• Marco Ratto

¿Debería darse a la naturaleza derechos consagrados en la ley?



Fuente: DW (Febrero 2020)

Las ideas indígenas sobre la naturaleza están ganando terreno en los sistemas jurídicos tradicionales al convertir los ríos, los bosques e incluso el arroz en personas jurídicas. ¿Ayuda esto a proteger el medio ambiente?

"Nos vemos no como propietarios de arroz sino como socios simbióticos y una entidad paralela del Creador", dice Frank Bibeau, abogado del grupo indígena Anishinaabe de los Estados Unidos y el Canadá.


Los cosechadores utilizan palos de azotar para batir el arroz salvaje - o manoomin, por su nombre anishinaabe - y liberar el grano en el aire. "Una buena porción del arroz es enviada en todas las direcciones para volver a sembrar el arroz. Tal vez la mitad o un poco más caiga en la canoa para alimento", explica Bibeau. "Así que nosotros mismos somos parte del proceso natural de resiembra".


Buscando formas de bloquear un oleoducto que pasa a través del ecosistema de los Grandes Lagos, donde su pueblo y el arroz han prosperado juntos durante generaciones, Bibeau diseñó una legislación que otorgaba al arroz silvestre sus propios derechos bajo la ley tribal.


Según el Fondo Comunitario de Defensa Jurídica Ambiental (CELDF) que asesoró a Bibeau sobre la legislación, el manomin es la primera planta del mundo a la que se le concedieron derechos. Pero se une a un número creciente de ríos, bosques y caracterizaciones de la naturaleza en su conjunto, que están protegidos por leyes de "derechos de la naturaleza" en todo el mundo.

Enfoques indígenas inscritos en la ley


"Las leyes ambientales convencionales tratan realmente de regular cómo usamos la naturaleza", dice Mari Margil del CELDF. "Las consecuencias han sido tan devastadoras que la gente en diferentes partes del mundo dice que necesitamos hacer un cambio fundamental en nuestra relación con la naturaleza."


Con la idea de que los pueblos indígenas son los custodios más fiables de nuestro planeta, que ahora repiten tanto los políticos como las ONG ambientales, otorgar derechos a la naturaleza sugiere una forma en que sus enfoques podrían ser adoptados por la sociedad en general.


Con este espíritu, el Ecuador se convirtió en el primer país en consagrar los derechos de la naturaleza -personificados como Pachamama, la diosa andina de la tierra- en su constitución, en 2008.


Bolivia y Uganda han consagrado desde entonces los derechos de la naturaleza en sus constituciones, y recientemente se propuso una enmienda para que Suecia haga lo mismo.


¿Una relación más sana con la naturaleza?

Afirmar que la naturaleza tiene derechos intrínsecos no es sólo una herramienta legal para procesar a los contaminadores. También pone en tela de juicio el enfoque de "servicios del ecosistema" para la protección del medio ambiente que hace que el valor económico del aire limpio, el agua y la biodiversidad sea más elevado, e incluso el concepto de zonas de conservación.


Como parque nacional, las tierras que rodean el río Whanganui en Nueva Zelandia estaban fuera de los límites de la tribu maorí Iwi, que había cazado y pescado allí de manera sostenible durante generaciones.


En 2017, la controversia se resolvió haciendo del río una persona por derecho propio, que no era ni propiedad del Estado ni de la tribu.


La profesora de derecho maorí Jacinta Ruru considera un gran avance que la ley neozelandesa refleje ahora la relación de los pueblos indígenas del país con el medio ambiente, una relación que no ve ninguna división entre lo que es bueno para la gente y el planeta.


"Mi tribu te hablará de las venas de tus brazos como si fueran los ríos de la tierra", explica Ruru. "Así que estás viendo la salud y el bienestar de lo que eres como persona, tu salud, tu propia felicidad, como algo totalmente conectado con la salud y el bienestar del entorno que nos rodea."

El Ganges se convirtió en una persona legal en 2017, pero para los hindúes siempre ha sido una encarnación de la diosa Ganga


Compromiso estratégico

Ruru dice que es demasiado pronto para juzgar el impacto ecológico del cambio de estado del río Whanganui. Y queda por ver si los derechos de Manoomin se ajustarán a los intereses invertidos en el oleoducto.


En el caso de Ecuador, la nueva Constitución ha sido utilizada para bloquear las plantaciones y la construcción de carreteras que amenazaban el bosque, pero no ha sido suficiente para transformar todo un sistema orientado al desarrollo económico; los casos presentados por activistas indígenas han terminado por hacer que los derechos de Pachamama sean superados por los de las empresas.


Los críticos también señalan que hacer de los ríos y los bosques pueblos honorarios se debe menos a cualquier deificación indígena de la naturaleza que al discurso de los derechos occidentales.


"Existe una relación estratégica entre las comunidades indígenas y los derechos de la naturaleza", dice Mihnea Tanasescu, politólogo autor de un libro sobre el tema en Ecuador, "pero no existe necesariamente una afinidad filosófica intrínseca, porque los derechos son una categoría jurídica muy occidental".

Michelle Maloney, de la Alianza Australiana para las Leyes de la Tierra, está elaborando una legislación basada en las tradiciones aborígenes que fundamenta toda la legislación relacionada con la tierra. Ella dice que los derechos de la naturaleza son una forma de que las diferentes perspectivas culturales trabajen juntas.


"El argumento de la personalidad jurídica está ganando fuerza en todo el mundo", dice, porque "el tipo de abogado occidental medio lo entiende como una construcción".


Los ríos Ganges y Yamuna tienen ahora personalidad jurídica, al igual que cada uno de los cientos de ríos de Bangladesh. Por su parte, el poder judicial colombiano ha dictaminado repetidamente que los derechos de los ríos de los bosques han sido violados por la contaminación y la tala.


Estas leyes se basan en ideas indígenas locales específicas. Sin embargo, una sola organización con sede en los Estados Unidos, la CELDF, ha desempeñado un papel decisivo en la elaboración de la legislación sobre derechos de la naturaleza en todo el mundo.


El CELDF trabajó en la primera ley de derechos de la naturaleza del mundo - una ordenanza local para detener el vertido de residuos tóxicos en Pensilvania - en 2006, y Margil dice que cerca de 40 proyectos de ley de derechos de la naturaleza han sido aprobados en los EE.UU.. Muchos de ellos son presentados por activistas sin vínculos con los indígenas, frustrados por un sistema jurídico que no reconoce el daño a la naturaleza como un delito hasta que afecta a la salud o los medios de vida humanos.


Cambio de paradigma

El año pasado, uno de esos casos llegó a los titulares internacionales. Los residentes de Toledo, una ciudad a orillas del muy contaminado lago Erie en el estado norteamericano de Ohio, votaron a favor de dar derechos sobre el lago. Una granja local respondió presentando una demanda alegando que esto violaba los derechos de los agronegocios.


Como el proyecto de ley fue más o menos anulado por la legislatura del estado de Ohio, los activistas están luchando para revivirlo desde el limbo legal. Pero su lucha ha llamado la atención sobre las prioridades de un sistema legal que trata la naturaleza como propiedad pero a las corporaciones como personas jurídicas.


"A menudo la gente no piensa en estos sistemas invisibles que gobiernan nuestro mundo", dice Maloney. "Así que como punto de partida - y para cambiar de forma de ver las cosas- los derechos de la naturaleza son muy poderosos."


#Rios #Justicia #naturaleza #pueblosaborigenes #indigenas #cambioclimatica #emergenciaclimatica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com