• Homo consciens

El basurero de "moda rápida" en el desierto de Atacama en Chile


Fuente: Phys - por Paula Bustamante - 8 de noviembre


En el desierto chileno de Atacama se han desechado montones de ropa usada.

Una montaña de ropa desechada, que incluye jerséis de Navidad y botas de esquí, forma un extraño espectáculo en Atacama, el desierto más árido del mundo, que sufre cada vez más la contaminación creada por la moda rápida.


El impacto social del consumismo desenfrenado en la industria del vestido -como el trabajo infantil en las fábricas o los salarios irrisorios- es bien conocido, pero el efecto desastroso sobre el medio ambiente es menos publicitado.


Chile ha sido durante mucho tiempo un centro de ropa de segunda mano y sin vender, fabricada en China o Bangladesh y que pasa por Europa, Asia o Estados Unidos antes de llegar a Chile, donde se revende en toda América Latina.


Unas 59.000 toneladas de ropa llegan cada año al puerto de Iquique, en la zona franca de Alto Hospicio, en el norte de Chile.


Los comerciantes de ropa de la capital, Santiago, a 1.800 kilómetros (1.100 millas) al sur, compran una parte, mientras que otra parte sale de contrabando hacia otros países latinoamericanos. Pero al menos 39.000 toneladas que no se pueden vender acaban en los vertederos del desierto.


"Esta ropa llega de todo el mundo", explica a la AFP Alex Carreno, antiguo empleado del área de importación del puerto.


Desierto de Atacama

"Lo que no se vende a Santiago ni se envía a otros países se queda en la zona franca", ya que nadie paga los aranceles necesarios para llevársela.


"El problema es que la ropa no es biodegradable y tiene productos químicos, por lo que no es aceptada en los vertederos municipales", dijo Franklin Zepeda, fundador de EcoFibra, una empresa que fabrica paneles aislantes con ropa desechada.


"Quería dejar de ser el problema y empezar a ser la solución", dijo a la AFP sobre la firma que creó en 2018.


Según un informe de la ONU de 2019, la producción mundial de ropa se duplicó entre 2000 y 2014, y la industria es "responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel mundial."


El costo ambiental de estar a la moda - aquí



Para fabricar un solo par de vaqueros se necesitan 7.500 litros (2.000 galones) de agua.


El mismo informe dice que la fabricación de ropa y calzado contribuye en un 8% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial, y que "cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura".


Tanto si los montones de ropa se dejan a la intemperie como si se entierran bajo tierra, contaminan el medio ambiente, liberando contaminantes en el aire o en los canales de agua subterráneos.


La ropa, sintética o tratada con productos químicos, puede tardar 200 años en biodegradarse y es tan tóxica como los neumáticos o plásticos desechados.

No toda la ropa va a parar a la basura: algunos de los más pobres de esta región de 300.000 habitantes rebuscan en los vertederos para encontrar cosas que necesitan o que pueden vender en su barrio.


Las migrantes venezolanas Sofía y Jenny, que cruzaron a Chile sólo unos días antes en un viaje de 350 kilómetros, buscan en una pila de ropa mientras sus bebés gatean sobre ella.


Las mujeres buscan "cosas para el frío", ya que las temperaturas nocturnas del desierto descienden a niveles inéditos en su patria tropical.


Cambio de actitudes

Chile, el país más rico de Sudamérica, es conocido por el voraz consumismo de sus habitantes.


La publicidad de la moda rápida "ha contribuido a convencernos de que la ropa nos hace más atractivos, que nos da estilo e incluso nos cura la ansiedad", afirma Mónica Zarini, que fabrica pantallas de lámparas, cuadernos, contenedores y bolsas con ropa reciclada.


Pero las cosas están cambiando, según Rosario Hevia, que abrió una tienda para reciclar ropa infantil antes de fundar en 2019 Ecocitex, una empresa que crea hilo a partir de trozos de textiles desechados y ropa en mal estado. El proceso no utiliza ni agua ni productos químicos.


"Durante muchos años consumimos, y a nadie parecía importarle que se generaran cada vez más residuos textiles", dijo.


"Pero ahora, la gente empieza a cuestionarse".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram