• Alejandro T

Disruptores endocrinos: ¿hay algún problema de salud mayor y más descuidado?

Fuente: The Conversation - Autores: Simon Chapman, Matthew Landos - Diciembre de 2016.



Es una suposición segura que la gran mayoría de las personas que lean este artículo habrán escuchado poco o nada sobre los problemas de las sustancias químicas disruptoras endocrinas (SDE) o xenoestrógenos. Se sospecha que hay unas 800 sustancias químicas capaces de interferir con los receptores hormonales, la síntesis, la conversión o la señalización celular durante períodos críticos del desarrollo de las células y los órganos.


Algunas de ellas son naturales, pero muchas son sintéticas y se utilizan en la agricultura (promotores del crecimiento, plaguicidas y agentes humectantes), plastificantes, como retardadores de la llama en textiles, ropa y muebles, revestimientos antiadherentes, aditivos alimentarios, productos electrónicos y cosméticos, productos de cuidado personal y perfumes. La Organización Mundial de la Salud afirma que las SDE:


"...se ha sospechado que están asociadas a la alteración de la función reproductiva en hombres y mujeres; al aumento de la incidencia del cáncer de mama, a patrones de crecimiento anormales y a retrasos en el neurodesarrollo de los niños, así como a cambios en la función inmunitaria".

"La exposición humana a las SDE se produce a través de la ingestión de alimentos, polvo y agua, mediante la inhalación de gases y partículas en el aire, y a través de la piel. Las SDE también pueden transferirse de la mujer embarazada al feto o al niño en desarrollo a través de la placenta y la leche materna. Las madres embarazadas y los niños son los grupos de población más vulnerables que se ven afectados por las exposiciones al desarrollo, y el efecto de las exposiciones a las SDE puede no hacerse evidente hasta más tarde en la vida. La investigación también muestra que puede aumentar la susceptibilidad a las enfermedades no transmisibles".

Los SDEs han estado en el radar de los biólogos y ecologistas marinos y acuáticos durante muchos años, con una amplia literatura de investigación publicada sobre diversos fenómenos como los problemas de tiroides en las focas y el desarrollo de la reducción del tamaño del pene en los caimanes. La investigación en humanos incluye un informe sobre la alta incidencia de micropene en recién nacidos en una zona de Brasil con un alto uso de pesticidas.


En 2007, 28 científicos australianos firmaron una declaración denominada Declaración de la Montaña Negra en la que se señalaba:


"Existen pruebas convincentes y generalizadas de que una serie de productos químicos naturales y sintéticos, presentes en el medio ambiente mundial, siguen afectando a la vida silvestre mediante una serie de mecanismos que alteran directa o indirectamente los sistemas endocrinos de algunas especies, como aves, peces, mamíferos, reptiles y moluscos".


Señalaron:

"A pesar de los válidos motivos de preocupación, aún no se han establecido las pruebas de los impactos en los seres humanos de la exposición ambiental a los SDE".


Pero pidieron una agenda de investigación que incluyera:

"Minimizar la exposición innecesaria de las SDE a los seres humanos a través de los alimentos, el agua y el aire".


En 2012, la OMS y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicaron un importante informe sobre el estado de la ciencia de las sustancias químicas disruptoras endocrinas. Un editorial de la revista Lancet coincidía en que muchos trastornos relacionados con el sistema endocrino estaban aumentando y en que el riesgo de enfermedad debido a las SDE podría estar subestimado debido a la complejidad de las exposiciones múltiples y al estado poco desarrollado de la investigación al respecto.


Coincidieron con el informe de la ONU en que no existía un sistema ampliamente acordado para evaluar las exposiciones y los resultados adversos para la salud. Los datos más recientes sugieren que los efectos adversos de la exposición a algunas SAE pueden afectar a las generaciones futuras, aún no nacidas (efectos transgeneracionales).


El informe de 2015 de la Sociedad de Endocrinología de EE.UU. es el documento más reciente y más autorizado disponible actualmente para revisar los riesgos.


En octubre de este año, un estudio publicado en la revista The Lancet evaluó los costes de las SDE para la economía estadounidense en 340.000 millones de dólares, es decir, el 2,33% del PBI, más que en Europa (217.000 millones de dólares o el 1,28% del PBI). Un artículo publicado en Nature Reviews, que comenta el estudio de Lancet, señala que las SDE interfieren de forma irreversible en la función programadora de las hormonas durante fases clave del desarrollo. Entre ellas se encuentran la diferenciación sexual en la vida fetal, la insuficiencia de hormonas tiroideas (ciertos niveles suficientes de hormonas tiroideas son cruciales para el desarrollo del cerebro) y algunos cánceres relacionados con las hormonas, como el de mama.


La semana pasada se informó de un estudio publicado por científicos del Instituto del Cerebro de Queensland, según el cual las mujeres embarazadas con poca vitamina D tenían más probabilidades de tener hijos con rasgos autistas a los seis años. El científico principal del estudio sugirió que la administración de suplementos de vitamina D durante el embarazo podría ser un remedio sencillo para el problema. Tal vez.


Pero, ¿cómo podrían explicarse los bajos niveles de vitamina D?


Un factor se sugiere en un reciente estudio nacional de adultos de EE.UU. que informó de que los marcadores de ftalato estaban sistemáticamente asociados de forma inversa a los niveles de vitamina D. Los ftalatos son un grupo de sustancias químicas utilizadas habitualmente para hacer que los plásticos sean más flexibles y difíciles de romper.


Con el bisfenol, se encontró una relación inversa estadísticamente significativa con la vitamina D en las mujeres, pero no en los hombres. Los bisfenoles se utilizan para fabricar plásticos que se emplean habitualmente en productos como las botellas de agua, el revestimiento de las latas y los envases de comida para bebés "exprimidos", el equipamiento deportivo, los CD y los DVD.


La exposición a estas sustancias químicas es ya casi universal. Los datos de las embarazadas francesas muestran que el bisfenol A (BPA) y algunos metabolitos de ftalatos, pesticidas (principalmente piretroides), dioxinas, furanos, policlorobifenilos (PCB), retardantes de llama bromados, compuestos perfluorados y metales se cuantificaron en casi el 100% de las embarazadas.


Situación en Australia


En 2013, el gobierno de la Coalición derogó los cambios introducidos por los laboristas en la APVMA -Autoridad Australiana de Plaguicidas y Medicamentos Veterinarios- (el regulador de productos químicos veterinarios de la Commonwealth), que habría exigido que los productos químicos se volvieran a registrar cada 15 años. En muchos casos, esto habría exigido la reevaluación de los productos químicos existentes utilizando metodologías de ensayo contemporáneas.


Bajo la intensa presión de las empresas químicas y los grandes intereses agrícolas, los laboristas dieron marcha atrás y apoyaron los cambios liberales en sus propias reformas. Así que algunos de los pesticidas organofosforados registrados en los años 60 y 70 nunca han sido reevaluados para ver si, dados los avances en el conocimiento, siguen siendo seguros. Las pruebas de estudios como éste sobre el menor desarrollo mental de los niños de dos años de los trabajadores agrícolas nacidos en México en Estados Unidos sugieren que no lo son.


Los organismos reguladores australianos se las han arreglado para evitar que las alteraciones endocrinas sean un resultado toxicológico que requiera evaluación. Por lo tanto, la gran mayoría de los productos químicos agrícolas y veterinarios que se utilizan hoy en día en los alimentos en Australia no están evaluados para la actividad específica de las SDE. Las sustancias químicas que migran de los materiales de envasado utilizados en los alimentos, a los alimentos también carecen de esta evaluación rigurosa.


Australia sigue sancionando el uso de plaguicidas reconocidos como altamente peligrosos, prohibidos en muchas naciones del mundo en los cultivos alimentarios y en lugares donde la exposición humana es inevitable. El argumento de los reguladores es que la agricultura no puede prescindir de ellos y que la reducción del rendimiento de los cultivos sería económicamente catastrófica. Por ejemplo, el coste de la eliminación de estos plaguicidas sólo en el Reino Unido se ha calculado entre 160 y 440 millones de libras.


Los expertos consideran que el beneficio global para la sociedad del uso de estos plaguicidas supera los riesgos, lo que implica que países como Francia, Países Bajos y Mozambique, que han prohibido el uso de varios plaguicidas altamente peligrosos, fueron demasiado conservadores en sus evaluaciones. Para llevar a cabo una evaluación de este tipo, habría que valorar todos los impactos, incluida la contribución a los estados de enfermedad provocados por las alteraciones endocrinas. En Australia no se está llevando a cabo ninguna evaluación de este tipo.


La negación del daño y la falta de evaluación adecuada continúan en el ámbito de los productos químicos industriales, donde la evaluación es aún menos rigurosa. Un ejemplo actual es el de los retardantes de llama PFOS/PFOA que se han utilizado en aeropuertos militares y de otro tipo.


El gobierno australiano se basó en datos obsoletos de la ESFA de 2008, en lugar de los datos de evaluación contemporáneos de Estados Unidos, para establecer una ingesta diaria tolerable 75 veces superior a la de Estados Unidos.


Los PFOA/PFOS prácticamente no se descomponen y se acumulan en los tejidos, y son disruptores endocrinos relacionados con el cáncer, las enfermedades del hígado y de la tiroides, la inmunodepresión y la disminución de la fertilidad.


En el ámbito de la farmacia humana, muchas sustancias químicas con efectos endocrinos quedan fuera de las competencias de la Autoridad de Productos Terapéuticos del Ministerio de Sanidad, pero forman parte de los mecanismos de administración o de los envases de los medicamentos (como los conservantes de las cremas (parabenos) y los perfumes/plastificantes (ftalatos), incluso las bolsas de recogida de sangre filtran ftalatos a la sangre).


Europa está adoptando un enfoque mucho más riguroso con respecto a las SDE, reconociendo los beneficios económicos de la prevención de enfermedades mediante la reducción de la exposición a estas sustancias químicas. Australia podría empezar el proceso cortando y pegando ese tipo de legislación, para ponerse al día.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com