• Homo consciens

El cambio climático está provocando la muerte de plantas en el sur de California


Parque Anza Borrego, California

Fuente: Universidad de California, Irvine - junio de 2021

  • Un estudio de la UCI revela que el cambio climático está provocando la muerte de plantas en el sur de California

  • La pérdida de la cubierta vegetal es más acusada en los ecosistemas desérticos que ya están al límite de su habitabilidad


Un cambio está ocurriendo en el sur de California, y esta vez no tiene nada que ver con los terremotos. Según un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Irvine, el cambio climático está alterando el número de plantas que pueblan los desiertos y montañas de la región.


Utilizando datos de la misión satelital Landsat y centrándose en un área de casi 5.000 millas cuadradas que rodean el Parque Estatal del Desierto de Anza-Borrego, el equipo de investigación encontró que entre 1984 y 2017, la cubierta vegetal en los ecosistemas desérticos disminuyó en general alrededor del 35%, con las montañas viendo una disminución de la vegetación del 13%.


"Las plantas están muriendo, y nada las está reemplazando", dijo Stijn Hantson, un científico del proyecto en el Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la UCI y autor principal del estudio. "Parece que la pérdida de arbustos es impactante".


La reducción de la cubierta vegetal en los desiertos, según los investigadores, es el resultado de la considerable variabilidad anual de las precipitaciones junto con el aumento de las temperaturas asociado al cambio climático antropogénico. El trabajo abarcó franjas del desierto de Sonora, incluido el Parque Estatal del Desierto de Anza-Borrego, donde crecen plantas como el arbusto de creosota, la yuca, el ocotillo y el mezquite.


Se esperaba que las plantas del desierto tuvieran más posibilidades de resistir el cambio climático, ya que vienen equipadas con características de tolerancia a la sequía. Sin embargo, los autores señalan que las plantas se encuentran justo en el límite de lo habitable, por lo que cualquier cambio ambiental hacia mayores extremos es probable que sea perjudicial. "Ya están al borde", afirma Hantson.


Los resultados del equipo, publicados hoy en la revista Journal of Geophysical Research: Biogeosciences, corroboran los de anteriores estudios de campo en los que diferentes grupos documentaron la muerte de plantas de tierras secas en el suroeste del país a causa de la sequía, con la desaparición completa de algunas especies de su hábitat, posibles eventos de extinción local que no deberían producirse en condiciones hidrológicas y de temperatura más moderadas y normales.


La situación en las montañas donde crecen pinos y robles es menos cruda, lo que los investigadores atribuyen a la mayor cantidad de lluvia. Las montañas de Santa Rosa, por ejemplo, reciben una media de 770 milímetros de precipitaciones al año, mientras que los desiertos de la región experimentan tan sólo 73 milímetros anuales.


Las imágenes del satélite Landsat, explicó Hantson, son ideales para medir los cambios en la cubierta vegetal porque proporcionan datos espectrales para áreas de superficie de unos 90 metros cuadrados, lo suficientemente finos como para rastrear los cambios en los patrones de señales espectrales en grandes áreas de estudio. Los datos proporcionan una idea de lo "verde" que es un paisaje y ayudaron al equipo de la UCI a discernir los cambios a lo largo de los 34 años del estudio.


En Anza-Borrego se está llevando a cabo un seguimiento de las plantas a largo plazo para que los investigadores puedan ver lo que ocurre con la cubierta vegetal a medida que pasan los años, ya que los cambios en las comunidades de plantas pueden afectar a muchas cosas, desde la capacidad de los suelos para retener el agua hasta la cantidad de alimento para los animales del desierto.



Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram