• Homo consciens

El mundo en 2030 - Cómo el clima redibujará el mapa del mundo


ISLAS TOKELAU: ENERGIA A BASE DE ACEITE DE COCO Y LUZ DEL SOL

Fuente: Le Point - Enero 2020 - En colaboración con Instituto de Estudios Políticos de Paris, Centro de Estudios e Investigaciones Internacionales - Ceri. Por Luc de Barochez


El cambio climático y la necesaria transición energética alterarán la situación geopolítica.


El archipiélago de Tokelau es un ejemplo. Es el primer país del mundo que ha concluido la transición energética, ya que obtiene toda la energía que necesita de la electricidad solar. ​Esta nación de apenas 1.500 habitantes, diseminada en tres atolones perdidos en el Océano Pacífico, ha pasado de una economía basada en el petróleo importado a un alto costo, a abastecerse al 100% por paneles solares y, en períodos nublados, por biocombustibles derivados de cocos locales. El esfuerzo de Tokelau es sólo una gota en el océano en cuanto a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, pero es un testimonio del desafío que plantea a la humanidad y, lo que es más importante, del hecho de que es un desafío que se puede afrontar.


Aunque las predicciones apocalípticas sobre la destrucción del planeta por parte de la humanidad son muy exageradas, el cambio climático trae consigo su propio conjunto de problemas que ya están alterando, a veces de forma beneficiosa pero a menudo de forma peligrosa, los principales equilibrios geopolíticos. Por un lado, la transición energética, es decir, el cambio de los combustibles fósiles a las energías renovables, está sacudiendo la geografía energética del mundo; por otro lado, los ecosistemas del planeta están siendo perturbados, con consecuencias para los seres humanos; y por último, algunos recursos útiles contra el calentamiento de la Tierra -por ejemplo, el cobalto, el litio o el níquel para las baterías de los coches eléctricos- son escasos y están en disputa.


Desigualdades


A la luz del cambio climático, no todos los países son iguales, ni mucho menos. "En general, los países que emiten más gases de efecto invernadero son los menos afectados por el aumento de las temperaturas, mientras que los que menos emiten, como los países africanos o los países insulares, son los más afectados", explica la investigadora Carola Kloeck, profesora adjunta del Centro de Investigación Internacional de Sciences Po (CERI).



La injusta distribución geográfica de los yacimientos de carbón, gas natural y petróleo ha conformado la geopolítica mundial desde el siglo XIX. La disminución programada de su uso redibujará el mapa político del mundo. Los combustibles fósiles representan actualmente un 85% del consumo de energía. El declive del carbón ya está en marcha. El declive del petróleo y el gas está lejos de haber terminado, pero es sólo cuestión de tiempo.



El consumo de energía renovable está creciendo muy rápidamente, alrededor del 15% cada año en todo el mundo. A medida que esta tendencia se acentúe, la importancia de las regiones productoras de petróleo disminuirá. Estrechos tan expuestos como el de Hormuz en el Golfo Pérsico, por el que transita gran parte del petróleo del mundo, recuperarán un estatus menos prominente. Las alianzas estratégicas como la que existe entre Estados Unidos y Arabia Saudita serán menos importantes. Las posiciones de influencia adquiridas gracias a los hidrocarburos, como Rusia o Qatar, se debilitarán.


Los países a los que mejor les iría serían aquellos que dependen más de los hidrocarburos importados y que, al mismo tiempo, tienen el mejor dominio de las tecnologías de energía renovable. Son, por ejemplo, Japón, China o Alemania, según un informe publicado en 2019 por la Comisión Mundial sobre la Geopolítica de la Transformación de la Energía, dependiente de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena). China, que por sí sola posee el 26% de las patentes de energía renovable del mundo y es un gestor desde hace mucho tiempo, debería encontrar una ventaja con Estados Unidos, que en los últimos años se ha convertido en un importante productor de hidrocarburos gracias al petróleo de esquisto bituminoso.


Por otro lado, los países con economías frágiles y dependientes de la renta del petróleo y el gas serán los que más sufran por el cambio energético. Entre ellos se encuentran Angola, Libia, Sudán del Sur, Congo-Brazzaville y, en menor medida, Rusia, Argelia, Irán y Arabia Saudita. Sus economías tendrán que superar dificultades titánicas para convertirse, aunque el precio del petróleo podría debilitarse aún más en la próxima década.


Autoridades


El calentamiento global puede contribuir a la tendencia mundial hacia un mayor autoritarismo al aumentar el temor de las personas a tener que someterse a un cambio en su forma de vida. La reducción de nuestras emisiones requerirá cambios en nuestras economías y estilos de vida", dice Kloeck. La transición energética tiene un costo, aunque sería aún más costoso no hacerla. Por ejemplo, los pobres, que son los que menos gases de efecto invernadero emiten, son los más afectados si los precios de los combustibles aumentan. Esto crea tensiones sociales que pueden ser explotadas por los populistas. "Hemos visto esto en Francia con el fenómeno del chaleco amarillo en 2018.


A esto se añade la dificultad de las democracias para actuar a largo plazo, cuando la transición energética no es un asunto de corto plazo. "La fecha límite para la democracia son las próximas elecciones dentro de cuatro o cinco años, no el destino del mundo dentro de cuatro o cinco décadas. Es muy fácil evitar la aplicación de las medidas necesarias porque son costosas e impopulares. Los gobiernos tienen un incentivo para posponer el problema", dice el investigador del CERI.


La amenaza más inmediata, pero también la más difícil de modelizar, es la que plantean los fenómenos meteorológicos extremos: inundaciones, huracanes, sequías, etc. que podrían multiplicarse como consecuencia del calentamiento. Las islas pueden desaparecer debido al aumento del nivel de las aguas. Sin embargo, atolones como Tokelau o las Maldivas son ecosistemas dinámicos que aumentan con la subida del nivel del mar. Pero la salinidad de las filtraciones provoca una escasez de agua potable que puede ser peligrosa.


Países vulnerables


En 2017, cuando el huracán Irma azotó Barbados en el Caribe, los 1.600 habitantes de la isla tuvieron que ser evacuados a Antigua. Muchos nunca regresaron. Al otro lado del mundo, Kiribati, un estado del Pacífico compuesto por varias islas de muy baja altitud, compró una isla en el archipiélago de Fiji, a más de 2.000 km de distancia, para preparar un refugio allí, por si acaso.


Los países más vulnerables a los fenómenos extremos son los que más dependen de la agricultura, sobre todo cuando no hay sistemas de riego eficientes, así como los que ya son escenario de un conflicto y los que no son democráticos o no lo son. La investigación de los profesores Joshua Busby de la Universidad de Texas en Austin y Nina von Uexkull de la Universidad de Uppsala en Suecia muestra que algunos países, para su desgracia, combinan estos tres factores de riesgo. Varios de ellos se encuentran en África. Entre ellos se encuentran Pakistán, Yemen y Myanmar (Birmania). La variabilidad climática, cuando se produce con una frecuencia creciente, puede tener consecuencias catastróficas.


El cambio climático contribuye al conflicto en situaciones ya de por sí frágiles", dice Kloeck. Puede ser un factor más que lleva a la erupción de conflictos. "De esta manera, promueve indirectamente el éxodo rural y la migración a los países vecinos.


La comunidad internacional desarmada


Estos temblores pondrán a prueba a la comunidad internacional, de una manera todavía muy impredecible, en un momento en que ya está desestabilizada por la competencia entre Estados Unidos y China y el auge de los nacionalismos autoritarios en varias partes del mundo. Por el momento, la respuesta mundial al cambio climático no está a la altura del desafío. "Hemos estado negociando desde finales de los años 80, hace treinta años, y no ha pasado mucho en términos de acción concreta", señala Carola Kloeck.



La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima (COP25), que se acaba de celebrar en Madrid, no ha aportado ningún progreso significativo. No obstante, considera "muy importante contar con un foro internacional en el que todos estén en la misma mesa, Estados grandes y pequeños, grandes empresas, organizaciones no gubernamentales y expertos". Sin embargo, el funcionamiento basado en el consenso del foro está decayendo. "Sólo un país puede bloquear la toma de decisiones, y Estados Unidos o Arabia Saudita no se avergüenzan de hacerlo", dice Kloeck.


Europa, que representa menos del 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, tiene relativamente poco peso, aunque su responsabilidad histórica en el fenómeno es cierta. Pero puede servir de ejemplo y, sobre todo, demostrar que es posible reducir las emisiones manteniendo el nivel de vida. Como lo ha hecho el archipiélago de Tokelau.


#petroleo #combustiblesfosiles #energiasrenovables #geopolitca #cambioclimatico #calentamientoglobal #co2 #injusticiaclimatica #comunidadinternacional

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com