• Homo consciens

El 99% que falta: ¿por qué no podemos encontrar la gran mayoría del plástico del océano?


Fuente: The Guardian - Por Stephen Buranyi - Diciembre 2019

Lo que los científicos pueden ver y medir, en los parches de basura y en las playas, representa sólo una pequeña fracción del total de plástico que entra en el agua.


Cada año, 8 millones de toneladas de plástico entran en el océano. Las imágenes de residuos domésticos comunes arremolinándose en vastos parches de basura en mar abierto, o enredados con ballenas y aves marinas, han convertido la contaminación plástica en uno de los problemas ambientales más populares del mundo.


Pero durante al menos una década, la mayor pregunta entre los científicos que estudian el plástico marino no ha sido por qué el plástico en el océano es tan abundante, sino por qué no lo es. Lo que los científicos pueden ver y medir, en los parches de basura y en las playas, representa sólo una pequeña fracción del total del plástico que entra en el agua.


Entonces, ¿dónde está el otro 99% del plástico del océano? Recientemente han comenzado a surgir respuestas inquietantes.


Lo que comúnmente vemos acumularse en la superficie del mar es "menos que la punta del iceberg, tal vez la mitad del 1% del total", dice Erik Van Sebille, un oceanógrafo de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos.


"A menudo bromeo con que ser un científico de plásticos oceánicos debería ser un trabajo fácil, porque siempre se puede encontrar un poco dondequiera que se mire", dice Van Sebille. Pero, añade, la realidad es que nuestros mapas del océano terminan esencialmente en la superficie, y faltan números sólidos sobre la cantidad de plástico que hay en cualquier lugar.


Se está haciendo evidente que el plástico termina en enormes cantidades en las partes más profundas del océano, enterrado en los sedimentos del fondo marino, y atrapado como nubes de polvo en las profundidades de la columna de agua.


Tal vez lo más aterrador, dice Helge Niemann, biogeoquímico del Real Instituto Holandés de Investigación Marina, es que podría fragmentarse en piezas tan pequeñas que apenas pueden ser detectadas. En este punto se convierte, dice Niemann, "más en una sustancia química disuelta en el agua que flotando en ella".


Las 276 millas de costa que van desde la estrecha boca de la Bahía de San Francisco, pasando por las aguas abiertas de la Bahía de Monterey hasta las escénicas montañas y bosques de secoyas del Big Sur, es la frontera terrestre del mayor Santuario Marino Nacional de América. Para cualquiera que visite las playas cercanas a Santa Cruz o que conduzca por las carreteras costeras, parece notablemente virgen. Esa no es la historia completa.


Durante los dos últimos años, los científicos del cercano Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey han estado utilizando sumergibles de control remoto personalizados para tomar muestras del plástico casi invisible que se encuentra a la deriva muy por debajo de la superficie. "Sólo porque no lo veas, no significa que no esté ahí" dice Anela Choy, profesora de oceanografía de la Universidad de California en San Diego, y la investigadora principal del proyecto. Debajo de lo que ella llama la "superficie de la piel" del océano, los sumergibles filtran cuidadosamente el agua de mar y toman una instantánea de lo que hay en ella.


Su equipo encontró que a una profundidad de 200 m, había casi 15 trozos de plástico en cada litro de agua, similar a la cantidad encontrada en la superficie de los llamados parches de basura. Los muestreadores remotos todavía estaban encontrando plástico a su máxima profundidad de 1km. Pero esto es sólo el comienzo de la caza. "Después de dos o tres años de trabajo la verdad honesta es que sólo tenemos un conjunto de muestras de una porción de todo el océano del mundo", dice.


El trabajo del grupo es uno de los primeros en contar la cantidad exacta de plástico bajo la superficie del océano, y en mostrar que los desechos de plástico son abundantes a menores profundidades. Los científicos han especulado sobre esto durante años. Richard Thomson, el oceanólogo que acuñó por primera vez el término "microplástico" en 2004 para describir los trozos difíciles de capturar de menos de 2 mm de longitud, ha sugerido que se podrían encontrar grandes cantidades en las profundidades del océano y en el fondo marino.


Y un documento de 2017 del grupo de Van Sebille predijo que, basándose en la cantidad de plástico que entra en el océano y las posibles formas en que se sabe que se hunde, 196 millones de toneladas de plástico pueden haberse asentado desde la superficie en el océano profundo desde 1950


Los siguientes pasos son mostrar de dónde viene el plástico, y determinar cómo se mueve desde la superficie, donde es relativamente fácil de encontrar y rastrear, hasta las profundidades.


La opinión convencional es que es muy difícil rastrear el microplástico del océano hasta su origen. Pero incluso los trozos muy pequeños de plástico no tienen necesariamente el mismo aspecto. Examinando cómo se dispersa la luz láser cuando golpea diferentes trozos de plástico, los investigadores pueden crear una huella digital. El plástico encontrado en la Bahía de Monterrey, por ejemplo, no se parecía a los plásticos utilizados en el equipo de pesca local, pero era en su mayor parte polietileno tereftalato (PET), un polímero utilizado en los envases desechables, lo que indica que probablemente procedía de la tierra.


La forma en que el plástico desciende a las profundidades del océano es, en su mayor parte, un misterio. Debido a su baja densidad, la mayoría de los plásticos comerciales flotan. Necesita ayuda para llegar debajo de la superficie. El plástico puede adherirse a los detritos del océano que se hunden, o se fragmentan bajo el sol o las olas, o encuentran su camino hacia el estómago de algo.


El equipo de Choy identificó dos tipos de animales, los cangrejos rojos y las criaturas translúcidas que se alimentan por filtro, llamadas larvaceanos gigantes, que consumen el plástico y lo trasladan a aguas más profundas, ya sea comiéndolo cerca de la superficie y expulsándolo más abajo, o en el caso de los larvaceanos, en una capa de moco que periódicamente descartan y dejan hundir.


Este tipo de tránsito animal involuntario se ha observado en muchas especies. Un estudio realizado en 2011 examinando el plástico de los peces en el Océano Pacífico norte estimó que ingerían alrededor de 12.000 toneladas al año. En un documento posterior el grupo de Van Sebille señaló que si el número se mantuviera en todo el océano, 100.000 toneladas de plástico podrían estar dentro de los animales en cualquier momento.


La búsqueda del plástico marítimo desaparecido ha abierto nuevas fronteras de investigación. Hace una década el descubrimiento de los microplásticos provocó un cambio radical en la concepción de la contaminación plástica. Los científicos revelaron la existencia de miles de millones de piezas de plástico casi demasiado pequeñas para verlas, definitivamente demasiado pequeñas para atraparlas, y fácilmente comidas por la criatura marina más diminuta. Ahora están haciendo nuevos y sorprendentes descubrimientos sobre el alcance de la contaminación plástica.



En un fresco y gris día de junio en Londres, Alexandra Ter Halle, investigadora de la Universidad Paul Sabatier, en Francia, estaba en un velero justo debajo del Tower Bridge tomando muestras de agua del Támesis. Era la primera parada de la tripulación en una gira por 10 estuarios europeos, y los demás científicos a bordo estaban haciendo un trabajo familiar, contando las partículas microplásticas con microscopios, y caracterizando las bacterias de las muestras.


Las muestras de Ter Halle, sin embargo, tendrían que esperar hasta que volviera a su universidad, donde tiene un equipo especializado para la detección de nanoplásticos - plásticos que se han descompuesto a tamaños inferiores a una milésima de milímetro, más pequeños que una sola célula.


Hace dos años su grupo fue el primero en detectar estas partículas en el agua de mar. Ter Halle emplea técnicas similares a las utilizadas por los científicos forenses para detectar sustancias químicas en las escenas del crimen: las muestras se encienden en un gas, se bombardean con electrones y se separan a través de un campo eléctrico para medir su peso y su carga. No pueden ser vistas convencionalmente, sólo detectadas.


La investigación nanoplástica está todavía en su infancia. Pero las pruebas de laboratorio muestran que, a diferencia de los microplásticos, los nanoplásticos son lo suficientemente pequeños como para acumularse en el torrente sanguíneo y en las membranas celulares de una serie de organismos, incluso pasando la barrera hematoencefálica en una prueba con el pez medaka japonés, y causar varios efectos tóxicos, incluyendo daños neurológicos y anomalías reproductivas.


"Esta pregunta de dónde está todo el plástico en el mar... Durante 40 años buscamos el plástico que podíamos ver. Ahora llegamos a la nanoescala, que es muy particular, muy reactiva, y tenemos que empezar de nuevo", dice Ter Halle.


Las enormes cantidades de plástico en la superficie del océano fueron lo que originalmente despertó el interés público y científico en el problema del plástico. De esta manera, actuaron como una boya, señalando el camino hacia algo mucho más grande bajo la superficie. El océano profundo es, como dice Choy, "el hábitat más grande del mundo". Estamos comenzando a contabilizar cuánto de nuestro plástico ha terminado allí.


#microplasticos #plasticos #contaminacion #crisisecologica #oceanos #contaminadores

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com