• Homo consciens

Edgar Morin, palabras de sabiduría


Fuente: Paris Match | Entrevista realizada por Valérie Trierweiler - Abril 2020 El filósofo de 98 años analiza las consecuencias del coronavirus en nuestro mundo intelectual y cultural.

Ha tenido una vida muy rica, ¿alguna vez pensó que algún día viviría una situación así? Edgar Morin. En absoluto. Ha habido epidemias globales, nunca una confinamiento global. Ha habido trastornos sociales causados por epidemias, nunca una conmoción global. Yo era uno de los que pensaba que la loca carrera en la que la humanidad está siendo empujada traería el desastre, pero no esto.

¿Cómo experimenta este confinamiento? A mi edad, me considero afortunado de estar confinado en mi propia casa y no en una residencia para ancianos. Tengo suerte de estar confinado con una esposa amorosa y protectora. Tengo la suerte de tener un jardín para poder sentarme bajo el arco de glicinia y disfrutar de la llegada de la primavera. Tenemos vecinos amistosos que se ofrecen a hacernos recados. Mis hijas, mi hermosa familia y nuestros amigos, cercanos y lejanos, están presentes por teléfono, por sms o por Skype. Pero pienso en todos los dramas ya causados por el confinamiento, la superpoblación en barrios estrechos, las mujeres maltratadas, los niños acosados. El confinamiento aumenta las diferencias y las diferencias en las parejas, e incluso las rompe, pero también promueve una nueva comunicación y comprensión. Con Sabah, mi esposa, tenemos más tiempo para hablar. Mis días de confinamiento están bastante ocupados. Mis actividades se realizan ahora través de Skype y el correo electrónico. El mundo llega a nuestro hogar a través de la tecnología digital, y constantemente nos incita a cuestionarlo y a nosotros mismos. Mi esposa y yo tenemos un ritual diario de intercambio de información de la televisión, la radio y los periódicos y tratamos de cruzar y comprobar nuestra información sobre la epidemia, su curso, los tratamientos, los diversos y a veces opuestos puntos de vista de los médicos y biólogos, así como las crisis en cadena causadas por la pandemia. También tenemos más oportunidades de compartir cualquier cosa que me llegue como solicitud de entrevistas o artículos, y Sabah colabora con sus opiniones y reflexiones. Todo se está moviendo, todo es incierto, estamos tratando de hacer un balance. Además, apreciamos los muchos chistes, parodias y mensajes humorísticos que el confinamiento ha generado como anticuerpos o antidepresivos. En resumen, la comunicación de cualquier tipo sigue impidiendo que el confinamiento se sienta como tal. ¿Cree, como Camus, que "en medio de las pestes, hay en los hombres más cosas que admirar que cosas que despreciar"? Si ha habido algunas acciones feas (robo de máscaras, estafas con falsas promesas de medicinas por ejemplo) ha habido magníficas manifestaciones de una solidaridad que parecía haber desaparecido; en primer lugar entre los cuidadores y también en todas partes, en la ayuda espontánea a los solitarios, a los ancianos, a los miserables, a los sin techo, y es reconfortante ver la dedicación de muchos jóvenes en los barrios desfavorecidos. Ha habido un despertar de la solidaridad colectiva, simbólicamente manifestado por los aplausos en los balcones. Cuando escuchó al Presidente declarar que "estamos en guerra", ¿cómo se sintió? Sentí que estábamos efectivamente invadidos, pero por un enemigo no humano, que estábamos siendo forzados a resistir, en resumen, que la palabra guerra estaba destinada a estimular las medidas de precaución (y a justificar las medidas de autoridad) no a definir realmente la situación. Dicho esto, al igual que en la guerra de 1940, hubo mucha falta de preparación, fallos y errores. Ya no podemos honrar a nuestros muertos, ¿cuáles son las consecuencias para nuestra relación con la muerte; y la suya? ¿No nos devuelve la vida inevitablemente a nuestra finitud? La muerte de un ser querido requiere su acompañamiento hasta el entierro, necesitamos ritos y una ceremonia colectiva, incluyendo el funeral. Los sobrevivientes necesitan purificar su dolor en una comunión. Los laicos como yo sentimos, con el abandono de una ceremonia religiosa consoladora, la necesidad de rituales que reaviven intensamente al muerto en nuestra mente y alivian el dolor en una especie de eucaristía. Los entierros clandestinos son uno de los aspectos siniestros del confinamiento. Incluso ha habido un caso en Italia de un muerto tirado a la basura porque no hay espacio en el cementerio.

Por mi parte, esperaba morir a la edad de 80 años. Pasé los 90 y me acostumbré a seguir viviendo, la muerte perdió su aguijón en mi mente aunque sabe que está cerca. Allí también, sin duda la juventud de mi esposa debe tener un efecto contagioso en mí. Sabah me empuja hacia la vida y no hacia la muerte. Las amenazas mortales que se han multiplicado, la degradación de la biosfera, la proliferación de las armas nucleares, el retorno de la barbarie y, finalmente, este virus devastador, nos obligan a abandonar definitivamente el mito del hombre como dueño de su destino y de la naturaleza. Somos todopoderosos y estúpidos, triunfantes en nuestras técnicas y lisiados ante el dolor y la muerte. Contrariamente al sueño transhumanista, el hombre, si es capaz de retrasar su muerte natural, tendrá que enfrentarse siempre a accidentes, bacterias y virus que saben modificarse para reproducirse. Lo que hay que reconocer es que todo morirá, incluyendo nuestro sol, incluyendo el Universo, que hace de nuestras vidas temporales nuestras únicas posesiones que no deben ser desperdiciadas.

"El virus nos obliga a abandonar el mito de que el hombre es dueño de su destino y de su naturaleza".

Dijo que el confinamiento puede ser beneficioso para desintoxicar nuestro estilo de vida, pero ¿no vamos a volver a nuestros hábitos antes de lo que pensamos? Antes de la pandemia, se venía desarrollando, de forma gradual pero sostenida, una tendencia, aunque minoritaria, a liberarse del consumismo, de la presión del tiempo, para intentar vivir mejor; el confinamiento nos anima a tomar conciencia de lo que todos conocemos oscuramente: que el amor, la amistad, la realización personal en una comunidad, la solidaridad son los verdaderos valores. La posibilidad de disfrutar de obras maestras en el ocio del encierro puede ayudarnos a buscar más la poesía de la vida. ¿Qué quedará de él? No lo sé... No lo sé. No lo sé...


¿Sería ésta una oportunidad para desarrollar un compromiso ecológico sostenible y universal? ¿Cree en el nacimiento de un "nuevo mundo", en nuevas solidaridades? La alerta ecológica mundial fue lanzada hace 50 años por el Informe Meadows. La concienciación, que ha sido muy lenta, sigue siendo muy insuficiente. Creo que un nuevo mundo sería posible, pero todavía es poco probable. Las fuerzas del status quo son enormes. El vacío del pensamiento político es enorme. El pensamiento compartimentado que reduce todo a cálculo está en todas partes en los controles. El beneficio desenfrenado destruye toda regulación. Además, no debemos olvidar la tendencia regresiva mundial de los últimos diez años, la crisis de las democracias, las demagogias triunfantes en las grandes naciones, el progreso de los sistemas neo-autoritarios con fachada democrática, la crisis general del pensamiento político. Mi expectativa es que se produzca un improbable punto de inflexión que altere la evolución actual. Pero puedo decirle que esta pregunta "¿Cree usted en el nacimiento de un "nuevo mundo" es una de las preguntas que a menudo discuto con mi esposa y con nuestros amigos. Yo mismo había tratado de encontrar un nuevo camino (mi libro La Nueva Vía para el Futuro de la Humanidad 2012) que creo que es saludable. ¿Seremos capaces de salir de la tentación global y personal de replegarnos? ¿Es posible la solución cosmopolita? La pandemia ha hecho que los estados nacionales se retiren a sí mismos. Si hay una gran crisis económica después de la epidemia, la tendencia se agravará y se convertirá en un nacionalismo xenófobo, incluso agresivo. Usted está familiarizado con la obra de Ionesco "El Rinoceronte", en la que los seres humanos se transforman uno tras otro en un rinoceronte. ¡Todo el mundo debería intentar no convertirse en un rinoceronte! La solución cosmopolita de una confederación mundial es deseable, técnicamente posible, pero actualmente imposible. Primero se requeriría una conciencia bastante fuerte de un destino común de todos los humanos. ¿Vamos a repensar nuestra relación con el otro tanto desde un punto de vista altruista o amistoso, como desde un punto de vista carnal y amoroso? Las verdaderas amistades se han fortalecido, las parejas se han encontrado mejor, pero el encierro es terrible para las parejas infelices o en proceso de disolución. Uno debe pensar que cada "yo" necesita un "tú" y un "nosotros". ¿Le parece que la cultura se ha vuelto más accesible con la disponibilidad gratuita en línea de óperas, museos y ciertos libros? O por el contrario, ¿vamos a prescindir de él de ahora en adelante? De hecho, la disponibilidad gratuita en línea de óperas, museos y ciertos libros son iniciativas importantes para abrir la cultura a quienes no tienen acceso a ella. Y esto sin duda dará lugar a un amor estético a primera vista para aquellos que descubran obras maestras. Por mi parte, sólo puedo animar a la gente a leer a los autores que amo, en primer lugar a Dostoievski. ¿Cree que nuevas corrientes de pensamiento o de arte surgirán de este período? No lo sé; en todo caso habrá habido un arte y un humor de encierro con la multiplicación de chistes, mini-vídeos, parodias, algunas de las cuales deben ser conservadas. ¿Qué es lo primero que hará o deseará hacer al final del confinamiento? Abrazar a aquellos de los que me he separado.


#EdgarMorin #coronavirus #crisisdelsistemaglobal #filosofia #crisisclimatica #calentamientoglobal #estadosnacion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com