©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

El gran silencio climático: estamos al borde del abismo pero lo ignoramos



Por Clive Hamilton para The Guardian - Mayo 2017


Seguimos planificando el futuro como si no existieran la ciencia del clima. La mayor vergüenza es la ausencia de un sentimiento de tragedia


Después de 200.000 años de la aparición del homo sapiens sapiens (el humano moderno) en una Tierra de 4.500 millones de años, hemos llegado a un lugar nuevo de la historia: el Antropoceno. El cambio ha llegado a nosotros con una velocidad desorientadora. Es el tipo de cambio que típicamente toma dos, tres o cuatro generaciones en asimilarse.


Nuestros mejores científicos nos dicen, insistentemente, que se está desarrollando una calamidad, que los sistemas de soporte vital de la Tierra están siendo dañados en formas que amenazan nuestra supervivencia. Sin embargo, frente a estos hechos, seguimos como si nada pasara.


La mayoría de los ciudadanos ignoran o minimizan las advertencias; muchos de nuestros intelectuales se entregan a las ilusiones; y algunas voces influyentes declaran que no está pasando nada, que los científicos nos están engañando. Sin embargo, la evidencia nos dice que los humanos se han vuelto tan poderosos que hemos entrado en esta nueva y peligrosa época geológica, que se define por el hecho de que la huella humana en el medio ambiente global se ha vuelto tan grande y activa que rivaliza con algunas de las grandes fuerzas de la naturaleza en su impacto sobre el funcionamiento del sistema terrestre.


Esta extraña situación, en la que nos hemos vuelto lo suficientemente potentes como para cambiar el curso de la Tierra pero que al mismo tiempo no podemos autoregularnos, contradice toda creencia moderna sobre el tipo de criatura que es el ser humano. Así que para  algunos es absurdo sugerir que la humanidad pueda romper las fronteras de la historia e inscribirse como una fuerza geológica de larga duración. Los humanos son demasiado insignificantes para cambiar el clima, insisten, por lo que es descabellado sugerir que podríamos cambiar la escala de tiempo geológica. Otros asignan la Tierra y su evolución al reino divino, de modo que no es meramente una impertinencia sugerir que los humanos pueden prevalecer sobre el todopoderoso, sino una blasfemia.


Muchos intelectuales de las ciencias sociales y de las humanidades no admiten que los especialistas en ciencias de la tierra y el clima tengan algo que decir que pueda afectar su comprensión del mundo, porque el "mundo", para ellos, consiste únicamente en que los seres humanos se relacionan con los seres humanos, y la naturaleza no es más que un telón de fondo, pasivo, al que podemos recurrir a nuestro antojo.


La orientación "sólo humana" de las ciencias sociales y las humanidades se ve reforzada por nuestra total absorción en representaciones de la realidad derivadas de los medios de comunicación, lo que nos anima a ver la crisis ecológica como un espectáculo que tiene lugar fuera de la burbuja de nuestra existencia.


Es cierto que comprender la escala de lo que está sucediendo requiere no sólo romper la burbuja, sino también dar el salto cognitivo al "pensamiento del sistema terrestre", es decir, concebir la Tierra como un sistema único, complejo y dinámico. Una cosa es aceptar que la influencia humana se ha extendido a través del paisaje, los océanos y la atmósfera, y otra muy distinta es dar el salto a la comprensión de que las actividades humanas están perturbando el funcionamiento de la Tierra como una totalidad compleja, dinámica y en constante evolución compuesta por una miríada de procesos entrelazados.


Pero considere este hecho asombroso: con el conocimiento de los ciclos que gobiernan la rotación de la Tierra, incluyendo su inclinación y bamboleo, los paleoclimatólogos son capaces de predecir con razonable certeza que la próxima era glacial se producirá dentro de 50.000 años. Sin embargo, debido a que el dióxido de carbono persiste en la atmósfera durante milenios, se espera que el calentamiento global de la actividad humana en los siglos XX y XXI suprima esa era glacial y muy posiblemente la siguiente, prevista para dentro de 130.000 años.


Si la actividad humana que se ha producido a lo largo de uno o dos siglos puede transformar irreversiblemente el clima mundial durante decenas de miles de años, nos vemos obligados a replantearnos la historia y el análisis social como un asunto puramente intrahumano.


¿Cómo debemos entender el hecho inquietante de que una masa de evidencia científica sobre el Antropoceno, un evento en desarrollo de proporciones colosales, ha sido insuficiente para inducir una respuesta razonada y adecuada?


Para muchos, la acumulación de hechos sobre la alteración ecológica parece tener un efecto narcotizante, muy evidente en las actitudes populares ante la crisis del sistema de la Tierra, y especialmente entre los creadores de opinión y los líderes políticos. Unos pocos se han abierto al sentido pleno del Antropoceno, cruzando un umbral a través de un proceso gradual pero cada vez más perturbador de asimilación de la evidencia o, en algunos casos, después de una comprensión que surge repentinamente y con gran fuerza, en respuesta a un acontecimiento o a una información en sí misma bastante pequeña.


Más allá de la ciencia, los pocos que están alerta a la difícil situación de la Tierra sienten que algo insondablemente grande está ocurriendo, conscientes de que nos enfrentamos a una lucha entre la ruina y la posibilidad de algún tipo de salvación.


Así que hoy la mayor tragedia es la ausencia de un sentido de tragedia. La indiferencia de la mayoría ante la perturbación del sistema terrestre puede atribuirse a un fracaso de la razón o a debilidades psicológicas; pero éstas parecen inadecuadas para explicar por qué nos encontramos al borde del abismo.


¿Cómo podemos entender el miserable fracaso del pensamiento contemporáneo para enfrentarse a lo que ahora nos enfrenta? Pocos años después del lanzamiento de la segunda bomba atómica, Kazuo Ishiguro escribió una novela sobre el pueblo de Nagasaki, una novela en la que nunca se menciona la bomba y cuya sombra se cierne sobre todos. La sombra del Antropoceno también cae sobre todos nosotros.


Sin embargo, las librerías se reponen regularmente con tomos sobre el futuro del mundo de nuestros principales intelectuales de izquierda y derecha, en los que apenas se menciona la crisis ecológica. Escriben sobre el ascenso de China, civilizaciones en conflicto y máquinas que se apoderan del mundo, presentadas como si los científicos del clima no existieran. Pronostican un futuro del que se han borrado los hechos dominantes, los futurólogos atrapados en un pasado obsoleto. Es el gran silencio.


He oído hablar de una cena en la que uno de los psicoanalistas más eminentes de Europa habló apasionadamente de todos los temas, pero se quedó mudo cuando se planteó el cambio climático. No tenía nada que decir. Para la mayoría de los intelectuales, es como si las proyecciones de los científicos de la Tierra fueran tan absurdas que pueden ser ignoradas.


Tal vez la rendición intelectual sea completa, porque las fuerzas que esperábamos que hicieran del mundo un lugar más civilizado -libertades personales, democracia, avance material, poder tecnológico- están allanando en verdad el camino para su destrucción. Los poderes en los que más confiábamos nos han traicionado; lo que creíamos que nos salvaría ahora amenaza con devorarnos.


Para algunos, la tensión se resuelve rechazando la evidencia, es decir, desechando la Ilustración, la Modernidad, la Razón. Para otros, la respuesta es denigrar los llamados a prestar atención al peligro como una pérdida de fe en la humanidad, como si la angustia por la Tierra fuera una ilusión romántica o una regresión supersticiosa.


Sin embargo, los científicos de la Tierra continúan persiguiéndonos, siguiéndonos como apariciones de lamentos mientras nosotros nos apresuramos a seguir adelante con nuestras vidas, volviéndonos de vez en cuando con irritación para sostener el crucifijo del Progreso.


Este es un extracto editado de La Tierra Desafiante de Clive Hamilton: El destino de los humanos en el Antropoceno, disponible ahora a través de Allen & Unwin. Clive Hamilton hablará en The School of Life en Sydney y Melbourne en junio de 2017.


#psicologia #silencioclimatico #antropoceno

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram