• Homo consciens

El cambio climático también afecta nuestra mente


A menudo pensamos en el impacto del cambio climático en términos físicos: el clima extremo, la extinción de especies y la destrucción del hábitat. Pero, ¿qué hay de la carga emocional que supone para nosotros?


Fuente: Deutsche Welle -


La psicóloga Susie Burke cuenta la historia de una mujer que acudió a su consulta después de tener su primer hijo. No porque sufriera de depresión postnatal, sino porque estaba "luchando con la enormidad de lo que había hecho". Sintió que había traído a su hijo a un "mundo que sabía que iba a ser mucho más duro y mucho menos seguro", contó. Burke es una psicóloga y académica australiana que se especializa en ecopsicología. Trata a las personas que sufren enfermedades mentales como resultado del cambio climático, y también ha establecido recientemente una línea telefónica gratuita llamada "Red de Apoyo Psicológico al Cambio Climático", donde los australianos pueden llamar a un psicólogo calificado para hablar sobre sus sentimientos acerca del cambio ambiental.


"Una de las primeras cosas que la gente debe hacer para participar adecuadamente en el cambio climático es reconocer lo que siente al respecto y hablar de ello", dijo Burke.


Eco-ansiedad, dolor y culpa

La sensación de pérdida generalizada, devastación y cambio es endémica en un mundo afligido por el cambio climático. Los casquetes polares se están derritiendo, muchas especies animales se están extinguiendo; el clima es impredecible y a menudo extremo.


Cada vez somos más conscientes de los impactos que estos cambios están teniendo en nuestra salud fisiológica, ya sea que se trate de muertes y lesiones por eventos climáticos extremos, o de daños más graves por el empeoramiento de la calidad del agua, el aire y los alimentos. Pero como el campo emergente de la ecopsicología está revelando, el cambio climático también está teniendo un impacto significativo en nuestra salud mental.


"Para las personas que están escuchando y prestando atención a lo que está sucediendo con el clima, es un peso enorme, ansiedad y miedo", dijo Burke.


Habiendo trabajado en el campo durante casi una década, la psicóloga describe la observación de personas con "ansiedad y depresión, estados de ánimo planos, impotencia y desesperanza, e ira", así como "culpabilidad y vergüenza". Cuenta que este último sentimiento es común entre las personas que podrían no haber soportado un trauma directo y la pérdida como resultado del cambio climático, pero que experimentan una angustia indirecta y son conscientes de su parte en el problema.


"Son conscientes de que estas cosas están sucediendo y que no los está afectando directamente, pero saben que va a tener un mayor impacto en sus hijos en el futuro o en la gente de otras partes del mundo".


El cambio climático difiere de otros problemas globales en que la mayoría de la gente puede relacionar su propio comportamiento con el problema, añadió Burke, en términos de causar emisiones de CO2: "No podemos hacer eso con otros grandes problemas globales como el genocidio o el conflicto en el Medio Oriente."


Un problema poco conocido

Aunque pueda parecer evidente que los cambios extremos resuenan en las personas a nivel emocional, no es algo de lo que se hable con frecuencia. La salud de millones de personas en todo el mundo ya está siendo comprometida por el calentamiento global. Los científicos dicen ahora que es la mayor amenaza del siglo XXI. Pero hay poco énfasis en la salud mental.


"Hay un enorme vacío en la literatura", dijo a DW Ashlee Cunsolo, investigadora y directora de un instituto orientado a sostener la cultura indígena en Labrador, Canadá.

Para que el mundo pueda abordar de manera integral los problemas de salud que se derivan del cambio climático, Cunsolo sostiene que la dimensión de salud mental del problema debe reflejarse en la formulación de políticas. Esto, dijo, requiere "un cambio social masivo en todo el sistema" en la forma en que se piensa sobre el cambio climático y cuáles podrían ser los impactos potenciales a largo plazo.


La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático incluye una sección que detalla las pérdidas y los daños causados por el cambio climático. Consolo señala que conceptualiza inicialmente las pérdidas y daños en términos de "infraestructura y mercado" cuando fue escrito en la década de 1990. Pero ahora se ha ajustado para tener en cuenta las "pérdidas intangibles", como "el conocimiento cultural, el idioma y el lugar".


Los esquimales sobre hielo fino

Cunsolo observó por primera vez este aspecto del cambio climático mientras trabajaba en salud pública en el este de Canadá con poblaciones Inuit autóctonas de la zona. Después de haber sido testigos de rápidos cambios en su entorno -como el derretimiento del hielo marino y el clima impredecible- estas comunidades, señala, expresaron un profundo sentimiento de "dolor asociado con la pérdida de lugar, la pérdida de hielo marino y la pérdida de medios de subsistencia".


Fue esta investigación la que impulsó a Cunsolo y a su colega, Neville Ellis, que trabaja en estrecha colaboración con los agricultores que sufren la sequía en Australia Occidental, a crear una nueva categoría de trauma emocional llamada "dolor ecológico". Cunsolo describe esto como "el dolor mental y emocional, el estrés y la tristeza" que surgen del cambio ambiental.


Aunque los científicos del clima están advirtiendo que un aumento de la temperatura de 1 a 2°C a nivel mundial tendrá efectos devastadores en todo el mundo -incluso en algunas partes del mundo inhóspitas-, la evidencia ha demostrado que en la península de Labrador ya ha sobrepasado este umbral y se está considerando un aumento de la temperatura de 6 a 8°C.


La pérdida sin precedentes de hielo marino que ya se ha producido ha tenido un enorme impacto en la capacidad de las comunidades Inuit para cazar, viajar y practicar su cultura, dijo Cunsolo. "Hay mucha preocupación por lo que significa para el futuro, mucho dolor anticipado."


Reverberaciones globales

Pero no son sólo los que están en la primera línea del cambio ambiental los que experimentan respuestas emocionales profundas e impactos en la salud mental. Para muchas personas es desalentador comprender todas las implicaciones del cambio climático, incluida la aceptación de su propio papel en él y la forma en que pueden ayudar como individuos.


Ya sea que la gente esté experimentando u observando de primera mano los rápidos cambios ambientales, Cunsolo habla de un "sentido penetrante de temor, fatalidad y ansiedad". "Creo que el dolor ecológico ha surgido de manera más prominente de la gente en primera línea, pero no creo que podamos decir con certeza que lo están experimentando más que otros". A menudo, agregó, las personas que no soportan la carga de los impactos directos del calentamiento global, se sienten culpables de estar "atrapados en un sistema que perpetúa el cambio climático, pero no pueden salir de él".


Muchas personas se deprimen e inmovilizan, o "racionalizan el problema", según Burke.


Por esta razón, la psicóloga ha escrito una guía práctica -'The Climate Change Empowerment Handbook' que, según ella, está diseñada para ayudar a las personas a ver cómo pueden involucrarse de manera efectiva con el problema en el día a día.


"Lo que no podemos permitirnos es que la gente se rinda", dijo Burke. "Es un problema demasiado grande. Todavía hay tiempo para cambiar la situación. Sólo necesitamos tener la voluntad de hacerlo, y la voluntad viene de la gente".


#cambioclimatico #saludmental #ecoansiedad #ecodolor #ecopsicología

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com