• Marco Ratto

El ecofeminismo y la democracia ecológica radical


Mujeres activistas que protestan por la construcción de grandes represas en la India.

Fuente: Radical Ecological Democracy - 27 de septiembre de 2017

Una conversación entre Ariel Salleh y Ashish Kothari


Ashish Kothari: ¿Cómo se une el feminismo con el pensamiento ecológico para cuestionar el "fundamentalismo del desarrollo" en el Sur global?

Ariel Salleh: En el Norte y en el Sur, la política ecofeminista se basa en los esfuerzos diarios de las mujeres para sobrevivir con sus comunidades en una cultura masculina cada vez más arriesgada de muerte e impulsada por las ganancias. Desde el principio, las feministas ecologistas rechazaron el modelo de globalización económica y se apartaron del feminismo liberal individualista occidental. Las mujeres y los niños son siempre las personas más afectadas por los proyectos de desarrollo y la guerra.


En los años 70 y 80, la oposición de las mujeres a la industria nuclear fue un catalizador de esta conciencia, y muchos activistas ecofeministas se centraron en el Estado y el complejo industrial militar. Se llevaron a cabo protestas emblemáticas en el Pentágono de los Estados Unidos, en la base de misiles Greenham Common del Reino Unido y en ciudades australianas por la minería de uranio en tierras indígenas. Las "Mujeres por la vida en la Tierra" emprenderían acciones directas y reflexionarían de manera crítica sobre la pobreza de la creación de conocimientos patriarcales.


AK: ¿Existe una literatura del ecofeminismo?

AS: Sí, y todavía está en proceso. Básicamente las ecofeministas ven profundos vínculos culturales entre la explotación eurocéntrica de la llamada "Madre Naturaleza", la dominación de las mujeres, y por extensión, la dominación de los radicalizados y las "otras" especies. Aunque la palabra "ecofeminismo" apareció por primera vez impresa en la obra de Françoise D'Eaubonne Feminism or Death (1974), las mujeres de base de todos los continentes acuñaban el mismo término híbrido para describir su propio movimiento de resistencia.


La Muerte de la Naturaleza (1980) de Carolyn Merchant profundizó esta crítica del derecho patriarcal analizando "la revolución científica" desde Bacon a Descartes. En Inglaterra, una caza de brujas organizada por el Estado de las mujeres herbolarias y parteras permitió la creación de una Sociedad Real para los hombres. Pronto la medicina profesional moderna trataría el cuerpo no como un organismo sino como una máquina manipulada por la medición de indicadores.


Los costos ecológicos de esta ciencia reductora y mecanicista fueron explicados por Vandana Shiva en Staying Alive (1989). Así, en la India del siglo XX, las tecnologías de "desarrollo" como la petroagricultura y las semillas genéticamente modificadas introducidas como una "revolución verde" han tenido impactos desastrosos en los suelos, el agua, los bosques y los medios de vida de las personas. Diría que los autores mencionados aquí ofrecen declaraciones ecofeministas fundacionales, mientras que una generación más joven de mujeres llevó adelante esta política de manera creativa.


AK: ¿Ecofeminismo encaja en una formulación socialista más amplia?

AS: ¡El socialismo es en realidad un marco más estrecho que el ecofeminismo! Las mujeres no fueron reconocidas por Marx como una "clase" o "agentes de la historia". Pero el trabajo doméstico gratuito de las mujeres es apropiado por los maridos y subvenciona el capital reproduciendo la sociedad en el sentido biológico y cultural de esa palabra. Según Mariarosa Dalla Costa en The Power of Women and the Subversion of the Community (1972), las mujeres dan a luz a cada generación de trabajadores no remunerados y sirven a los hombres trabajadores asalariados que producen plusvalía para el capitalismo.


El libro de María Mies, Patriarcado y acumulación a escala mundial (1986), se basa en la idea de Rosa Luxemburgo de que las colonias proporcionan mano de obra, recursos y mercados indispensables para la acumulación. Además, el comercio colonial destruyó la independencia económica de las mujeres de África occidental, al tiempo que fomentaba la sujeción de las mujeres alemanas como "amas de casa consumidoras" en el recinto doméstico. No hay duda de que el ecofeminismo es una política materialista, aunque dada la problemática dimensión de género sexual, me gusta describirlo como "un materialismo encarnado".


Históricamente, las instituciones masculinas constituyen "el primer orden político del mundo" que se remonta a miles de años - mientras que el capitalismo tiene sólo 500 años de antigüedad. Las explicaciones socialistas todavía priorizan el capitalismo, tratando el género sexual como un complemento. Mi libro, Ecofeminism as Politics (1997) examina el efecto de este error en la unidad potencial de los movimientos políticos - obrero, femenino, indígena', y ecológico. Y el libro hace un llamado a la "reflexividad de género" entre los camaradas hombres - así como las mujeres en un cierto punto, descubrieron que "lo personal es político".


AK: ¿De qué manera el ecofeminismo informa y apoya la lucha por la justicia social y ecológica a nivel mundial? ¿Y qué pasa con el cambio climático?

AS: AS: Las mujeres, ya sea que se identifiquen con la etiqueta "ecofeminista" o no, forman el grueso de los trabajadores voluntarios en las ONG ambientales. Conducen iniciativas vecinales que se oponen a la deforestación o a la contaminación tóxica del suelo y el agua. En la escena política internacional, las mujeres se manifiestan con facilidad, como el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales en el Uruguay, como Wo-Min contra la minería en África o como GenderCC en las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima.


Las ecofeministas sostienen que, dada una economía política mundial orientada a la búsqueda competitiva de riqueza y estatus por parte de los hombres, así como a las instituciones masculinas de toma de decisiones, la crisis climática es inevitablemente un problema de género. Además, el uso de modelos científicos reduccionistas combinados con la lógica neoliberal de mercado en las políticas ha dado prioridad al recuento de carbono, dejando de lado una comprensión ecológica práctica e integral de los efectos industriales en el clima.


AK: ¿Han enfrentado resistencia las ecofeministas? ¿Cuáles serían algunas intervenciones exitosas?

AS: La opresión casi universal de las mujeres influye en la política ecofeminista de varias maneras. Las campañas exitosas dirigidas por mujeres son a menudo asumidas por hombres que se convierten en portavoces públicos. Los marxistas han descartado a las ecofeministas por carecer de un "análisis de clase". Las feministas postmodernas y tecnócratas rechazan cualquier argumento del trabajo reproductivo de las mujeres como un refuerzo de los roles tradicionales de género. Pero las economistas ecologistas feministas están reconociendo la centralidad del trabajo de cuidado en la economía global.


En Australia, el Movimiento contra la Minería de Uranio, liderado por una mujer, logró una moratoria en la industria gracias a un exitoso lobby del Partido Laborista, aunque éste fue revertido por un gobierno posterior. Una ecofeminista de alto perfil movilizó a los partidos para ganar una acción en la Corte de la OMC anulando la patente corporativa del árbol de Neem de la India.


El ahora influyente movimiento de Justicia Ambiental de los Estados Unidos comenzó con las madres cuyas familias se vieron afectadas por la contaminación industrial del río Mississippi.


Las ecofeministas fueron pioneras en la idea del decrecimiento con una "perspectiva de subsistencia" basada en el principio de la eco-suficiencia. Las pensadoras y escritoras ecofeministas continúan desafiando los puntos ciegos masculinos del neoliberalismo, la economía ecológica, el socialismo, la ética ambiental, los movimientos descoloniales y de decrecimiento. Dado que las mujeres constituyen la mitad de la humanidad, no puede haber justicia social global si sus/nuestras experiencias y habilidades no son escuchadas respetuosamente e integradas en la lucha mundial por una Democracia de la Tierra.


Ariel Salleh es una académica y activista, actualmente afiliado a Economía Política en la Universidad de Sydney. Entre sus libros se encuentran Ecofeminism as Politics: nature, Marx and the postmodern (2017) y Eco-Sufficiency and Global Justice (2009). Sus artículos y capítulos sobre el pensamiento ecológico social, la globalización, la ciencia popular, el agua y la política climática se pueden encontrar en - www.arielsalleh.info. Su "materialismo encarnado" es fundamental para la ecología política como un estudio emergente de las relaciones entre la humanidad y la naturaleza.

Último libro: "Ecofeminismo como política".


#ecofeminismo #cambioclimatico #decrecimiento #colonialismo #patriarcado #desarrollo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com