• Homo consciens

Ecopioneros tunecinos luchan por salvar la vida en un oasis del Sáhara




Fuente: Phys - por Francoise Kadri - 21 de marzo de 2022


Un remoto oasis en el desierto de Túnez está agotado por décadas de despilfarro de agua para la agricultura, pero ahora los pioneros de un albergue ecológico están revitalizando el lugar con proyectos innovadores.


Esperan que su enfoque de vuelta a lo básico pueda mantener viva la antigua parada de caravanas sahariana y sus tradiciones como alternativa sostenible a las plantaciones de dátiles de alto riego de la región.


"Entre las palmeras, todo puede crecer", afirma Mohamed Bougaa, de 63 años, agricultor del remoto oasis de Nefta, a siete horas de viaje desde la capital costera, Túnez. "Aquí hay de todo: verduras, frutas. Podemos plantar pimientos, tomates, zanahorias; todo crece cuando hay sol y agua".


El problema ha sido que el manantial de Nefta -que antaño suministraba unos 700 litros (185 galones) de agua por segundo- se ha agotado para regar los famosos dátiles de la región, llamados "deglet nour". "El manantial de Nefta se secó hace 20 años", explica Bougaa.


Como las fuentes de agua subterráneas han fallado y las temperaturas del verano alcanzaron un máximo de 55 grados centígrados el pasado agosto, la cosecha de la temporada ha sido decepcionante.


Imitando a la naturaleza

Patrick Ali El Ouarghi, que dirige un albergue de ecoturismo en el oasis, afirma que las plantaciones de palmeras datileras, a la escala adecuada, pueden ser gestionadas de forma sostenible. Los llamó una demostración ideal de la permacultura, un sistema para producir alimentos de forma orgánica imitando los ecosistemas naturales.


"Las palmeras protegen a los árboles frutales, y los árboles frutales protegen a los huertos, es algo natural en un oasis", dijo El Ouarghi.


Una artesana tunecina teje una alfombra con tela vieja en el remoto oasis de Nefta.

Este franco-tunecino creó hace 11 años su albergue Dar Hi, que incluye el llamado "Laboratorio de palmeras", donde ingenieros, arquitectos y artistas discuten cómo conservar el oasis.


El proyecto ecológico pretende "hacer que los inversores y los agricultores quieran reinvertir en el oasis, porque está decayendo un poco", dijo.


Uno de los temas clave es hacer frente a la grave escasez de agua experimentando con tecnologías como el riego por goteo. El sistema actual de inundar los huertos con agua, bombeada desde 100 metros bajo tierra, es un derroche, dijo.


Azúcar de dátiles


No muy lejos de Dar Hi, otros están probando diferentes formas de crear valor en el oasis. El estadounidense Kevin Klay, de 35 años, antiguo residente de Susa, en el norte de Túnez, dice que se enamoró de los dátiles durante una visita al sur.


"Nos dimos cuenta de que muchos dátiles, hasta un 20% o 30%, se tiraban y no se utilizaban por una pequeña mancha visual", explica. Así que compró unos cuantos kilos, les quitó las semillas, los secó y los pasó por un molinillo de café.


El resultado, dijo, fue un edulcorante "con una quinta parte de las calorías del azúcar blanco" que está lleno de fibra y contiene "más potasio que los plátanos".


Armado con este conocimiento, Klay lanzó en 2018 "Dateible", vendiendo su "azúcar de dátiles" producido a partir de las frutas del desierto con certificación orgánica para la exportación. Ahora emplea a nueve personas, siete de ellas mujeres. "Hemos visto una enorme demanda, sobre todo en Estados Unidos, donde está nuestro principal mercado", dijo. La empresa exporta dátiles a granel y también empieza a vender en el sitio de venta en línea Amazon.


Varias empresas están produciendo otros derivados de los dátiles, como un sustituto del café hecho de pepitas de dátiles y una forma de melaza para su uso en la pastelería.



Sabores desconocidos

De vuelta al albergue, el restaurante recupera la cocina tradicional del desierto. "Es muy sencilla y se remonta a la llegada de los nómadas", cuando Nefta, hoy considerada como hogar espiritual del sufismo, era una parada clave en las rutas del desierto sahariano, explica El Ouarghi.


Trajeron "sabores y especias desconocidos que han permanecido aquí como una tradición", dijo. La chef Najah Ameur afirma que los residentes crean sus propias mezclas de especias. "No es lo mismo que comprarlas en el mercado: la limpieza de las hojas, el olor, el sabor, hay que saber exactamente cómo hacerlo", dijo esta mujer de 40 años.


Cocina un menú de platos que aprendió de su madre y del célebre chef francés Frederick Grasser Herme, las recetas recopiladas en un libro de cocina de oasis publicado recientemente. "Muchos ingredientes proceden de los palmerales: perejil, apio, acelgas, judías verdes, guisantes", explica.


Algunas recetas también se adaptan para utilizar la Moringa, un árbol indio famoso por sus cualidades nutricionales y medicinales y su capacidad para prosperar en condiciones de aridez.


Puede que las especies de árboles sean nuevas en el oasis, pero los residentes esperan que una mezcla de lo antiguo y lo nuevo pueda mantener tanto a su comunidad como a su ecosistema en buen estado de salud.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram