• Homo consciens

Decrecimiento: "Sólo queremos pasar del goce del tener al goce del ser".



Fuente: Le Monde - Diciembre de 2018

Decrecimiento, ¿una solución para salvar el planeta? El politólogo Paul Ariès ha respondido a sus preguntas.



¿Podemos consumir menos? ¿El decrecimiento puede ser una solución? ¿Qué soluciones propugnan los "decrecentistas" y, ¿son realistas? Sin llegar al decrecimiento, ¿aún es posible cambiar nuestros estilos de vida y hábitos? El polítologo contesta a varios lectores:



Benj: ¿Es realmente una cuestión de decrecimiento o simplemente de volver a la etapa anterior al consumo excesivo? ¿No deberíamos preguntarnos por cuánto tiempo más las teorías de crecimiento son aplicables a nuestro mundo?

La sociedad de consumo no es simplemente una sociedad en la que se consume más que en otra, lo que significaría que habría llegado a llenar un vacío, una carencia. No había nada antes de su llegada, sino otras formas de vivir, de pensar, de soñar.


El decrecimiento no es por lo tanto sobre todo ir para atrás, retroceder y menos aún hacer lo mismo pero menos, los decrecentistas austeros son fríos y carecen de imaginación y disfrute. Disminuir es multiplicar los pasos hacia el costado. Una sociedad nunca retrocede, tampoco un individuo que sufre una regresión en la edad adulta se convierte en un niño nuevamente, la sociedad del decrecimiento está delante de nosotros, no detrás de nosotros.


DrHouse16 :Hoy en día, mucha gente se da cuenta de que estamos llegando al final del sistema de crecimiento infinito. Pero al mismo tiempo, las ideas de decrecimiento tienen dificultad para entrar en el debate, mientras que sería urgente volver a centrarse en lo esencial. ¿El término "decrecimiento" es aterrador?

No tengo un fetiche por el vocabulario: se puede decir que uno es un adepto del decrecimiento, de la objeción del crecimiento, de la sobriedad feliz, de una sociedad post-crecimiento. El decrecimiento no es un concepto científico, ni más ni menos que el desarrollo sostenible (DS). El DS es cómo contaminar un poco menos para poder contaminar más tiempo; el decrecimiento es una llamada a descolonizar nuestra imaginación, a pensar en soluciones a problemas fuera del economismo, de esta idea de que más sería necesariamente igual a mejor.


Por eso siempre he dicho que el decrecimiento es una palabra pomposa. Ha llegado el momento de conjugar estas palabras explosivas (anticapitalismo, antiproductivismo, decrecimiento) con otras nuevas: deslocalización contra la globalización, ralentización contra el culto a la velocidad, retorno a la idea de cooperación contra el espíritu de competencia, bienes libres contra la mercantilización.



Fab: ¡A menudo es peligroso proponer un nuevo modelo sin mirar su impacto en otros factores y actores de la sociedad! ¿Qué hay del impacto del decrecimiento en nuestro modelo económico?

Ciertamente no tenemos todas las respuestas, ni tampoco el capitalismo. El crecimiento económico nos lleva a la pared, no sólo ecológicamente sino también humanamente. Tiene razón al pedir cautela, porque así como Hannah Arendt dijo que "no hay nada peor que una sociedad basada en el trabajo sin trabajo", no habría nada peor que una sociedad basada en el crecimiento (el economismo) sin crecimiento?


El capitalismo es como una bicicleta, si dejamos de pedalear nos rompemos la cara

Por lo tanto, debemos proponer un nuevo paradigma capaz de proporcionar la base para una salida del capitalismo y su mundo. El capitalismo se basa en la inversión del flujo tradicional: M-A-M por A-M-A'. Cambiar una manzana por una pera en un sentido, pero cambiar 100 euros por 100 euros sería una estupidez, por lo que el capitalismo genera una restricción de la acumulación (A, A', A"). El capitalismo es como una bicicleta, si dejas de pedalear, te quedas sin negocio, si dejas de producir y consumir más y más, te quedas sin negocio (desempleo masivo).


Por eso hemos lanzado una prolongada movilización en favor de la gratuidad, con la publicación, en septiembre, de un libro-manifiesto Gratuité vs capitalisme (ed. Larousse) que da cuenta de todas las formas de gratuidad existentes y futuras, con el lanzamiento en octubre de un llamamiento titulado "Hacia una civilización de la gratuidad", ya firmado por todas las grandes personalidades de todas las familias de izquierda política, del movimiento y de la cultura, con la organización, el 5 de enero de 2019, en Lyon, del 2º Foro Nacional de la gratuidad... ¡El decrecimiento que me gusta va muy bien con la extensión del ámbito de la gratuidad!


Claudel: Son ante todo los ricos, a través de su consumo excesivo, los que están destruyendo el planeta. ¿Qué crees?

En mi opinión, esta declaración es sólo la mitad de la historia. Sí, son los ricos los que están destruyendo el planeta, pero es la gente común la que puede salvarlo. Aceptamos la definición que da la gente rica de la gente común, que siempre es negativa.


La gente común no es gente rica a la que sólo le falta dinero...

En economía: falta de poder adquisitivo; en psicología: falta de autoestima; en cultura: falta de educación; y en política: falta de participación.

Todo esto es probablemente en parte cierto, pero enmascara el punto esencial: la gente común no es gente rica que sólo carece de dinero, tiene otras riquezas, otros sueños. Recuerdo a Jacques Séguéla diciendo "si a los 50 años no tienes un Rolex, te has perdido la vida", tengo casi 60 años y todavía no tengo un reloj de lujo. Pero no es porque no pueda permitírmelo, sino porque no tengo el deseo. Excepto que los poderosos ya no pueden imaginar que podemos tener otros deseos que ellos.



La gente común tiene otras relaciones con el trabajo, el consumo, el espacio, el tiempo, el dinero, la enfermedad, el envejecimiento, la muerte y, por lo tanto, con la vida. Por eso soy un objetor del crecimiento enamorado de la buena vida en el sentido sudamericano de la palabra. Por eso podemos hablar con razón de la "ecología de los pobres".


Milou: Muchos de nosotros nos convertimos en "decrecentistas" porque nos hundimos en la pobreza. Nadie habla de esta gente. ¿Es el decrecimiento una preocupación de los ricos?

Gracias por su comentario, porque me permite ir a lo que creo que es esencial. El decrecimiento es cualquier cosa menos la austeridad, es cualquier cosa menos hacer lo mismo menos. El decrecimiento no es llamar a la gente a apretarse el cinturón un poco, mucho, apasionadamente o locamente. Ese tipo de decrecimiento es social y políticamente injusto.


No estamos del lado de disfrutar menos sino de disfrutar más, sólo queremos pasar de un disfrute de tener, de tener siempre más, a un disfrute de ser, el que pone a la fábrica humana en el centro de su reflexión, de su acción, de sus sueños. Esto es lo que nuestro lema "menos bienes, más conexiones" trata de decir torpemente.



La primera forma de avanzar rápidamente hacia el decrecimiento es construir una ecología de la renta (y del patrimonio) con un suelo y un techo, avanzar hacia el transporte público urbano gratuito, TER (trenes expresos regionales), agua y energía básica, restauración escolar, servicios culturales y funerarios, derecho a la belleza, etc.


El capitalismo nos aprisiona en una lógica cuantitativa, la del cada vez más, no debemos permanecer prisioneros de esta lógica abogando por un cada vez menos. El proyecto de decrecimiento debe ser deseable, porque "sólo el deseo es revolucionario" (Gilles Deleuze).


Zep: ¿Hay países donde el decrecimiento es una verdadera voluntad política? ¿O sigue siendo sólo un movimiento "ciudadano"?

Las ideas de decrecimiento funcionan hoy en día en muchos partidos y movimientos. No sólo hay uno, sino varios decrecimientos, decrecimientos de la izquierda (digo "de" la izquierda), pero también decrecimientos de la derecha y la extrema derecha. Incluso hay decrecimientos de origen espiritual, con Peter Rabhi y el Papa Francisco... El decrecimiento es, por lo tanto, un camino de cresta que puede llevar a lo mejor y a lo peor. Lo peor sería un decrecimiento austero, el que propugna el diario La Décroissance, lo peor sería un decrecimiento que hiciera de la relocalización una fuente de xenofobia...


El decrecimiento es un camino de cresta que puede llevar a lo mejor y a lo peor.

El decrecimiento que me gusta es un decrecimiento compartido, un decrecimiento democrático, nada me es más ajeno que hablar de la tiranía ilustrada, como Hans Jonas, o incluso del gobierno de los sabios, a la manera de Dominique Bourg. El decrecimiento es el más vivo, el decrecimiento es el más democrático, el de mayor participación, el de mayor implicación ciudadana. Admito que este camino por la cima de la montaña es a veces difícil: mostramos en el libro manifiesto Gratuité vs capitalisme (Larousse) que el balance social y ecológico de la gratuidad es excelente, pero que el balance político no está todavía a la altura de las expectativas



París: Usted, que aboga por el decrecimiento, ¿qué piensa de cambiar el enfoque de la medición del PIB, y por lo tanto de la producción, a la medición de un índice que tenga en cuenta muchos otros factores, como la salud, la educación, la vivienda, y por qué no la solidaridad?

¡Tienes razón! No sólo debemos criticar el indicador del PIB, sino también proponer nuevos indicadores, como hace mi amigo Jean Gadrey. Lo que da esperanza en las mañanas en que me desespero es también el trabajo del movimiento llamado "economía de la felicidad", incluso los ricos dicen que son más felices en una sociedad más igualitaria.


Dofufu: Me parece que la única solución que garantiza su eficacia es el control de la natalidad, la reducción de la población. ¿Por qué esta hipótesis es raramente mencionada?

La cuestión de la demografía divide ampliamente los círculos del decrecimiento y la ecología. Me gusta provocar (en la reflexión) diciendo que siempre hay demasiados humanos para los que no los quieren. Me gusta añadir que no hay demasiados humanos sino demasiados hiperconsumidores: no podríamos vivir con 1.500 millones de norteamericanos.


Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que la mejor manera de asegurar la transición ecológica es combatir las desigualdades sociales (porque la pobreza es el lecho de muchos nacimientos), continuar la lucha por la emancipación de la mujer, luchar contra las ideologías natalistas, ya sean imperialistas, religiosas, etc., y luchar por la emancipación de la mujer.


El gran peligro, a medio plazo, no es el exceso de humanos sino la insuficiencia de humanos, si se globalizan las tasas de fertilidad que son las de Occidente... También en este campo hemos elegido la producción de riqueza económica contra nuestra propia reproducción, hemos elegido la acumulación de dinero contra los vivos.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com