• Homo consciens

El coronavirus apenas frena el aumento del CO2



Fuente: SRIPPS Institution of Ocenograhy - Por Robert Monroe - 7 de julio

El pico mensual para 2021 se acerca a las 420 partes por millón en el Observatorio de Mauna Loa


El dióxido de carbono atmosférico medido en el Observatorio de la Línea Base Atmosférica de Mauna Loa de la NOAA alcanzó en mayo un promedio mensual de 419 partes por millón (ppm), el nivel más alto desde que se iniciaron las mediciones precisas hace 63 años, anunciaron hoy científicos de la NOAA y del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego.


El científico de Scripps Charles David Keeling inició las mediciones in situ de dióxido de carbono, o CO2, en la estación meteorológica de la NOAA en Mauna Loa en 1958. La NOAA comenzó las mediciones en 1974, y las dos instituciones de investigación han realizado observaciones complementarias e independientes desde entonces.


En mayo, Scripps Oceanography calculó una media mensual de 418,92 ppm. Las mediciones de la NOAA en el observatorio de la cima de la montaña tuvieron una media de 419,13 ppm. La media de mayo de 2020 fue de 417 ppm. En dos ocasiones en lo que va de 2021, los niveles diarios registrados por Scripps Oceanography han superado las 420 partes por millón. Todos estos niveles representan las mayores concentraciones de CO2 en la atmósfera jamás experimentadas por los seres humanos.


"El último botón de control del CO2 atmosférico son las emisiones de combustibles fósiles", dijo el geoquímico de Scripps Ralph Keeling, que se hizo cargo de la serie de mediciones denominada Curva de Keeling tras la muerte de su padre en 2005, "pero todavía tenemos un largo camino que recorrer para detener el aumento, ya que cada año se acumula más CO2 en la atmósfera. En última instancia, necesitamos recortes mucho mayores y sostenidos durante más tiempo que las paradas de COVID de 2020".


Pieter Tans, científico principal del Laboratorio de Vigilancia Global de la NOAA, señaló que el CO2 es, con mucho, el gas de efecto invernadero más abundante causado por el hombre, y persiste en la atmósfera y los océanos durante miles de años después de su emisión.


¿Qué hace falta para que el coronavirus (u otros eventos económicos) afecte al CO2? - aquí

"Estamos añadiendo a la atmósfera unos 40.000 millones de toneladas métricas de contaminación de CO2 al año", dijo Tans. "Es una montaña de carbono que extraemos de la tierra, quemamos y liberamos a la atmósfera en forma de CO2, año tras año. Si queremos evitar un cambio climático catastrófico, la máxima prioridad debe ser reducir la contaminación por CO2 a cero lo antes posible".


La contaminación por CO2 se genera por las emisiones de los combustibles fósiles basados en el carbono utilizados para el transporte y la generación de electricidad, por la fabricación de cemento, la deforestación, la agricultura y muchas otras prácticas. Junto con otros gases de efecto invernadero, el CO2 atrapa el calor que sale de la superficie del planeta y que, de otro modo, escaparía al espacio, lo que hace que la atmósfera del planeta se caliente constantemente.


Mientras que el aumento interanual de 1,8 ppm en el pico de CO2 de mayo fue ligeramente inferior al de años anteriores, las mediciones de CO2 en Mauna Loa para los primeros cinco meses de 2021 mostraron un aumento de 2,3 ppm con respecto a los mismos cinco meses de 2020, cerca del aumento anual promedio de 2010 a 2019. No hubo ninguna señal discernible en los datos de la interrupción económica mundial causada por la pandemia de coronavirus.


El valor medio mensual de CO2 más alto del año suele producirse en mayo, justo antes de que las plantas del hemisferio norte empiecen a eliminar grandes cantidades de CO2 de la atmósfera durante la temporada de crecimiento. En el otoño, el invierno y el comienzo de la primavera boreales, las plantas y los suelos emiten CO2, lo que hace que los niveles aumenten hasta mayo.


Charles David Keeling fue el primero en observar este aumento estacional y posterior descenso de los niveles de CO2 cada año. Keeling también fue el primero en reconocer que, a pesar de la fluctuación estacional, los niveles de CO2 aumentaban cada año. De hecho, todos los años desde el inicio de las mediciones el CO2 ha sido más alto que el año anterior.


El observatorio de Mauna Loa, situado en un volcán estéril en medio del Océano Pacífico, es un lugar de muestreo de referencia para el CO2. Su situación es ideal para tomar muestras de aire bien mezclado, sin la influencia de fuentes de contaminación o vegetación locales, lo que produce mediciones que representan el estado medio de la atmósfera en el hemisferio norte.


Los datos de Mauna Loa, junto con las mediciones de las estaciones de muestreo de todo el mundo, se incorporan a la Red Mundial de Referencia de Gases de Efecto Invernadero de la NOAA, un conjunto de datos de investigación fundamental para los científicos internacionales del clima y un punto de referencia para los responsables políticos que intentan evitar los impactos del cambio climático.


La carga atmosférica de CO2 es ahora comparable a la que existía durante el Óptimo Climático del Plioceno, hace entre 4,1 y 4,5 millones de años, cuando el CO2 era cercano o superior a 400 ppm. En esa época, el nivel del mar era unos 23 metros más alto que el actual (unos 78 pies), la temperatura media era 7 grados Fahrenheit más alta que en la época preindustrial, y los estudios indican que grandes bosques ocupaban zonas del Ártico que ahora son tundra.


En febrero, Estados Unidos se reincorporó oficialmente al Acuerdo de París sobre el cambio climático, un tratado internacional firmado por 196 países que se han comprometido a limitar el calentamiento global y evitar sus impactos potencialmente desestabilizadores.


Sin embargo, como muestran las mediciones de Mauna Loa, a pesar de décadas de negociación, la comunidad mundial ha sido incapaz de frenar significativamente, y mucho menos de revertir, los aumentos anuales de los niveles de CO2 atmosférico.


El fracaso de las negociaciones del clima - aquí

"Hasta ahora, la mayor parte de estas propuestas no son más que vapor de agua", dijo Tans. "La solución está ante nuestros ojos. La energía solar y la eólica ya son más baratas que los combustibles fósiles y funcionan a las escalas necesarias. Si seguimos dando largas como hasta ahora, será demasiado tarde".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram