• Homo consciens

El aumento de la temperatura amenaza con una catástrofe de la circulación oceánica


Fuente: Finantial Times - Por Clive Cookson - 1 de noviembre de 2021

El estancamiento de las corrientes detendría la corriente del Golfo y alteraría los patrones meteorológicos



Entre los muchos "puntos de inflexión" planetarios potenciales -cambios repentinos e irreversibles amenazados por el calentamiento global- uno de los más alarmantes es el posible colapso de la circulación oceánica que sostiene la corriente del Golfo y, por tanto, el clima templado de Europa occidental.


La Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (Amoc) es como un inmenso transportador marino que lleva el agua caliente ecuatorial hacia el norte en las capas superiores del océano, mientras que el agua más fría fluye hacia el sur a mayor profundidad. La transferencia de calor equivale a la explosión de 10 bombas atómicas del tamaño de Hiroshima cada segundo, afirma Andrew Meijers, subdirector científico del equipo de océanos polares del British Antarctic Survey.



Los modelos climáticos llevan mucho tiempo prediciendo que el Amoc se debilitará a medida que el mundo se calienta, y las observaciones confirman que esto está ocurriendo. Sólo se dispone de pruebas directas desde 2004. Entonces, un proyecto británico-estadounidense llamado Rapid inició un seguimiento continuo con un conjunto de instrumentos a través del Atlántico desde Marruecos hasta Florida, que medía la temperatura, la salinidad y la velocidad de las corrientes desde la superficie hasta el fondo del mar.


Pero las observaciones indirectas, que van desde los registros de navegación hasta las pruebas medioambientales, como los sedimentos oceánicos, llevan la historia de Amoc mucho más atrás en el tiempo. Éstas sugieren que Amoc se mantuvo bastante estable durante muchos siglos hasta mediados o finales del siglo XIX. La mejor estimación es que el calentamiento global antropogénico ha reducido el flujo de masa de Amoc en un 15%, dice Meijers.


Stefan Rahmstorf, jefe de análisis del sistema terrestre en el Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam (Alemania), afirma: "Los modelos oceánicos y climáticos muestran un mayor debilitamiento durante el siglo XXI, en algunos casos un poco y en otros mucho. Habrá cierta variabilidad. No me sorprendería que Amoc se recuperara un poco en los próximos cinco o diez años".


Las corrientes son impulsadas por las diferencias en la temperatura del océano y la concentración de sal, que afectan a la densidad del agua. Cuando el agua caliente del Atlántico fluye hacia el norte, las capas superficiales se enfrían al producirse cierta evaporación, lo que aumenta la salinidad. Ambos efectos hacen que el agua sea más densa. Se hunde más en el océano y se desplaza lentamente hacia el sur. Finalmente, vuelve a la superficie y se calienta en regiones de "afloramiento" situadas muchos miles de kilómetros más al sur.


El calentamiento global tiende a debilitar el Amoc al aumentar la temperatura de la superficie y al disminuir la salinidad a medida que el agua dulce del deshielo de Groenlandia y del Ártico entra en el océano. También puede haber un bucle de retroalimentación positiva, ya que el debilitamiento de la corriente del Golfo reduce el suministro de agua salada hacia el norte.


Los modelos climáticos tienen dificultades para manejar las complejidades de este proceso, lo que provoca una gran incertidumbre sobre lo que puede ocurrir a continuación.


"La última generación de modelos climáticos sugiere un nuevo debilitamiento de entre el 34 y el 45% para el año 2100 como resultado del calentamiento global", afirma Rahmstorf. "Esto podría acercarnos al punto de inflexión en el que el flujo se vuelve inestable". Entonces, Amoc podría pararse por completo.

Deshielo Ártico: podrían interrumpirse las corrientes que mantienen templada a Europa - aquí

El último informe técnico del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, publicado en agosto, concluye: "Aunque existe una confianza media en que la disminución prevista del Amoc no implicará un colapso abrupto antes de 2100, dicho colapso podría ser desencadenado por una afluencia inesperada de agua de deshielo procedente de la capa de hielo de Groenlandia".


"Si se produjera un colapso de Amoc, es muy probable que se produjeran cambios bruscos en los patrones climáticos y en el ciclo del agua, como un desplazamiento hacia el sur del cinturón de lluvias tropicales, y podría provocar el debilitamiento de los monzones africanos y asiáticos y el fortalecimiento de los monzones del hemisferio sur". Los informes anteriores del IPCC habían expresado una confianza "alta" y no "media" en que Amoc no se apagaría. Richard Wood, jefe del grupo de clima, criosfera y océanos del Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, advierte: "Aunque... probablemente no se produzca el colapso, el impacto será alto si lo hace".


Los modelos muestran que, además de desplazar los cinturones de lluvia en los trópicos, un colapso parcial o total de Amoc enfriaría las regiones templadas del hemisferio norte, al tiempo que intensificaría el calentamiento en el sur. En Europa, los inviernos se volverían más fríos y tormentosos, mientras que los veranos serían más secos.


Meijers también advierte de los efectos de los cambios en Amoc para el Océano Antártico, que absorbe la mayor parte del calor y el dióxido de carbono adicionales generados por las actividades humanas. "Barre bajo la alfombra la mayor parte de las consecuencias del cambio climático", afirma. "La cuestión es cuánto tiempo más seguirá haciéndolo".


Confirman el debilitamiento de la circulación de la Corriente del Golfo (AMOC) - aquí
Detectan señales de advertencia del colapso de la corriente del Golfo - aquí
¿Podría la "Circulación del Atlántico"-AMOC- pararse? - aquí
Cuando disminuyan las emisiones de CO2 los océanos disminuirán su capacidad de absorción - aquí
Se ralentiza la circulación del océano Atlántico, un "talón de Aquiles" del clima - aquí
El océano contiene 50 veces más carbono que la atmósfera - aquí
Deshielo Ártico: podrían interrumpirse las corrientes que mantienen templada a Europa - aquí



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram