• Homo consciens

El crecimiento económico y el cambio climático



Por TIM GARRETT - Professor of Atmospheric Sciences at the University of Utah, 2016 -



A medida que el mundo es cada vez más consciente de los peligros presentes y futuros del cambio climático, y los responsables políticos y los científicos reclaman cada vez con más urgencia la necesidad de moderar las emisiones de dióxido de carbono, se establecen acuerdos internacionales que ofrecen impulsar la trayectoria de la civilización por un camino más favorable, frenando lo peor que, de otro modo, está por llegar.



Sin embargo, con cada década que pasa, el gráfico anterior muestra que estos acuerdos parecen caer en saco roto. Un ingenuo podría incluso argumentar (esto es una broma, por supuesto) que los acuerdos internacionales son la causa del aumento de los niveles de CO2: cada acuerdo parece acortar el tiempo que se necesita para pasar cada incremento sucesivo de 10 ppm.


Es muy deprimente darse cuenta de que parecemos tan impotentes. Tal vez, incluso, nos lleve a preguntarnos por qué seguimos molestándonos en enviar manadas de científicos, responsables políticos y activistas sociales a lugares exóticos y/o caros, cada uno haciendo su parte para aumentar las concentraciones de CO2 en la atmósfera quemando combustible para aviones, con la vana esperanza de detener lo inevitable.


A un nivel más profundo, hay una cuestión más importante que considerar. Debemos preguntarnos si existe una razón más fundamental y subyacente de por qué la humanidad parece incapaz de moderar comportamientos que podrían muy bien conducir a su propia desaparición final. No podemos estar tan locos, ¿verdad?


No es que seamos ignorantes. Existe una apreciación generalizada de que la fuerza motriz de las emisiones de dióxido de carbono es el consumo de combustibles fósiles como componente de la actividad económica mundial. Nuestros intrépidos líderes suelen pretender frenar las emisiones "desvinculando" la economía del consumo de energía fósil, ya sea haciendo que la economía sea más eficiente desde el punto de vista energético o cambiando a fuentes de energía renovables. Este enfoque parece muy sensato y razonable, al menos a primera vista. Ofrece a los responsables políticos la maravillosa posibilidad de poder tener el pastel y comérselo también; estimular la economía mientras se salva el planeta. ¿Cómo no nos va a gustar?



Pero, como siempre, ayuda mirar los datos, y tener en cuenta que muy a menudo "no es necesariamente así". Consideremos el gráfico anterior, que muestra la relación entre la concentración atmosférica de CO2 por encima de una línea de base de 275 ppm y el PIB total del mundo, ajustado por la inflación a dólares de 1990 (véase Garrett, 2012 para más detalles). Los datos proceden de una mezcla de núcleos de hielo para las fechas más antiguas y de muestras de gas para las más recientes.


Lo que resulta evidente de inmediato es que, en un gráfico logarítmico, ha habido una relación extraordinariamente estrecha entre el PIB y las concentraciones de CO2 durante al menos 2000 años. Si nos fijamos en las escalas globales, cada vez que el PBI aumentó diez veces siempre se ha correspondido con un aumento aproximado de cuatro veces en el exceso de CO2.


Si se prefiere un diagrama lineal, el resultado es de 2,6 ppm extra por cada billón de dólares de economía mundial desde 1950. De hecho, la relación es tan estrecha, que uno podría imaginar (sólo por diversión) cambiar los ejes y concluir que uno podría medir el tamaño de la economía mundial sólo con un simple sensor de CO2 estacionado en Hawai.



El punto aquí es que no hay nada en los datos que sugiera que hay algún potencial para reducir las concentraciones de CO2 en la atmósfera, al menos no sin un colapso total de la economía. Hay que tener cuidado, porque encontrar una correlación entre dos cosas puede ser a menudo engañoso. Las concentraciones de CO2 se acumulan a lo largo del tiempo debido a acciones pasadas, mientras que el PIB representa nuestras acciones actuales. Ambos están inevitablemente relacionados, pero no sería correcto atribuirles una causalidad directa. No obstante, al menos deberíamos preguntarnos qué tendría que ocurrir en el futuro que sea fundamentalmente diferente del pasado para que se produzca la disociación.


Para apreciar la dinámica más detallada del problema, la forma en que el pasado está vinculado al presente, junto con las previsiones de hacia dónde podría dirigirse la civilización con sujeción a las limitaciones físicas fundamentales, los dos documentos siguientes podrían ser de interés:



¿No hay salida? The double-bind in seeking global prosperity alongside mitigated climate change, Earth System Dynamics


Long run evolution of the global economy: 2. Hindcasts of Innovation and Growth, Earth System Dynamics



Reducir las emisiones de CO2 puede ser un poco como pedir a un adulto que vuelva a ser un niño. Durante milenios, hemos construido colectivamente una enorme infraestructura global diseñada para consumir energía. Si no se destruye esta infraestructura, se seguirá consumiendo energía. Sin energía, las circulaciones que definen la economía global se detienen. Y como gran parte de esta infraestructura está ligada al consumo de combustibles fósiles, nuestra economía está ligada a las emisiones de CO2. Los seres humanos respiramos oxígeno para acceder a la energía que se encuentra en los compuestos de carbono de los alimentos, y exhalamos CO2 como resultado. No exhalar nos lleva a la muerte. Aparte del detalle de que nuestra principal fuente de energía son los compuestos de carbono de los combustibles fósiles, ¿es diferente la exhalación de CO2 por parte de la civilización?





Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram