• Homo consciens

El fuego en nuestro futuro


Incendios en Córdoba, Argentina

Fuente: Science - Por William Wallace Covington- Stephen Pyne - Oct 2020:

Vol. 370, número 6512, pp. 13

El cambio climático es un facilitador, potenciador y globalizador de los incendios. Si no lo detenemos será una constante en nuestras vidas.


Puede parecer que la propia Tierra está en llamas. En lugares como Australia y California para los cuales el fuego es una característica natural, los paisajes están ardiendo a escalas históricas, si no épicas. En el Ártico y Groenlandia, donde el fuego es raro, la tundra está ardiendo y derritiendo el permafrost. En la Amazonia, Indonesia y la Europa mediterránea, los incendios están interactuando con el desmonte de la selva tropical, el drenaje de las turberas y el abandono de las tierras rurales para crear condiciones perjudiciales, incluso letales.


No hay un solo impulsor, excepto la humanidad, detrás de este brote. Pero cada vez más, el cambio climático antropogénico es reconocido como un facilitador, potenciador del y globalizador. Las temporadas de incendios se están alargando, la gravedad de los incendios está aumentando y los daños colaterales se están agravando.


¿Es este un problema "perverso" tan enredado con complejidades científicas y sociales que las soluciones son imposibles? Creemos que no.


Necesitamos desatar el "fuego" en todos sus avatares cambiantes en piezas manejables. Algunos problemas tendrán soluciones técnicas - los incendios provocados por las líneas eléctricas pueden ser prevenidos. Algunos implican procesos ecológicos complicados: Las tierras a las que se les ha quitado el fuego pueden sufrir un déficit de fuego ecológico para el cual la restauración de la llama puede ser tan complicada como la restauración de una especie desaparecida. La mayoría de los problemas implican choques de valores culturales sobre cómo obtenemos energía, organizamos nuestra economía y elegimos vivir en la tierra. Esto exigirá una resolución política.


Las escamas importan. Algunas reformas pueden aplicarse de inmediato y localmente, como en el caso de la protección de las ciudades. Otras requerirán décadas de trabajo en todos los países y regiones. Restablecer un régimen adecuado de incendios en decenas de millones de hectáreas será un arduo ejercicio de gestión adaptativa. Enfrentar los efectos del cambio climático probablemente será una búsqueda que durará un siglo, pero a menos que invirtamos las tendencias, éstas superarán cualquier tipo de gestión que se aplique. Tenemos que perseguir todos los niveles simultáneamente.


Comenzar con la ignición. Las investigaciones muestran que en Estados Unidos, el 97% de los incendios que han amenazado a las casas son iniciados por personas. Siempre habrá igniciones accidentales, y en el oeste y en Florida, los relámpagos encienden muchos incendios. Pero los programas de prevención pueden reducir el riesgo a niveles manejables.


Aún así, los incendios se escaparán. El poder del fuego, sin embargo, reside en su capacidad de propagarse e infligir daños. Dentro de los límites, podemos amortiguar las intensidades del fuego modificando los paisajes de los que se alimenta el fuego, y podemos endurecer las comunidades para evitar que las brasas que salen del campo hagan metástasis en las conflagraciones urbanas. Las estrategias son las mismas que las utilizadas para contener el fuego urbano. Conceptos como la zona de ignición de la casa, la casa y sus alrededores inmediatos, identifican puntos de vulnerabilidad.


En los bosques de montaña como el pino ponderosa del suroeste, la investigación muestra que el aclareo y la quema son métodos eficaces para reducir la carga de combustible y permitir el retorno de los incendios de superficie. Pero hay muchas técnicas disponibles, incluyendo el pastoreo prescrito, el uso de fuego silvestre manejado, y variedades de tratamientos mecánicos como el astillado y el masticado. La mayoría de los lugares necesitarán un cóctel de tratamientos, apropiado a sus condiciones locales.


Los tratamientos inteligentes, bien hechos, mejorarán la integridad ecológica al mismo tiempo que reducen los combustibles peligrosos. El adelgazamiento, por ejemplo, se asemeja a la maleza leñosa y, a diferencia de la tala, elimina las pequeñas cosas que alimentan el fuego. Además, el fuego es un proceso bioquímico, no sólo una astilla de madera en llamas. El fuego como el fuego importa biológicamente. El buen fuego puede proporcionar inmunidad de manada contra el mal fuego. Sin embargo, todas estas intervenciones serán superadas a menos que el cambio climático se detenga. Paradójicamente, a medida que disminuyamos nuestra quema compulsiva de combustibles fósiles, tendremos que aumentar la quema de paisajes vivientes para darles la robustez que necesitarán para sobrevivir a las tensiones venideras.


La ciencia no puede hacer todo el trabajo intelectual. El fuego es sistémico: Necesitamos una respuesta cultural sistémica. Necesitamos arte, nuevas narrativas y una poesía de la llama, una renovación de las leyes de responsabilidad para hacer que la quema controlada sea una opción predeterminada, una restauración del conocimiento tradicional para ampliar las técnicas y propósitos, una política que pueda ver las llamas detrás del humo y comprometerse con aquellos que deben vivir con sus elecciones. Al final, la ciencia puede aconsejar; no puede decidir.


Pero necesitamos una base empírica sólida para las decisiones difíciles que se dirigen a nosotros. Necesitamos lo que la ciencia puede hacer mejor, y lo mejor de lo que la ciencia puede hacer.


1William Wallace Covington is Emeritus Founding Executive Director of The Ecological Restoration Institute and Emeritus Professor of Forestry at Northern Arizona University, Flagstaff AZ, USA.

2Stephen Pyne is an emeritus professor at Arizona State University, Tempe, AZ, USA, and a fire historian.

#incendios #cambioclimatico #crisisclimatica #combustiblesfosiles #eventosextremos

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com