• Homo consciens

El medio ambiente en 2050: ciudades inundadas, migración forzada y chau Amazonas



A menos que nos centremos en soluciones compartidas, las tormentas violentas y los incendios podrían ser el menor de los problemas del mundo. La civilización misma estará en riesgo


Fuente: The Guardian, por Jonathan Watts - Diciembre 2019


¿Cómo será el mundo en 2050 si seguimos quemando petróleo, gas, carbón y bosques al ritmo actual?

"Buenos días. Aquí está la previsión de embarque para el mediodía, 21 de junio de 2050. El mar estará agitado, con tormentas violentas y una visibilidad que va de pobre a muy pobre durante las próximas 24 horas. Las perspectivas para mañana son menos buenas".


Si todo va bien, este podría ser un boletín meteorológico publicado por el Met Office y emitido por la BBC a mediados de este siglo. Los vendavales destructivos pueden no parecer buenas noticias, pero estarán entre los menores problemas del mundo en la próxima era de máxima turbulencia climática. Dado que el colapso social es una amenaza muy real en los próximos 30 años, será un logro en el 2050 si todavía hay instituciones para hacer predicciones meteorológicas, transmisores de radio para compartirlas y marinos dispuestos a escuchar el contenido.


Escribo este pronóstico imaginario con una disculpa a Tim Radford, antiguo editor científico del Guardian, que utilizó el mismo dispositivo en el 2004 para abrir una predicción notablemente previsora sobre los probables impactos del calentamiento global en el mundo en el 2020.


Los periodistas generalmente odian dejar constancia del futuro. Estamos entrenados para reportar sobre el pasado muy reciente, no para mirar las bolas de cristal. En aquellas ocasiones en las que tenemos que aventurarnos en el presente, la mayoría de nosotros jugamos a lo seguro evitando las fechas que podrían demostrar que nos equivocamos, o citando a otros.


Radford no se permitió tal distancia segura o equivocación en 2004, que deberíamos recordar como un año horriblemente feliz para los negadores del clima. George W. Bush estaba en la Casa Blanca, el protocolo de Kyoto había sido recientemente zombificado por el Congreso de Estados Unidos, el mundo estaba distraído por la guerra de Irak y las compañías de combustibles fósiles y los magnates del petróleo estaban bombeando millones de dólares en anuncios engañosos y en investigaciones dudosas que pretendían sembrar la duda sobre la ciencia.


Radford esperaba que llegaría un momento en el que el calentamiento global ya no fuera tan fácil de ignorar. Aplicando su conocimiento experto de la mejor ciencia disponible en ese momento, predijo que el 2020 sería el año en que el planeta comenzaría a sentir el calor como algo real y urgente.


"Todavía estamos esperando que la Tierra empiece a hervir a fuego lento", escribió en aquel confortable verano de 2004. "Pero para el 2020 las burbujas aparecerán".


El calor del movimiento climático es ciertamente menos latente. En el último año, el mundo ha visto cómo las huelgas escolares en solitario de Greta Thunberg se han transformado en un movimiento global de más de seis millones de manifestantes; los activistas de la Rebelión de la Extinción han tomado puentes y han bloqueado carreteras en las ciudades capitales; el mundo ha escuchado advertencias cada vez más alarmantes de los científicos de la ONU, David Attenborough y del enviado de la ONU para la acción climática, Mark Carney; docenas de parlamentos nacionales y ayuntamientos han declarado emergencias climáticas; y el tema ha cobrado mayor importancia en las actuales elecciones generales del Reino Unido que en ninguna otra ocasión anterior. A sólo unas semanas del 2020, las burbujas de la ansiedad climática se están acumulando cerca de la superficie.


Las predicciones más precisas de Radford se relacionan con la ciencia. Escribiendo después del récord de calor en el Reino Unido en 2003, advirtió que tales temperaturas abrasadoras se convertirían en la norma. "Espere que el verano de 2020 sea igual de opresivo". Cuánta razón tenía. Desde entonces, el mundo ha traspirado durante los 10 años más calurosos de la historia. El Reino Unido registró un nuevo máximo de 38,7C este julio, que fue el mes más caluroso del planeta desde que comenzaron las mediciones.


También anticipó correctamente cuánto más hostil sería el clima - con tormentas cada vez más feroces (por primera vez en el registro, ha habido huracanes de categoría 5, como Dorian y Harvey, durante cuatro años consecutivos), intensificando los incendios forestales (consideremos los devastadores incendios en Siberia y el Amazonas este año, o en California y Laponia en 2018) y el blanqueo masivo de los arrecifes de coral (que está ocurriendo con creciente frecuencia en la mayor parte del mundo). Todo esto se ha cumplido, así como las predicciones específicas de Radford sobre el empeoramiento de las inundaciones en Bangladesh, las desesperadas sequías en el sur de África, la escasez de alimentos en el Sahel y la apertura del paso al noroeste debido a la disminución del hielo marino (el enorme crucero Crystal Serenity es uno de los muchos barcos que han navegado por el Estrecho de Bering en los últimos años, una ruta que una vez fue considerada imposible incluso por los exploradores más intrépidos).


Un par de sus predicciones fueron un poco prematuras (las nieves del Kilimanjaro y del Monte Kenia no han desaparecido todavía, aunque un estudio reciente dijo que desaparecerán antes de que las futuras generaciones tengan la oportunidad de verlas), pero en general, la visión de Radford del mundo en 2020 fue notablemente precisa, lo que es importante porque confirma que la ciencia del clima era fiable incluso en 2004. Hoy en día es aún más precisa, lo cual es una buena noticia en términos de anticipación de los riesgos, pero profundamente alarmante si consideramos lo desagradable que los científicos esperan que sea el clima durante el transcurso de nuestra vidas. A menos que se tomen medidas drásticas un sinnúmero de problemas difíciles se avecinan.


¿Cuán difíciles? Bueno, siguiendo el ejemplo de Radford, consideremos cómo será el mundo en 2050 si la humanidad continúa quemando petróleo, gas, carbón y bosques al ritmo actual.


La diferencia será visible desde el espacio. A mediados del siglo XXI, el globo ha cambiado notablemente con respecto al mármol azul que la humanidad vio por primera vez en un color maravilloso en 1972. El casquete de hielo blanco del norte desaparece por completo cada verano, mientras que el polo sur se encogerá hasta ser irreconocible. Los exuberantes bosques tropicales verdes del Amazonas, el Congo y Papua Nueva Guinea son más pequeños y muy posiblemente envueltos en humo. Desde los subtrópicos hasta las latitudes medias, una banda de desiertos de color blanco sucio ha formado un anillo cada vez más grueso alrededor del hemisferio norte.


Las costas están siendo cambiadas por el aumento del nivel del mar. Poco más de 30 cm en esta etapa - muy por debajo de los 2 metros que podrían alcanzar en el 2100 - pero aún así lo suficiente para inundar extensiones de tierra desprotegidas desde Miami y Guangdong hasta Lincolnshire y Alejandría. Las mareas altas y las mareas de tempestad desdibujan periódicamente los límites entre la tierra y el mar, haciendo que las carreteras de las megalópolis se parezcan cada vez más a los canales de Venecia.


En la tierra, el aumento de las temperaturas está cambiando el mundo en formas que ya no pueden ser explicadas sólo por la física y la química. El clima cada vez más hostil está tensando las relaciones sociales y alterando la economía, la política y la salud mental.


La generación Greta es de mediana edad. Sus temores de adolescencia sobre la completa extinción de la raza humana aún no se han hecho realidad, pero el riesgo de una ruptura de la civilización es mayor que en cualquier otro momento de la historia, y aumenta constantemente. Viven con un nivel de ansiedad que sus abuelos apenas podían imaginar.


El mundo en 2050 es más hostil y menos fértil, más abarrotado y menos diverso. En comparación con 2019, hay más árboles, pero menos bosques, más hormigón, pero menos estabilidad. Los ricos se han retirado a santuarios con aire acondicionado detrás de muros cada vez más altos. Los pobres -y lo que queda de otras especies- quedan expuestos a situaciones cada vez más duras. Todos están afectados por el alza de los precios, los conflictos, el estrés y la depresión.


Esta es una puerta a la turbulencia climática máxima. El calentamiento global pasó la marca de 1,5°C un par de años atrás y ahora se está acelerando hacia 3°C, o posiblemente hasta 4°C, para fines del siglo. Se siente como si la cocina hubiera estado prendida desde las nueve hasta la medianoche. Los Ángeles, Sydney, Madrid, Lisboa y posiblemente París soportan nuevos máximos de más de 50C. El clima de Londres se parece al de Barcelona 30 años antes. En todo el mundo, las sequías se intensifican y el calor extremo se convierte en un hecho para los 1.600 millones de habitantes de las ciudades, ocho veces más que en 2019. Durante un tiempo, los maratones, las Copas del Mundo y los Juegos Olímpicos se trasladaron al invierno para evitar el calor en muchas ciudades. Ahora no se celebran en absoluto. Es imposible justificar las emisiones y el mundo ya no está de humor para los juegos.


El clima extremo es la principal preocupación de todos, excepto de una pequeña élite. Causa estragos en todas partes, pero la mayor miseria se siente en los países más pobres. Dhaka, Dar es Salaam y otras ciudades costeras se ven afectadas casi todos los años por mareas y otros incidentes extremos a nivel del mar que solían ocurrir sólo una vez por siglo. Siguiendo el ejemplo de Yakarta, varias capitales se han trasladado a regiones menos expuestas. Pero las inundaciones, las olas de calor, las sequías y los incendios son cada vez más catastróficos. Los sistemas de atención de la salud están luchando para hacer frente a esta situación. Los costos económicos paralizan a las instituciones financieras mal preparadas. Las compañías de seguros se niegan a proporcionar cobertura para los desastres naturales. La inseguridad y la desesperación se extienden por las poblaciones. Los gobiernos luchan para hacer frente a la situación.


"Para el 2050, si no actuamos, muchos de los eventos climáticos extremos más dañinos que hemos visto en los últimos años se convertirán en algo común", advierte Michael Mann, director del Centro de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad Estatal de Pensilvania. "En un mundo en el que vemos continuos desastres climáticos día tras día (que es lo que tendremos en ausencia de una acción concertada), nuestra infraestructura social bien podría fallar... No veremos la extinción de nuestra especie, pero bien podríamos ver el colapso de la sociedad".


A la ansiedad se añade la temperatura errática del planeta. En vez de subir suavemente, hace sacudidas hacia arriba, porque los puntos de inflexión -que alguna vez fueron el material de las pesadillas científicas- se alcanzan uno tras otro: la liberación de metano del permafrost; la muerte de los diminutos organismos marinos que secuestraron miles de millones de toneladas de carbono; la desecación de los bosques tropicales. La gente se ha dado cuenta de cuán interconectados están los sistemas naturales de apoyo a la vida del mundo. A medida que cae uno, se desencadena otro, como el dominó. En algunos casos, se amplifican unos a otros. Más calor significa más incendios forestales, que secan más árboles, que se queman más fácilmente, que liberan más carbono, que empujan las temperaturas mundiales hacia arriba, que derriten más hielo, que exponen más la Tierra a la luz del sol, que calientan los polos, que reducen el gradiente de temperatura en el ecuador, que frenan las corrientes oceánicas y los sistemas meteorológicos, lo cual resulta en tormentas más extremas y sequías más prolongadas. Ahora también está claro que las reacciones climáticas positivas no se limitan a la física, sino que se extienden a la economía, la política y la psicología. La Amazonia se está convirtiendo en una sabana porque la pérdida de bosque está debilitando las precipitaciones, lo que hace que las cosechas sean menores, lo que da a los agricultores una motivación económica para despejar más tierras para compensar la producción perdida, lo que significa más incendios y menos lluvia.


En nuestro curso actual, las concentraciones de carbono en la atmósfera superarán las 550 partes por millón a mediados de siglo, en comparación con las 400 ppm actuales. Katharine Hayhoe, científica atmosférica y directora del Centro de Ciencias Climáticas de la Universidad de Texas Tech, explica cómo esto aumenta las probabilidades a favor del desastre.


"Para el 2050, estaríamos viendo eventos que son mucho más frecuentes y/o mucho más fuertes de lo que los humanos hemos experimentado antes, están ocurriendo tanto simultáneamente como en secuencia".


Su mayor preocupación es que los sistemas de producción de alimentos y de suministro de agua podrían verse afectados por la tensión, con graves consecuencias humanitarias en zonas que ya son vulnerables.


El hambre aumentará, quizás de forma calamitosa. El Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas espera que la producción de alimentos disminuya entre un 2% y un 6% en cada una de las próximas décadas debido a la degradación de la tierra, las sequías, las inundaciones y el aumento del nivel del mar. El momento no podría ser peor. Se prevé que para 2050, la población mundial aumentará a 9.700 millones de personas, es decir, más de 2.000 millones de personas más para alimentar que en la actualidad.


Cuando las cosechas fallan y el hambre amenaza, las personas se ven obligadas a luchar o a huir. Entre 50 y 700 millones de personas se verán obligadas a abandonar sus hogares a mediados de siglo como resultado de la degradación del suelo solamente, según estimó el año pasado la Plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES). Los incendios, las inundaciones y las sequías impulsarán a muchos otros a migrar dentro y a través de las fronteras. Lo mismo ocurrirá con la disminución del hielo de las montañas, que es una fuente de agua de deshielo para una cuarta parte de la población mundial. Los más pobres serán los más afectados, aunque son los menos responsables de la crisis climática. Para el autor y ambientalista estadounidense Bill McKibben, esta injusticia tendrá el mayor impacto en 2050.


"Forzar a la gente a abandonar sus hogares por cientos de millones puede ser lo que más afecte al mundo. Y, por supuesto, es una profunda tragedia, porque estas son precisamente las personas que menos han hecho para causar el problema", dice.


En 2050, el apartheid climático va de la mano de una política cada vez más autoritaria. Tres décadas antes, los preocupados electores votaron en una generación de "hombres fuertes" populistas con la esperanza de que pudieran volver atrás el reloj hacia un mundo más estable. En lugar de ello, su nacionalismo hizo que una solución global fuera aún más difícil de lograr. Prefirieron enfocarse en las consecuencias de la inmigración del calentamiento global en lugar de las causas. Cuando los votantes se dieron cuenta de su error, ya era demasiado tarde. La democracia de los matones se negaron a renunciar al poder. Ya no niegan la crisis climática; la utilizan para justificar medidas cada vez más represivas y esfuerzos cada vez más intensos para encontrar una solución tecnológica. En los últimos 20 años, las naciones han tratado de imitar los volcanes, el abrillantamiento de las nubes, la modificación del albedo y la eliminación del dióxido de carbono. La mayoría fueron costosos e ineficaces. Algunos hicieron que la circulación del clima fuera aún menos confiable. Los países poderosos ahora amenazan a sus rivales no sólo con armas nucleares, sino también con amenazas de geoingeniería para bloquear la luz del sol o interrumpir las pautas de lluvia.


Este no es un futuro inevitable. A diferencia de la predicción de Radford para el año 2020, esta visión de los factores del comportamiento humano para el año 2050 es más volátil y menos predecible que las leyes de la termodinámica. Muchos de los horrores arriba mencionados están determinados por el clima, pero nuestra respuesta a ellos no está predeterminada. En lo que se refiere a la ciencia, los peligros pueden reducirse sustancialmente si la humanidad se aparta decididamente del comportamiento habitual durante el próximo decenio. En lo que respecta a la psicología y la política, podemos mejorar nuestra situación inmediatamente si nos centramos en la esperanza de soluciones compartidas, en lugar de temer lo que perderemos como individuos.


Esto significa poner fe en las instituciones, concientizarse mutuamente sobre los riesgos y atesorar las excentricidades y tradiciones compartidas, un poco como el pronóstico de la navegación.


Ciertamente se está gestando una tormenta. La ciencia lo tiene claro. La pregunta ahora es cómo lo enfrentamos.


#calentamientoglobal #predicciones2050 #co2 #permafrost #amazonas #inundaciones #artico #puntosdeinflexion #migraciones #geoingenieria #injusticiaclimatica #crisisclimatica #crisisecologica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com