©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Dando vuelta el mito de la corrupción



Fuente Aljazeera - 2014 - Dr. Jason Hickel

La corrupción no es, ni mucho menos, el principal factor de la persistencia de la pobreza en el Sur global.


Transparency International publicó recientemente su último Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) anual, presentado en un llamativo mapa del mundo con las naciones menos corruptas codificadas en amarillo y las más corruptas embadurnadas en rojo estigmatizante. El IPC define la corrupción como "el uso indebido del poder público para beneficio privado", y obtiene sus datos de 12 instituciones diferentes, incluyendo el Banco Mundial, Freedom House y el Foro Económico Mundial.


Cuando vi este mapa por primera vez me llamó la atención el hecho de que la mayoría de las zonas amarillas son países occidentales ricos, incluyendo los Estados Unidos y el Reino Unido, mientras que el rojo cubre casi la totalidad del Sur global, con países como el sur de Sudán, Afganistán y Somalia embadurnados especialmente en negro.


Esta división geográfica encaja perfectamente con las opiniones de la corriente principal, que ve la corrupción como el azote del mundo en vías de desarrollo (imágenes de clichés de dictadores en África y sobornos en la India). Pero, ¿es correcta esta historia?


Muchas organizaciones internacionales de desarrollo sostienen que la pobreza persistente en el Sur Global es causada en gran parte por la corrupción entre los funcionarios públicos locales. En 2003 estas preocupaciones llevaron a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que afirma que, si bien la corrupción existe en todos los países, este "fenómeno maligno" es "el más destructivo" en el Sur global, donde es un "elemento clave en el bajo rendimiento económico y un obstáculo importante para el alivio de la pobreza y el desarrollo".


Sólo hay un problema con esta teoría: no es verdad.



Corrupción, estilo superpoder


Según el Banco Mundial, la corrupción en forma de soborno y robo por parte de funcionarios gubernamentales, el principal objetivo de la Convención de la ONU, cuesta a los países en desarrollo entre 20.000 y 40.000 millones de dólares cada año. Eso es mucho dinero. Pero es una proporción extremadamente pequeña -sólo alrededor del 3 por ciento- del total de los flujos ilícitos que se filtran de las arcas públicas. Por otra parte, las empresas multinacionales roban más de 900.000 millones de dólares de los países en desarrollo cada año a través de la evasión fiscal y otras prácticas ilícitas.


Esta enorme salida de riqueza se ve facilitada por un oscuro sistema financiero que incluye paraísos fiscales, empresas que preparan los documentos legales, cuentas anónimas y fundaciones falsas, con la ciudad de Londres en el mismo centro de todo esto. Más del 30 por ciento de la inversión extranjera directa global se registra a través de paraísos fiscales, que ahora esconden colectivamente una sexta parte de la riqueza privada total del mundo.


Esta es una importantísima causa - de hecho, fundamental - de la pobreza en el mundo en desarrollo, pero no se registra en la definición principal de corrupción, ausente en la Convención de la ONU, y rara vez, si es que alguna vez, aparece en la agenda de las organizaciones internacionales de desarrollo.


Con la Ciudad de Londres en el centro de la red mundial de paraísos fiscales, ¿cómo termina el Reino Unido con un Indice de Percepción de Corrupción -IPC- limpio?


La pregunta es aún más desconcertante dado que la Ciudad es inmune a muchas de las leyes democráticas de la nación y libre de toda supervisión parlamentaria. Como resultado de este estatus especial, la City de Londres ha mantenido una serie de pintorescas tradiciones plutocráticas. Por ejemplo, su proceso electoral: Más del 70 por ciento de los votos emitidos durante las elecciones al consejo no son emitidos por residentes, sino por corporaciones - en su mayoría bancos y firmas financieras. Y cuanto más grande es la corporación, más votos obtienen, con las firmas más grandes obteniendo 79 votos cada una. Esto lleva la personería jurídica corporativa al estilo de los EE.UU. a otro nivel.


Para ser justos, este tipo de corrupción no está totalmente fuera de lugar en un país donde una familia real feudalista es propietaria de 120.000 hectáreas de la tierra de la nación y absorbe alrededor de 40 millones de libras esterlinas (65,7 millones de dólares) de fondos públicos cada año. Luego está el parlamento, donde la Cámara de los Lores no se llena por elección sino por designación, con 92 escaños heredados por familias aristocráticas, 26 reservados para los líderes de la mayor secta religiosa del país y docenas de escaños vendidos a multimillonarios.


La corrupción en Estados Unidos es sólo un poco menos flagrante. Mientras que los escaños en el Congreso aún no están disponibles para su compra directa, el fallo de Ciudadanos Unidos contra la Federal Election Comission -FEC- permite a las corporaciones gastar cantidades ilimitadas de dinero en campañas políticas para asegurar que sus candidatos preferidos sean elegidos, una práctica justificada bajo la bandera orwelliana de la "libertad de expresión".


El factor de la pobreza


La Convención de la ONU tiene razón al decir que la pobreza en los países en desarrollo está causada por la corrupción. Pero la corrupción que más nos debería preocupar tiene su raíz en los países que están coloreados en amarillo en el mapa del IPC, no en rojo.


El sistema de paraísos fiscales no es el único culpable. Sabemos que la crisis financiera mundial de 2008 se precipitó por la corrupción sistémica entre los funcionarios públicos de los Estados Unidos que estaban íntimamente ligados a los intereses de las empresas de Wall Street. Además de desplazar trillones de dólares de las arcas públicas a los bolsillos privados a través de rescates, la crisis arrasó con una gran parte de la economía mundial y tuvo un efecto devastador en los países en desarrollo cuando la demanda de exportaciones se secó, causando olas masivas de desempleo.


Una historia similar puede ser contada sobre el escándalo Libor en el Reino Unido, cuando los principales bancos de Londres se confabularon para manipular las tasas de interés con el fin de chupar alrededor de 100.000 millones de dólares de dinero gratis de personas incluso más allá de las costas de Gran Bretaña. ¿Cómo podría definirse cualquiera de estos escándalos como otra cosa que no sea el mal uso del poder público para beneficio privado? El alcance global de este tipo de corrupción hace que el soborno y el robo de poca monta en el mundo en desarrollo parezcan, en comparación, de poca monta.


Pero esto es sólo la punta del iceberg. Si realmente queremos entender cómo la corrupción impulsa la pobreza en los países en desarrollo, tenemos que empezar por mirar a las instituciones que controlan la economía global, como el FMI, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio.


Durante las décadas de 1980 y 1990, las políticas que estas instituciones impusieron al Sur Global, siguiendo el Consenso de Washington, causaron que las tasas de crecimiento del ingreso per cápita se derrumbaran en casi un 50 por ciento. El economista Robert Pollin ha estimado que durante este período los países en desarrollo perdieron alrededor de 480.000 millones de dólares anuales en el PIB potencial. Sería difícil exagerar la devastación humana que representan estas cifras. Sin embargo, las corporaciones occidentales se han beneficiado enormemente de este proceso, obteniendo acceso a nuevos mercados, mano de obra y materias primas más baratas y nuevas vías para la fuga de capitales.


Estas instituciones internacionales se disfrazan como mecanismos de gobierno público, pero son profundamente antidemocráticas; por eso pueden salirse con la suya imponiendo políticas que violan tan directamente el interés público. El poder de voto en el FMI y el Banco Mundial se reparte de manera que los países en desarrollo - la gran mayoría de la población mundial - tienen en conjunto menos del 50 por ciento de los votos, mientras que el Tesoro de EE.UU. ejerce un poder de veto de facto. Los líderes de estas instituciones no son elegidos, sino nombrados por EE.UU. y Europa, con no pocos jefes militares y ejecutivos de Wall Street entre ellos.


Joseph Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial, ha denunciado públicamente a estas instituciones como unas de las menos transparentes que ha encontrado. También sufren de una escandalosa falta de responsabilidad, ya que gozan de un estatus especial de "inmunidad soberana" que las protege contra demandas públicas cuando sus políticas fallan, sin importar el daño que causen.


Cambiando la culpa


Si estos patrones de gobierno que nombramos se hicieran en cualquier nación del Sur global, Occidente gritaría corrupción. Sin embargo, dicha corrupción se normaliza en los centros de mando de la economía global, perpetuando la pobreza en el mundo en desarrollo, mientras que Transparencia Internacional dirige nuestra atención a otros lugares.


Incluso si decidimos centrarnos en la corrupción localizada en los países en desarrollo, tenemos que aceptar que no existe en un vacío geopolítico. Muchos de los dictadores más famosos de la historia -como Augusto Pinochet, Mobutu Sese Seko y Hosni Mubarak- recibieron el apoyo de un flujo constante de ayuda occidental. Hoy en día, no pocos de los regímenes más corruptos del mundo han sido instalados o reforzados por los EE.UU., entre ellos Afganistán, el sur de Sudán, y los señores de la guerra de Somalia - tres de los estados más oscuros en el mapa del IPC.


Esto plantea una pregunta interesante: ¿Qué es más corrupto, la pequeña dictadura o la superpotencia que la instala? Desafortunadamente, la Convención de la ONU ignora convenientemente esta dinámica, y el mapa del IPC nos lleva a creer, incorrectamente, que la corrupción de cada país está claramente delimitada por las fronteras nacionales.


La corrupción es un gran impulsor de la pobreza, sin duda alguna. Pero si nos tomamos en serio este problema, el mapa del IPC no será de mucha ayuda. La mayor causa de la pobreza en los países en desarrollo no es el soborno y el robo localizados, sino la corrupción que es endémica en el sistema de gobierno global, la red de paraísos fiscales y los sectores bancarios de Nueva York y Londres. Es hora de darle la vuelta al mito de la corrupción y empezar a exigir transparencia donde la haya.


El Dr. Jason Hickel da clases en la London School of Economics y es asesor de /The Rules.


#corrupcion #paísesendesarrollo #paísesricos #paraisosfiscales #evasion #fmi #bancomundial

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram