exactas de su suelo, lo que ayuda a reducir al mínimo la escorrentía de productos químicos en las vías fluviales cercanas.


La agricultura orgánica también puede reducir en gran medida el uso de agua y productos químicos mediante la incorporación de cultivos de cobertura, mantillos y abono para mejorar la calidad del suelo, conservar el agua y acumular nutrientes. Muchos agricultores también se han vuelto más inteligentes con respecto al agua, reemplazando los sistemas de riego ineficientes por métodos más precisos, como el riego por goteo subterráneo. Los avances tanto en la agricultura convencional como en la orgánica pueden darnos más "cosecha por gota" de nuestra agua y nutrientes.


¿Dónde se hace agricultura y pasturas?: En marrón pasturas, en verde cosechas




Uso de las cosechas: En verde cosechas para alimento en Violeta o púrpura para alimentar animales o combustibles





  • Paso cuatro: Cambio de dieta

Hoy, solo el 55% de las calorías de los cultivos del mundo alimentan directamente a las personas; el resto alimenta al ganado (alrededor del 36%) o se convierte en biocombustibles y productos industriales (aproximadamente el 9%).


Encontrar formas más eficientes de producir carne y pasar a dietas menos intensivas en carne, incluso simplemente cambiando de carne de res a carnes como pollo, cerdo o carne de res criada en pastizales, podría liberar cantidades sustanciales de alimentos en todo el mundo.


«Este tipo de cambios pueden parecer difíciles al principio«, ha dicho en un comunicado Vera Heck, coautora del trabajo. «Pero a largo plazo, los cambios enfocados a una alimentación más sostenible no solo beneficiarán el planeta, sino además a la salud de las personas«.


Reducir el uso de cultivos alimentarios para biocombustibles también podría contribuir en gran medida a mejorar la disponibilidad de alimentos.



Para alimentar una población que será un 35% mayor, necesitaremos 1000 millones más de toneladas en las cosechas, porque la población crecerá principalmente en zonas menos desarrolladas que se prevé (si no existe un cambio de mentalidad respecto a la dieta) comerá más carne

Paso cinco: Reducir el desperdicio


Se estima que hasta el 50% del peso total de los alimentos se pierden o desperdician antes de que se puedan consumir. En los países desarrollados, la mayoría de esos desechos se producen en hogares, restaurantes o supermercados. En los países no desarrollados, a menudo se pierde comida entre el agricultor y el mercado, debido al almacenamiento y transporte poco confiables.


Los consumidores en los países desarrollado podrían reducir el desperdicio tomando medidas tan simples como servir porciones más pequeñas, utilizar las sobras y alentar a cafeterías, restaurantes y supermercados a desarrollar medidas para reducir los desperdicios.



Estos cinco pasos podrían duplicar los suministros de alimentos del mundo y reducir drásticamente el impacto ambiental de la agricultura en todo el mundo. Pero no será fácil. Estas soluciones requieren un gran cambio de pensamiento.


Este es un momento crucial cuando enfrentamos desafíos sin precedentes para la seguridad alimentaria y la preservación de nuestro medio ambiente global.


La buena noticia es que ya sabemos lo que tenemos que hacer; solo necesitamos descubrir cómo hacerlo.


Abordar nuestros desafíos alimentarios mundiales exige que todos seamos más reflexivos sobre la comida que ponemos en nuestros platos. Necesitamos establecer conexiones entre nuestra comida y los agricultores que la cultivan, y entre nuestra comida y la tierra, las cuencas hidrográficas y el clima que nos sostiene. A medida que dirigimos nuestros carros de supermercado por los pasillos de nuestros supermercados, las elecciones que hagamos ayudarán a decidir el futuro.


Fuente: PIK y NatGeo

Artículo: «Feeding ten billion people is possible within four terrestrial planetary boundaries«. Nature Sustainability.


#dieta #alimentos #hambre #cambioclimatico #agricultura #carne #poblacion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com