• Homo consciens

Detectada una enorme grieta en el "último refugio de hielo" del Ártico


La gran brecha que se ve al norte de la isla de Ellesmere en mayo de 2020.

Fuente: Gizmodo - Por George Dvorsky - octubre 2021

La brecha de 1.160 millas cuadradas, detectada al norte de la isla de Ellesmere, sugiere que esta área que alberga el hielo más grueso y antiguo del Artico, no es tan inmune al cambio climático como se suponía



Durante la primavera de 2020, una brecha temporal del tamaño de Rhode Island apareció en el hielo marino al norte de la isla más septentrional de Canadá. Esta grieta se encuentra en la llamada "última zona de hielo", una extensión congelada que se espera que albergue los últimos restos de hielo marino del Ártico a medida que nuestro mundo se calienta continuamente.


Durante un periodo de dos semanas en mayo de 2020, apareció un gigantesco agujero en el hielo marino conocido como polinia en una región donde se supone que no se forman este tipo de brechas. Las polinias son brechas naturales que se forman en lugares normalmente cubiertos de hielo, pero esta grieta en particular se vio en una región al norte de la isla canadiense de Ellesmere, un lugar que se creía inmune a este tipo de sucesos.


En su punto álgido, la polinia medía 60 millas (100 kilómetros) de largo y 19 millas (30 kilómetros) de ancho. Se formó en un lugar al norte de la isla de Ellesmere y Groenlandia que "se prevé que sea la última región en perder su hielo plurianual", según el nuevo artículo, publicado en Geophysical Research Letters eñ 18 de agosto de 2021. La última zona de hielo alberga el hielo más grueso y antiguo del Ártico, que puede alcanzar más de 5 metros de espesor en algunos lugares. Contrasta fuertemente con el resto del Ártico, donde el hielo marino antiguo y grueso ha sido prácticamente eliminado por las temperaturas más cálidas. Que una polinia pudiera formarse aquí fue una completa sorpresa para los investigadores, dirigidos por el investigador del Ártico Kent Moore, de la Universidad de Toronto-Mississauga.


"Las polinias son comunes en el Ártico", explicó Moore en un correo electrónico. "Sin embargo, la mayoría de ellas se forman a lo largo de la costa y son conocidas. Esta polinia se formó en una región en la que el hielo es bastante grueso y antiguo y en la que no ha habido avistamientos anteriores", dijo, y añadió que "también es única porque se formó sobre el océano abierto."


Moore y sus colegas utilizaron equipos de teledetección para detectar la polinia transitoria, incluyendo imágenes satelitales en color verdadero de MODIS, imágenes satelitales de radar de RADARSAT-1 e imágenes satelitales de alta resolución de Sentinel-1. La brecha estuvo abierta desde el 14 de mayo hasta el 28 de mayo de 2020.


Una gran cantidad de animales, como los osos polares, las morsas y las focas, dependen del hielo durante todo el año. La ausencia de estos refugios helados perpetuos podría acabar con especies enteras. Reconociendo la importancia de la Última Zona de Hielo, el gobierno de Canadá estableció recientemente el Tuvaijuittuq -que significa "el lugar donde el hielo nunca se derrite" en inuktut- como Área Marina Protegida para contribuir a los esfuerzos de conservación.


Hay que decir que las polinias no son completamente terribles, e incluso pueden tener beneficios ecológicos. Estas brechas ocasionales en el hielo permiten la fotosíntesis, lo que aumenta la producción de alimentos en el agua. Las grietas atraen a todo tipo de fauna, como aves marinas, osos polares y focas. Estos estímulos al ecosistema son buenos, pero lo que preocupa es que empecemos a tener demasiado de algo bueno, ya que la falta de hielo marino podría resultar existencialmente perjudicial para muchas especies dependientes del hielo, y también provocar la desaparición de todo un ecosistema.


Como señala el nuevo documento, la polinia se formó durante un episodio de vientos extremos. Un sistema meteorológico de alta presión, con vientos que se movían en sentido contrario a las agujas del reloj, atravesó la zona empujando el hielo hacia un lado, creando la brecha. Moore dijo que la polinia se formó como resultado de los vientos que aceleraron el hielo en el lado occidental de la polinia pero no en el oriental", y como resultado de este movimiento divergente "la polinia se abrió".


Buceando en los archivos, los científicos descubrieron que condiciones similares se dieron en la región en 1998 y de nuevo en 2004. Como resultado, se formaron polinias, pero estos agujeros históricos pasaron desapercibidos.


En un comunicado de prensa de la Unión Geofísica Americana, David Babb, un científico del hielo marino de la Universidad de Manitoba que no participó en el nuevo estudio, dijo que el proceso que formó la polinia es bastante rutinario, pero no es común verlo ocurrir en una región donde el hielo es tan grueso, y en una zona tan alejada de la costa donde los vientos tienden a ser más débiles. En última instancia, Babb dijo que esto no es una gran señal.


"La formación de una polinia en la zona es realmente interesante", dijo a la AGU. "Es una especie de grieta en el escudo de esta cubierta de hielo sólido que normalmente existe en esa zona. Así que el hecho de que esto ocurra también pone de manifiesto cómo está cambiando el Ártico".


El temor es que esto se convierta en algo recurrente. Las polinias regulares en la Última Zona de Hielo podrían poner en marcha un bucle de retroalimentación, en el que la presencia de hielo más delgado hará que sea cada vez más fácil que se formen polinias, y que éstas se hagan más grandes con el tiempo. Esto, combinado con temperaturas cada vez más cálidas, significa que el hielo perdido podría no volver nunca. Es otra señal preocupante de que se están produciendo cambios drásticos, y posiblemente irrevocables, en el alto Ártico como consecuencia del cambio climático provocado por el hombre.


"Este trabajo y otros sugieren que el hielo de esta región es más dinámico y que el hielo de la región puede no ser tan resistente como se pensaba", dijo Moore

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram