• Homo consciens

El mundo prepandémico era la ficción


Fuente: The Atlantic - Por CHARLES YU - Abril 2020

Lo que el brote de coronavirus revela no es la irrealidad de nuestro momento actual, sino las ilusiones que rompe. Hace años, empecé a escribir una historia corta, cuya premisa era esta: Todos los relojes del mundo dejan de funcionar, de una sola vez. No el tiempo en sí mismo, sólo la convención del tiempo. La vida se congela en su lugar. El protagonista, que trabaja en un rascacielos del centro de Manhattan, toma el ascensor hasta el vestíbulo y sale a la calle para encontrar el mundo en pausa, sus ritmos sociales y la actividad comercial suspendida. En el aire hay una creciente sensación de un incipiente caos. Llegué a la mitad de la página 3 y me detuve. No sabía lo que significaba. Una palabra que he estado escuchando mucho últimamente es irreal. La mayoría de las veces la escucho de mi propia boca, porque hace un mes que no salgo de casa, pero también la escucho de mis amigos en el Zoom o en Skype, y de las noticias de la televisión o de Internet. Irreal, o sus variaciones: no es real, es surrealista, no puede ser real. Por supuesto, la catástrofe global que se está desarrollando no es más que real. Las convulsiones de la bolsa han destruido, en cuestión de días, los nichos construidos durante décadas. Más de 16 millones de personas en los Estados Unidos solicitaron el seguro por desempleo en sólo tres semanas. El recuento de casos y el número de muertos crece con cada actualización de la página. Y sin embargo, una parte de mí todavía no quiere aceptar que estas calamidades están sucediendo realmente. No es así. ¿Qué significa decir que esto no parece real? El sentimiento parece derivar de la suposición de que la vida antes de la pandemia, la vida "normal", era real. Que hemos partido de ella hacia un territorio extraño. Pero, ¿y si es exactamente al revés?

Lo que nos ha recordado la crisis actual y nuestras respuestas a ella, tanto individuales como institucionales, no es la irrealidad de la pandemia, sino las ilusiones destrozadas por ella:

- La grandiosa y compartida ilusión de que estamos separados de la naturaleza. - Que la vida en la Tierra es generalmente estable, no precaria. - Que, a pesar de lo que sabemos por los registros históricos, geológicos y biológicos, la civilización humana -gracias a los avances de la ciencia y la medicina y a las estructuras sociales y gubernamentales- existe dentro de una burbuja, protegida del tipo de cataclismo que estamos experimentando actualmente. Lo que he aprendido en las últimas semanas es que esta supuesta burbuja tecnológica era sólo eso: una fina capa que se rompía fácilmente. La burbuja más fuerte, la que persiste, es la psicológica. Incluso cuando nuestra nueva y dura realidad se hace evidente, sigue siendo difícil aceptar que lo "normal" era la ficción. Llevará algún tiempo dejar de lado las suposiciones de la vida cotidiana que se han mantenido durante mucho tiempo y que rara vez se cuestionan: que el mañana se verá como el ayer, el año que viene como el último. Estas suposiciones son un lujo. Para mí, son un producto cruzado de mis privilegios cruzados: nacido en los Estados Unidos, de padres profesionales, en un momento de la historia en la que mi vida ha transcurrido, en su mayor parte, a través de una serie de booms económicos sin grandes trastornos sociales o geopolíticos. O, al menos, con trastornos lo suficientemente alejados como para permitirme sentirme física y mentalmente aislado. Vivir con estas suposiciones durante tanto tiempo ha creado una especie de expectativa sobre cómo tienden a ir las cosas, que mi vida tiene que tener algún tipo de sentido. ¿Pero qué pasa si no lo tiene? La mecánica cuántica podría proporcionar una analogía útil, aunque aproximada. En un nivel fundamental, la realidad física desafía nuestras intuiciones más básicas sobre la causalidad y la localidad, es decir, sobre el tiempo y el espacio. Nuestros sentidos y percepciones evolucionaron para evadir a los tigres y atrapar comida, no para entender las propiedades de los fotones y las partículas subatómicas. A pesar de más de 100 años de esfuerzo por parte de los principales físicos y filósofos del mundo, el reino cuántico sigue siendo incomprensiblemente extraño. Resulta que la ciencia ficción no puede inventar nada más extraño que la realidad bruta del propio universo. El hecho de que no podamos comprenderla es una forma de desajuste ambiental. Podemos enfrentarnos a un tipo similar de dificultad conceptual al lidiar con una pandemia. Nuestros cerebros pueden no ser naturalmente adecuados para tratar con problemas de esta escala o naturaleza. Incluso nuestro lenguaje, nuestros conceptos, son herramientas inútiles, artefactos de nuestra realidad anterior. Sin precedentes, históricos, proclamamos, con cada nuevo y sombrío hito. Como si el precedente y la historia tuvieran que ver con un virus que sólo busca maximizar las copias de sí mismo. Tal vez lo más revelador es cómo expresamos que el daño, la repercusión y la velocidad a la que ocurren las cosas se sienten inimaginables, una palabra que dice tanto lo correcto como lo incorrecto. Nos "imaginamos" este tipo de desastre todo el tiempo, en nuestras trilogías de novelas distópicas, nuestras atractivas miniseries. En nuestros éxitos de cine catástrofe, un género muy usado que deriva su placer y su temor de la misma fuente: imaginando lo peor. Entramos en oscuros cines, portales a otros universos en los que se desarrollan varios escenarios del día del juicio final. Pero aquí está la clave: Siempre estamos detrás de un velo de seguridad, una barrera entre lo que pensamos que es posible e imposible. Vemos estas películas como turistas en una realidad alternativa, sabiendo que nuestro viaje de ida y vuelta dura dos horas y media, y luego estaremos en casa, seguros en el mundo real y aburrido. Y por supuesto, lo llamamos ficción, pero el SARS-CoV-2 ha existido de alguna forma durante miles de años o más. Es novedoso sólo para nosotros, el Homo sapiens, la única especie que imagina su supervivencia, su éxito, como la narrativa central de la historia de este planeta. Una historia con un principio, un medio y un final. Una historia que tiene estructura y reglas. Una historia que significa algo. En el capítulo actual de esta historia hay villanos ostensibles: algunos miembros de la administración Trump (incluido el propio presidente) y funcionarios a nivel estatal que han sido imprudentes o incompetentes o interesados o miopes o todo lo anterior. También hay héroes: ciertos gobernadores y alcaldes, asesores científicos y profesionales de la salud, individuos que, en una época de incertidumbre, han actuado con valentía, deber, pericia y sacrificio. Pero la realidad es que, al ampliar la escala, la lucha contra la pandemia requiere que tomemos medidas que van en contra de nuestros instintos, nuestras intuiciones, las cosas en las que evolucionamos para ser buenos. La cooperación -una acción estratégica, con visión de futuro y de colaboración- es necesaria para derrotar a un adversario que depende de nuestra cohesión física. Podemos encontrar sentido en cómo lo combatimos, pero confiar en nuestras viejas ilusiones, asumiendo que nosotros, como humanos, prevaleceremos, es peligroso. La vida, para nosotros y para el virus, se trata de que el ADN se propague. Ninguna cantidad de pensamiento mágico o fanfarronería o actitud de "sí se puede" puede cambiar ese hecho. A medida que oímos informes de muertes y curvas aplanadas, las dudas sobre cuándo volverá la vida a la normalidad se hacen más fuertes cada día. A medida que los susurros crezcan, será importante recordar: Las cosas no tienen que ser resueltas de una manera que funcione bien para nosotros, o para nuestra economía, para cualquier sistema o forma de vida en particular. Las cosas no necesariamente van a estar bien en un plazo razonable sólo porque querramos que lo estén. Pensar por fuera de este marco es optar por la ficción, por una mentalidad protegida y rica en recursos (presumiblemente no compartida por los miles de millones de personas que han vivido durante mucho tiempo en condiciones volátiles y que, por lo tanto, no se hacen ilusiones de este tipo). Hace quinientos años, Copérnico volvió a centrar el universo lejos de nosotros, hacia afuera. El brote de COVID-19 es un recordatorio: El mundo no es para nosotros; nosotros somos parte de él. No somos los protagonistas de esta película; no hay película. Después de que todo el sufrimiento y los restos hayan disminuido, una cosa buena para nuestra viabilidad a largo plazo será haber cambiado nuestra forma de pensar. Haber recuperado la humildad. Digo humildad porque resulta que lo inimaginable dice más de los límites de nuestra imaginación que de la realidad misma. Lo que realmente queremos decir cuando decimos que esta pandemia se siente "inimaginable" es que no la habíamos imaginado. Sin embargo, al igual que la imaginación puede engañarnos, será la imaginación -científica, cívica, moral- la que nos ayude a encontrar nuevas formas de hacer las cosas, la que nos recuerde lo lejos que tenemos que llegar como especie. Lo poco que todavía entendemos sobre nuestro lugar en este mundo -terrorífico y horrible en este momento- pero también lo mucho que todavía nos queda por descubrir. Cuán frágiles y raras son nuestras estructuras ordenadas, nuestras ficciones, y cuán preciosas. Y cómo la próxima vez, podríamos reconstruirlas, más fuertes. #irreal #ficcion #humildad #antropocentrismo #coronavirus #naturaleza

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com