• Alejandro T

¿El cambio climático hará que los animales se pongan mas oscuros, o más claros?


Fuente: Science Magazine – Autor: Sam Kean - 30 de Diciembre de 2020.


Una afirmación del siglo XIX ha alimentado un debate del siglo XXI sobre cómo el calentamiento climático podría cambiar la forma de los animales. A principios del siglo XIX, los biólogos identificaron múltiples "reglas" que describían los impactos ecológicos y evolutivos de la temperatura. Una regla sostenía que los animales tienen apéndices más grandes (orejas, picos) en los climas cálidos, para ayudar a disipar el calor corporal. Otra decía que, dentro de cualquier grupo de animales, los más grandes generalmente residen más cerca de los polos – por ejemplo los osos polares que son mas grandes que los osos pardos de latitud media- porque los cuerpos más grandes ayudan a retener el calor.


Y la regla de Gloger, llamada así por el biólogo alemán Constantin Gloger, declaraba que los animales de las regiones más cálidas suelen tener exteriores más oscuros, mientras que los de las regiones más frías son más claros. Entre los mamíferos, se pensaba que la piel y el pelo más oscuros protegían contra la dañina luz ultravioleta, que es más abundante en las zonas ecuatoriales bañadas por el sol. Entre las aves, los pigmentos de melanina específicos de las plumas más oscuras parecen resistir la infestación bacteriana, una ventaja en el plato de Petri que representan los trópicos.


En julio, Li Tian, de la Universidad China de Geociencias, y Michael Benton, de la Universidad de Bristol, reavivaron el interés por estas reglas en gran parte olvidadas cuando los dos paleontólogos las utilizaron para predecir cómo el cambio climático podría modificar los cuerpos de los animales. Entre otras cosas, se basaron en la regla de Gloger para proponer que, a medida que la Tierra se calienta, la mayoría de los animales se oscurecerían. Parece bastante simple.


Pero una serie de publicaciones en Current Biology, incluyendo dos este mes, mostraron que otros biólogos consideran que el asunto está lejos de estar resuelto. "Me quedé un poco sorprendido", dice Kaspar Delhey, un ornitólogo que vive en Australia y trabaja a distancia para el Instituto Max Planck de Ornitología en Alemania. "Pensé, 'Hay más trabajo por hacer.'"



Delhey ha liderado una campaña en los últimos años para hacer estallar la regla de Gloger y reemplazarla por algo más preciso. "Ha estado rodeado de confusión desde siempre", dice, en parte porque el libro de 1833 en el que Gloger presentaba sus datos "era muy denso y estaba terriblemente escrito".


A principios de este mes, Delhey y tres colegas publicaron una respuesta a Tian y Benton en Current Biology. Su principal argumento es que la regla de Gloger combina la temperatura y la humedad. La humedad lleva a una exuberante vida vegetal, que ofrece sombras para esconderse de los depredadores. Por lo tanto, los animales tienden a ser más oscuros en lugares húmedos para camuflarse. Muchos lugares cálidos son vaporosos, pero los bosques frescos y húmedos, como los de Tasmania, tienden a tener las aves más oscuras, dice Delhey.


Delhey argumenta que si observas la humedad, la regla de Gloger parece invertirse, lo que hace que los animales sean más claros. Eso es especialmente cierto para las criaturas de sangre fría, dice. Los insectos y reptiles dependen de fuentes externas de calor, y en lugares fríos, sus exteriores oscuros ayudan a absorber la luz del sol. En climas más cálidos, esa limitación se relaja, y terminan siendo más claros. Delhey llama a esto la "hipótesis del melanismo térmico".


Tian y Benton dicen que agradecen las aclaraciones. Aún así, en respuesta al grupo de Delhey, citan casos en los que su predicción de animales más oscuros en climas más cálidos es cierta. Los cárabos en Finlandia son o bien rojizos o de color gris pálido, con el gris como camuflaje contra la nieve. Pero a medida que la cobertura de nieve ha disminuido en Finlandia, los cárabos rojizos crecieron de alrededor del 12% de la población a principios de los años 60 al 40% en 2010.


Pero reconocen que las predicciones de los efectos del color impulsados por el clima se vuelven especialmente difíciles cuando la temperatura y la humedad cambian. Los modelos climáticos predicen que el Amazonas será más caliente y más seco, lo que todas las partes están de acuerdo en que aclarará el color de los animales. Pero los bosques boreales de Siberia podrían ser más calientes y húmedos, en cuyo caso las predicciones de temperatura y humedad son contradictorias. A diferencia de la física o la química, dice Benton, las leyes biológicas "no son absolutas". No es como la gravedad".


E incluso cuando las tendencias generales se mantienen, sigue siendo difícil predecir cómo cambiarán las especies individuales. Lauren Buckley, bióloga de la Universidad de Washington, Seattle, ha estudiado el color de las mariposas en regiones de gran altitud. Las mariposas absorben el calor al tomar el sol, pero sólo un pequeño parche en la parte inferior de las alas absorbe el calor. "Si no supieras eso", señala, "podrías cuantificar todo tipo de coloraciones exóticas en la parte superior del ala, y en realidad no importaría". En resumen, "Tenemos que pensar en la imagen completa de cómo los organismos están interactuando con sus entornos".


Los cambios en la coloración también dependerán probablemente del sistema de regulación de la temperatura del animal: las criaturas de sangre fría se vuelven generalmente más ligeras y las aves y los mamíferos muestran una gama más amplia de resultados. Para mejorar las predicciones, Buckley sugiere usar especímenes de museo para ampliar los marcos de tiempo, aunque sus colores pueden desvanecerse con el tiempo. Por su parte, Tian planea realizar experimentos con tanques calentados de escarabajos y moluscos, tratando activamente de inducir cambios de color.


Desgraciadamente, los científicos pronto tendrán más datos sobre este tema de los que pueden manejar, ya que las temperaturas del planeta aumentan. Y si el calentamiento global se vuelve verdaderamente grave, incluso las reglas ecogeográficas más probadas pueden resultar sin sentido a medida que los hábitats desaparecen y las especies se desvanecen. Por muy intrigante que sea la ciencia, Delhey reconoce, "Esto es muy triste".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram