• Homo consciens

El Coronavirus causará la mayor caída anual de emisiones de CO2 de la historia


Fuente: Carbonbrief - Por Simon Evans- Abril 2020 Pero aún con casi toda la economía parada la reducción no alcanza el 7.6% necesario para no sobrepasar el umbral de 1.5°C. La pandemia mundial de coronavirus continúa desarrollándose a un ritmo asombroso, diezmando vidas, medios de vida y el funcionamiento normal de la sociedad, así como interrumpiendo la demanda de energía y las emisiones de CO2. Un análisis previo de Carbon Brief mostró que la crisis redujo temporalmente las emisiones de CO2 en China en un 25%, con emisiones todavía por debajo de lo normal más de dos meses después de que el país entrara en cierre. Con docenas de países más que aplican cierres en respuesta a la pandemia, una amplia gama de indicadores muestran cómo se está recortando el uso del transporte, la demanda de electricidad y la actividad industrial. Sin embargo, hasta ahora ha habido pocos intentos de cuantificar las consecuencias de las emisiones mundiales de CO2. Hasta la fecha, la mayoría de las estimaciones mundiales se han basado en una especulación informada, o en previsiones de un menor crecimiento del PIB. Muchos también han advertido que las emisiones se recuperarán rápidamente, a menos que la respuesta a la pandemia pueda crear cambios estructurales duraderos hacia las emisiones netas cero. Carbon Brief reúne las últimas pruebas sobre cómo la crisis del coronavirus está afectando al uso de la energía y a las emisiones de CO2 en todo el mundo, como una forma de comprobar las estimaciones basadas en el PIB. Se identifican cinco conjuntos de datos y proyecciones clave, que cubren aproximadamente tres cuartos de las emisiones anuales de CO2 en el mundo, incluyendo toda la producción de China y los EE.UU., el mercado de carbono de la UE, el sector energético de la India y el sector petrolero mundial. El análisis de Carbon Brief de estos datos sugiere que la pandemia podría causar este año una reducción de las emisiones de alrededor de 2.000 millones de toneladas de CO2 (MtCO2). Aunque esta cifra es necesariamente incierta, cabe esperar que los países y sectores que aún no se han incluido en el análisis se sumen al total. Actualización del 15 de abril de 2020: Este análisis se actualizó a la luz de las nuevas previsiones de la demanda mundial de petróleo en 2020, que sugieren una caída significativamente mayor este año. La versión original había cifrado el impacto potencial del coronavirus en 1.600MtCO2 en 2020, lo que equivale al 4% de las emisiones de 2019. Esta estimación provisional actualizada equivale a alrededor del 5,5% del total mundial en 2019. Como resultado, la crisis del coronavirus podría desencadenar la mayor caída anual de emisiones de CO2 en 2020, más que durante cualquier crisis económica o período de guerra anterior. Incluso esta reducción no alcanzaría para quedar bajo el límite de 1,5°C de temperatura global. Las emisiones globales tendrían que disminuir en un 7,6% cada año de esta década, casi 2.800 millones de toneladas de CO2 en 2020, para limitar el calentamiento a menos de 1,5ºC por encima de las temperaturas preindustriales. En otras palabras, se espera que los niveles de carbono atmosférico aumenten de nuevo este año, incluso si los recortes de las emisiones de CO2 son aún mayores. El aumento de las concentraciones de CO2 - y el calentamiento global relacionado - sólo se estabilizará una vez que las emisiones anuales lleguen a cero.



Los desafíos de los datos sobre las emisiones Es importante subrayar antes de explicar el análisis de Carbon Brief que existen muchos desafíos a la hora de estimar el impacto de la pandemia de coronavirus en las emisiones mundiales en 2020. Los más importantes son la disponibilidad oportuna de datos, la atribución de cualquier cambio al coronavirus y la enorme incertidumbre sobre la trayectoria y la duración de la crisis.


Impacto estimado en las emisiones mundiales Con el fin de empezar a construir un cuadro global de cómo la pandemia está afectando el uso de la energía y las emisiones, Carbon Brief ha estado reuniendo pruebas de una amplia gama de fuentes. La información incluye datos directos, indicadores indirectos, informes de noticias y pronósticos de terceros. Abarca la demanda del transporte por carretera, la aviación, la actividad industrial, la producción económica, la demanda de electricidad, la contaminación atmosférica, el carbono atmosférico y otros marcadores pertinentes. En algunos países y sectores, en particular en la aviación internacional, los efectos de la crisis actual son tan graves y dramáticos que no cabe duda que las reducciones se deben al coronavirus. Aún así, se necesitan varias suposiciones para traducir las cancelaciones de vuelos en toneladas de CO2.


No toda la información se puede traducir tan fácilmente en impactos sobre las emisiones. Por ejemplo, los datos sobre el tráfico mundial, producidos por el fabricante de satélites TomTom y seguidos por el Financial Times, muestran que el uso de las carreteras se ha evaporado en muchas ciudades que están cerradas. Pero este "índice de congestión" ciudad por ciudad no se corresponde directamente con el uso general de combustible para el transporte.


De manera similar, el "índice de kilometraje de camiones", publicado por la Oficina Federal de Estadística de Alemania, muestra una caída mensual sin precedentes del 5,9% en el tráfico de mercancías en marzo de 2020. Esto sólo corresponde a una parte de la demanda de transporte por carretera de Alemania, pero también ofrece una visión del impacto en la actividad industrial. Ferdinand dice a Carbon Brief que el índice "tiene una fuerte correlación con la producción de la industria alemana", lo que significa que puede proporcionar "algunos indicios tempranos" sobre cómo se desarrollará la actividad económica. Hasta ahora, cinco conjuntos de datos y análisis existentes se destacan por ofrecer pruebas sólidas, oportunas y cuantificables de la crisis del coronavirus que reduce las emisiones mundiales de CO2 en 2020. Éstos abarcan el sector petrolero mundial, el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea, el sector eléctrico de la India y todas las economías de los Estados Unidos y China. Con el tiempo, se irán añadiendo a este artículo más detalles sobre todas las pruebas reunidas hasta el momento, centrándose especialmente en los países y sectores clave que se destacan aquí. (Los detalles de la estimación para China se encuentran en el análisis Carbon Brief publicado anteriormente; el análisis del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE se explica en detalle en un informe del analista de ICIS Marcus Ferdinand). Juntas, estas cinco áreas representan la gran mayoría de las emisiones anuales de CO2 a nivel mundial, unas tres cuartas partes (76%) del total en 2018, según el análisis de Carbon Brief de los datos de ICIS y de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) World Energy Outlook 2019. El gráfico que figura a continuación muestra en rojo los impactos combinados estimados para estas cinco áreas, junto con un rango ilustrativo (barras grises) que muestra cómo se vería una disminución del 1, 3 o 5% de las emisiones anuales en 2020. Debajo de la línea de puntos, en azul, están las cinco mayores caídas anuales jamás registradas antes de este año.



Las cinco mayores caídas en las emisiones globales anuales de CO2 jamás registradas se muestran en las barras azules, en millones de toneladas de CO2. Las barras grises ilustran hasta qué punto las emisiones caerían en 2020 con una reducción del 1%, 3% o 5% en comparación con los niveles de 2019. Las barras rojas muestran los impactos estimados de las emisiones de la crisis del coronavirus en 2020 en el sector petrolero mundial, el mercado de carbono de la UE, China, los Estados Unidos y la India, siendo este último el único responsable de los cambios en el sector de la energía. Siempre que es posible, se muestran las estimaciones relativas a las previsiones anteriores a la crisis. Las estimaciones geográficas excluyen el petróleo. Fuente: Carbon Brief análisis de los datos sobre las emisiones del Centro de Análisis de Información sobre el Dióxido de Carbono (CDIAC) y el Proyecto Mundial del Carbono; análisis de las evaluaciones del ICIS y la Administración de Información Energética de los Estados Unidos; análisis de los datos diarios de la Corporación de Operación del Sistema Eléctrico de la India (POSOCO). Gráfico de Carbon Brief.


Como si se tratara de subrayar el carácter rápido e incierto de la situación actual, la consultora Rystad Energy publicó el 8 de abril una estimación significativamente actualizada del impacto en los mercados mundiales del petróleo, después de que el análisis inicial de Carbon Brief ya había sido finalizado. Mientras que la empresa se había alineado anteriormente con la última perspectiva de la EIA de EE.UU. de una disminución de aproximadamente el 5% en la demanda de petróleo este año, ahora espera una reducción mucho mayor del 9,4% para el año. Posteriormente, el 15 de abril, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) actualizó su perspectiva para el petróleo en 2020, de tal manera que ahora espera una reducción del 9,3% para el combustible, similar al pronóstico de Rystad. Estos pronósticos más dramáticos del sector petrolero han sido ahora incorporados en el análisis de Carbon Brief. Aumentan el componente del sector petrolero mundial en la reducción de las emisiones de CO2 este año de los 800MtCO2 del análisis inicial de Carbon Brief a 1.300MtCO2. El impacto estimado del coronavirus de Carbon Brief sobre las emisiones en 2020 es incierto e incompleto, pero asciende a unos 2.000MtCO2 este año. Esto ya es aproximadamente el 5,5% de las emisiones globales en 2019. (El análisis inicial había puesto las cifras en 1.600MtCO2 - 4% de las emisiones de 2019). Sin embargo, un impacto de un coronavirus equivalente al 5,5% de las emisiones globales no equivaldrá automáticamente a una reducción del 5,5% en 2020. Esto se debe a que, siempre que es posible, las estimaciones del impacto en el país y en el sector se hacen en relación con "lo que habría ocurrido sin la crisis". Las estimaciones anteriores a la crisis sobre el crecimiento del PIB sugerían que la producción de CO2 podría aumentar alrededor de un 1% - casi 500MtCO2 - en 2020. Pero incluso si este crecimiento esperado previamente se deduce del impacto estimado del coronavirus, el efecto de 2.000MtCO2 es tan grande que todavía resultaría en la mayor caída anual de emisiones de CO2 jamás registrada, en registros que se remontan al siglo XVIII. A modo de comparación, la mayor reducción anual hasta la fecha fue la caída de 845MtCO2 en 1944-45, al final de la segunda guerra mundial. La disminución después de la crisis financiera de 2008-09 ocupa sólo el quinto lugar, con 440MtCO2, y fue seguida un año más tarde por un aumento de 1.612MtCO2 impulsado por el estímulo. Para situar el posible efecto coronavirus de 2020 en un contexto climático más amplio, vale la pena añadir que las emisiones mundiales tendrían que disminuir en un 7,6% aproximadamente cada año de este decenio - cerca de 2.800MtCO2 en 2020 - a fin de limitar el calentamiento a menos de 1,5C por encima de las temperaturas preindustriales. (Estos porcentajes están tomados del informe de la brecha del PNUMA de 2019, que se basa a su vez en el informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En él se determinó que las emisiones mundiales en 2030 debían ser un 45% inferiores a los niveles de 2010, a fin de limitar el calentamiento a 1,5C). Un ritmo tan rápido de reducción de las emisiones anuales sería extremadamente difícil de sostener durante una década. La estructura de la economía mundial podría continuar su lento cambio hacia unas emisiones más bajas por unidad de PIB, en cuyo caso la producción económica tendría que disminuir un 5% al año. O bien el PIB podría seguir aumentando si va acompañado de cambios rápidos y estructurales hacia economías con menos emisiones de carbono. Si se excluyen las tecnologías de emisiones negativas o no se dispone de ellas a escala, las reducciones de emisiones necesarias para 1,5C serían aún mayores, del 15% cada año hasta 2040. Incluso el límite menos estricto de 2C requeriría reducciones anuales sostenidas de las emisiones mundiales del 2,7%, según el informe de la brecha del PNUMA, un nivel equivalente a alrededor de 1.000MtCO2 en 2020. Por último, la naturaleza del "presupuesto de carbono" mundial significa que las concentraciones de carbono atmosférico y las temperaturas mundiales seguirán aumentando a menos que las emisiones anuales lleguen a cero.


Incluso una caída del 10% en las emisiones mundiales de combustibles fósiles vería unos 33.000Mt de CO2 bombeados a la atmósfera en 2020, un total más alto que en cualquier año antes de 2010. Por lo tanto, cualquier reducción de las emisiones sólo en 2020 tendrá poco impacto, a menos que vaya seguida de cambios más duraderos. Crecimiento del PIB e intensidad de carbono El análisis ascendente de Carbon Brief sobre el impacto de las emisiones de la pandemia puede compararse con estimaciones más simplistas basadas en lo que ha sido, hasta la fecha, el enfoque más extendido. Estas estimaciones han utilizado la relación estadística entre las emisiones anuales de CO2 y el crecimiento de la producción económica, junto con previsiones revisadas del PIB mundial en 2020. Las emisiones de CO2 y la producción económica están estrechamente correlacionadas y la relación entre ambas -conocida como la "intensidad de carbono" del PIB- sólo cambia lentamente. Cuando la intensidad de carbono del PIB está disminuyendo, a menudo se habla de un "desacoplamiento" del crecimiento económico y las emisiones. Sin embargo, hay pocos motivos para esperar que la crisis de los coronavirus acelere la disociación favorable al clima, a menos que las actividades de recuperación después de la pandemia hagan de ese cambio una prioridad. En cambio, es posible que la crisis actual sólo reduzca temporalmente las emisiones. Una vez que las fábricas cerradas vuelvan a abrir, los viajeros vuelvan a subir a sus coches y los vuelos vuelvan al aire, poco habrá cambiado en la estructura de la economía mundial, y el progreso hacia el punto cero neto será probablemente tan lento como siempre.


Fuente: Washington Post


Otras cuestiones son que las previsiones del PIB son intrínsecamente inciertas en una crisis sin precedentes de este tipo y que las repercusiones económicas de la pandemia son muy desiguales en los distintos sectores, lo que podría romper la relación habitual entre el PIB y las emisiones. Ferdinand dijo a Carbon Brief el 3 de abril que utilizar la relación estadística entre la producción económica y las emisiones de CO2 para la crisis actual "no es el enfoque más viable". Dijo: "Es sistemáticamente diferente en comparación con lo que hemos visto en el pasado y está afectando a algunos sectores mucho más que a otros. Quiero decir que es perturbador, correcto, lo que vemos en el momento, y siempre que hay una perturbación en el lugar, es difícil utilizar relaciones estadísticas bien establecidas. Porque a la interrupción normalmente no le importa eso". A pesar de todas estas advertencias, ahora hay una plétora de previsiones sobre cómo el crecimiento del PIB mundial se verá reducido por la crisis, lo que ofrece una ventana simplista a la posible escala de las reducciones de las emisiones mundiales. Mientras que los pronósticos prepandémicos habían situado el crecimiento económico mundial este año en alrededor del 2,5-3%, las estimaciones revisadas ahora ven que el PIB aumentará mucho más lentamente, o incluso se reducirá hasta un 9%. A principios de enero de 2020, por ejemplo, el Banco Mundial publicó lo que en ese momento se interpretó como una proyección sombría para el año que viene. Decía que "predominan los riesgos a la baja" y que, como resultado, el crecimiento del PIB mundial sólo alcanzaría el 2,5% en 2020, lo que supone un aumento marginal respecto al 2,4% de 2019. Si esta previsión hubiera resultado acertada, y si la cantidad de CO2 asociada a cada unidad de PIB hubiera seguido mejorando de acuerdo con las tendencias recientes, entonces las emisiones mundiales habrían aumentado en un 1,3% aproximadamente hasta 37,1GtCO2. Esto habría sido un aumento de casi 500MtCO2.




Las perspectivas económicas posteriores a la pandemia siguen siendo sumamente inciertas, debido a que se desconoce la duración y la severidad de los controles de cierre y a las dudas sobre la forma de la recuperación. (Los economistas describen las recuperaciones posteriores a la crisis por la forma de la trayectoria del PIB mundial. La mayoría esperaba inicialmente una recuperación en forma de "V", vista después de anteriores epidemias mundiales, lo que significaba que la caída del PIB se recuperaría rápidamente a medida que las economías se recuperaban. Las recuperaciones más prolongadas en forma de "U" y "L" se consideraron inicialmente menos probables, pero las expectativas del mercado están cambiando). Las previsiones publicadas a principios de marzo han sido sustituidas más recientemente por cifras mucho más pesimistas. El 2 de marzo, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) publicó una "evaluación económica provisional" en la que se afirma que el crecimiento mundial podría reducirse en tan sólo medio punto porcentual, hasta el 2,4%, en comparación con su previsión previa a la crisis del 2,9%. Para el 26 de marzo, la organización había revisado drásticamente su pronóstico, diciendo que cada mes de medidas estrictas de contención - "sin factores de compensación" - recortaría el aumento de la producción económica mundial en alrededor de dos puntos porcentuales. La OCDE dijo que un cierre de tres meses podría ver el crecimiento anual del PIB unos 4-6 puntos porcentuales más bajo de lo que hubiera sido de otra manera. Dada su previsión previa a la crisis de un crecimiento del 2,9% en 2020, esto podría traducirse en una contracción económica mundial de hasta un 3% para el año. De manera similar, la consultora Oxford Economics dijo a principios de marzo que el crecimiento del PIB mundial sería sólo 0,5 puntos porcentuales más bajo en 2020, en un 2,0%, en relación con su previsión previa a la crisis del 2,5%. Para cuando publicó un "pronóstico de marzo/abril", esperaba un crecimiento del 0%, descrito como su "mayor revisión de pronóstico en dos meses". Añadió que, dada la "enorme incertidumbre", también veía la posibilidad de que la economía mundial "entrara en una franca contracción en 2020, con una caída del PIB del 1,3%". Basándose en una serie de previsiones del PIB disponibles en ese momento, el análisis del Breakthrough Institute publicado el 26 de marzo dijo que las emisiones mundiales podrían caer entre el 0,5% y el 2,2% en 2020, como se muestra en el siguiente tweet.

Sin embargo, las previsiones del PIB han seguido empeorando. Una actualización del 23 de marzo del Centro de Investigación Económica y Empresarial (CEBR) con sede en el Reino Unido dijo que la pandemia causaría la "peor crisis económica desde la década de 1930", argumentando que el PIB mundial "se reduciría por lo menos un 4,0% en 2020 antes de repuntar a un crecimiento del 3-4% en 2021". La edición de abril de 2020 de las Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional sitúa la contracción del PIB mundial este año en un 3%, lo que indica el riesgo de "resultados aún más graves". (En particular, sugiere que el crecimiento se recuperará bruscamente en 2021, con un aumento del PIB del 5,8%. Es probable que esto signifique un gran aumento de las emisiones mundiales de CO2 el próximo año). Una de las perspectivas más sombrías del PIB hasta la fecha es un análisis del 8 de abril de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En él se esboza el "amplio abanico de posibilidades" de los flujos comerciales mundiales, que según dice podrían disminuir entre un 13% y un 32% en 2020. El análisis añade: "Los economistas de la OMC creen que la disminución probablemente superará la caída del comercio provocada por la crisis financiera mundial de 2008-2009. Las estimaciones de la recuperación prevista para 2021 son igualmente inciertas, y los resultados dependerán en gran medida de la duración del brote y de la eficacia de las respuestas políticas". En su "escenario pesimista", la OMC dice que el PIB mundial podría caer hasta un 8,8% en términos reales durante el año 2020, antes de recuperarse con un crecimiento del 5,9% en 2021. Bloomberg dice que este escenario sería la "caída más precipitada del comercio mundial desde la Gran Depresión". También cita a la jefa del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, diciendo que el mundo ya está en una recesión que es "mucho peor que la crisis financiera mundial". Un recorte del PIB mundial de casi el 9% este año, como se describe en el pesimista escenario de la OMC, puede compararse con la contracción del 1,7% a raíz de la crisis financiera mundial. Basándose únicamente en la relación histórica entre el PIB y el CO2, esto se traduciría en un recorte de casi el 10% de las emisiones de CO2 en 2020 - una caída de más de 3.600 millones de toneladas de CO2 - que es más del doble de la cifra de 2.000 millones de toneladas de CO2 del análisis ascendente de Carbon Brief.


#coronavirus #co2 #economia #presupuestodecarbono #cambioclimatio #calentamientoglobal

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com